https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Argentina hará una "profunda" reestructuración de su deuda, dice ministro de Economía

 Argentina realizará una “reestructuración profunda” de su deuda y esto generará “frustración” en los acreedores, dijo el miércoles el ministro de Economía, Martín Guzmán, al tiempo que rechazó políticas de ajuste fiscal en momentos en que el país se encuentra en recesión.
En una presentación frente a la Cámara de Diputados, Guzmán responsabilizó al Fondo Monetario Internacional (FMI) por la crisis económica y de deuda que afronta el país debido a las políticas de austeridad fiscal que impulsó.
El miércoles arribó a Buenos Aires una misión del FMI para iniciar conversaciones con Argentina respecto de sus políticas económicas, en una semana en la que el Gobierno del país declaró desierta una licitación de bonos y postergó de manera unilateral el pago de capital de otros títulos.
“Con el FMI se viene dando un creciente entendimiento mutuo”, dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán. “Parte de las discusiones que tenemos son las premisas del acuerdo con el gobierno anterior, frente al programa de nuestro gobierno”.
El Gobierno argentino busca reestructurar una deuda soberana de cerca de 100.000 millones de dólares, de los que debe 44.000 millones al FMI, el principal acreedor del país. El Gobierno del presidente Alberto Fernández, que asumió en diciembre, considera que la deuda que enfrenta el país es insostenible.
“Es necesario que haya una reestructuración de deuda profunda. Está claro que va a haber frustración por parte de los bonistas”, explicó Guzmán.
Sin embargo, no será fácil. Los bonistas están preocupados por la reestructuración. A su vez, el Gobierno argentino ha prometido no hacer pagos insostenibles y se niega a aplicar las políticas de austeridad fiscal que el FMI suele recetar a países en crisis económica.
“La demanda de activos locales sigue siendo baja en medio de las discusiones sobre la reestructuración de la deuda”, dijo JP Morgan en una nota. “Mantenemos una postura neutral sobre el peso argentino y los activos domésticos”, agregó.
Analistas privados prevén que la tercera economía de Latinoamérica se contraerá un 1,5% en 2020, señaló un sondeo publicado por el Banco Central argentino.
Las reuniones entre el FMI y el Gobierno comenzaban el miércoles y durarán hasta el 19 de febrero.
Durante la exposición de Guzmán en el Congreso, miles de manifestantes se reunieron en las afueras para protestar contra la llegada del FMI al país.
Un portavoz del Ministerio de Economía señaló que espera que el clima de trabajo sea bueno tras las conversaciones preliminares que ambas partes calificaron de constructivas.
El Gobierno acusa al exmandatario Mauricio Macri, que firmó el acuerdo con el FMI en 2018, de haber sumergido al país en una crisis de deuda por excederse en el pedido de crédito.
Macri perdió la reelección en los comicios del año pasado debido al impacto que tuvieron sus políticas de recortes de subsidios y ajuste fiscal en la economía del país y en su imagen. Fernández, un peronista de centroizquierda, en cambio corrió bajo la promesa de no aplicar planes de austeridad.
Guzmán señaló que la austeridad fiscal no es compatible con un país en recesión y agregó que Argentina no buscará reducir el déficit fiscal primario en el 2020.

APLAZAMIENTO Y CONCURSO DESIERTO

El martes, el Gobierno argentino pospuso un pago de capital de 1.470 millones de dólares del bono dual 2020 hasta el 30 de septiembre, el cual tenía como fecha programada de vencimiento el jueves.
Los bonos en el mercado extrabursátil cerraron en baja el martes debido a los anuncios de Argentina, al tiempo que el riesgo país subió 100 puntos básicos a 1.982 unidades.
Por otra parte, el lunes el Ministerio de Economía argentino declaró desierta una licitación de bonos sin dar mayores detalles.
“Los eventos (...) de la semana parecen confirmar la lectura de que el Gobierno no se preparó para la complejidad de las negociaciones de reestructuración de la deuda que tiene por delante”, dijo Manuel Canas, titular de Archipel Capital UK, una compañía de inversiones en mercados emergentes con sede en Londres.

reuters