https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Beldi: Los inversores esperan el bono del milagro

Por Luis Beldi
El Gobierno se juega todo en la licitación de bonos del martes y en el mercado hay gente que sabe lo que los demás no conocen. De otra manera, no hay explicación a que el AF20, el bono dual que tiene vencimientos por $105 mil millones el próximo jueves y solo recaudó poco más de $ 10 mil millones en la licitación del lunes, haya subido 1% a pesar de que su paridad está 30 por ciento abajo.
Luis Beldi: “La sensación es que inversores y Gobierno levantaron la bandera blanca y se estuvieran poniendo de acuerdo para evitar el daño de una emsiión descontrolada”
Lo que se dice es que eliminarán las quitas que tanto molestaron a los inversores y mejorarán la calidad de los nuevos bonos. Saben que para tentar a los grandes tenedores el nuevo bono tiene que ser mejor o igual al que vence.
En la licitación anterior, se subestimó a los inversores y se apostó a que con quitas de hasta 40% podrían conseguir renovar entre 50 y 60% de los vencimientos. Solo captaron 10% lo que los obligaba a hacer una emisión monetaria para cubrir el vencimiento del bono dual equivalente a 6% de la base monetaria.
Semejante cantidad de dinero -alrededor de $ 90 mil millones- sería un tsunami para la economía porque dispararía la inflación y el valor de los dólares alternativos y el peso sería rechazado porque los bancos ante la abundancia de moneda local bajarían las tasas a niveles que desalentarían a los ahorristas.
Pero según una fuente del Gobierno, prefieren una gran emisión a una reperfilación. “Reperfilar es como defaultear los bonos en pesos y se cerraría otro grifo de financiación para el Tesoro”, señaló una fuente cercana al Ministerio de Economía.
“Están afinando todos los números y apelando a la creatividad porque lo que suceda ese día puede cambiar todos los planes económicos y debilitar la renegociación de la deuda externa”, agregó.
La tranquilidad del dólar, de la bolsa y de los bonos en pesos y dólares, del jueves, muestra que están todos en modo stand.by.
De hecho, los bonos en ambas monedas estuvieron quietos y con escasos negocios. La Bolsa operó poco más de $ 300 millones, el mismo monto que cuando hay feriado en Estados Unidos.


La sensación es que inversores y Gobierno levantaron la bandera blanca de un alto en el fuego y se estuvieran poniendo de acuerdo para evitar el daño de una emisión de dinero descontrolada o de un reperfilamiento, aunque parece que en el gobierno prefieren una emisión por más grande que sea.