https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Stock-to-Flow (S2F): ¿Un modelo novedoso para pronosticar el precio de bitcoin?

Introducción

En marzo de 2019, tuvo relevancia un artículo sobre la modelación del precio de bitcoin considerando la escasez. La técnica utilizada fue a través de un modelo llamado “stock-to-flow” (S2F en lo sucesivo) y fue publicado por el usuario “Plan B”, quien retomó los textos contenidos en el libro del Dr. Saifedean Ammous, "The Bitcoin Standard” el cuál habla, entre  otras cosas, de la comparación de bitcoin con el oro en función de la escasez. A partir de ese momento, muchos han creído que la propuesta del modelo S2F tienen gran sentido por la escasez que presenta bitcoin; no obstante, en términos econométricos, el modelo S2F desestima diversos supuestos que impactan en el precio de bitcoin que no sólo consisten en la transaccionalidad y en los volúmenes los cuáles serán abordados en el presente artículo. 

¿En qué consiste el modelo?

El modelo propuesto utiliza como premisa la escasez de bitcoin y se contrasta con la existencia del oro u otros metales los cuáles tienen valor por lo difícil que resulta obtenerlo. En ese sentido, se destaca a bitcoin como el primer objeto digital con esa característica de escasez en el mundo y, dicha cualidad en teoría, cuenta con un “valor”. 
De esta manera, “Plan B” propone cuantificar el valor de bitcoin a través este modelo que considera las existencias del activo (stock) y su circulación/flujo en el mercado (flow), utilizando la expresión: 
rSF =S/F
Donde rS2F es el índice S2F representan el nivel de demanda (en el caso de buscar el índice de oferta, se calcula al inverso, es decir: rSF=S/F); S es igual a las existencias o reservas de bitcoin y F es el flujo o circulación de bitcoin. 
“Plan B” estimó un índice S2F para bitcoin de 25, considerando un stock de 17.5 millones de monedas y un suministro de 0.7 millones por año. Como se muestra en la Figura 1, se determina la evolución de bitcoin desde 2010 (círculos verdes) y los valores obtenidos con el modelo S2F (línea gris).
Figura 1. El modelo Stock-to-flow de bitcoin
Fuente: 100trillionUSD (Consultado en 2020).
Posteriormente, en la Figura 2, se muestra el precio de bitcoin basado en el modelo S2F (línea negra) y el precio real de bitcoin a lo largo del tiempo (puntos de colores). Siguiendo con la línea negra, se destaca para la primera mitad de 2020 un número de bloques entre 5,500 y 5,600 con un precio sugerido en alrededor de $100,000.00 dólares. 
Figura 2. Bitcoin y el número de bloques por mes
Fuente: 100trillionUSD (Consultado en 2020).
Con base en la información anterior, “Plan B” establece la posibilidad de utilizar el modelo S2F para conocer el “valor” de bitcoin; además, indica que dicho gráfico es consistente con otros minerales como el oro o la plata. En uno de sus tuits, incluso determina un precio de bitcoin de 50,000 en este año, $400,000 USD para 2024 y $3,200,000 para 2028, teniendo un índice S2F de 50, 100 y 200 respectivamente; es decir que, cada 4 años, debido al halving, el índice S2F aumentará 100% su valor (Figura 3).
Figura 3. Relación del índice S2F con el halving de bitcoin
Imagen
Fuente: 100trillionUSD (Consultado en 2020).
En los gráficos del modelo S2F, lo que se observa es una curva (o función) no decreciente, es decir, que siempre va en aumento. Bajo este supuesto, puede inferirse entonces que el precio es directamente proporcional al índice S2F por lo que, si aumenta el índice S2F, entonces aumentará el precio como se muestra en la columna 2 y 3 de la Figura 3, respectivamente. 
Como menciona Ammous: "La alta relación stock-flujo de oro lo convierte en el producto básico con la elasticidad precio más baja de la oferta". Haciendo referencia a este concepto llamado “elasticidad de demanda”, los escenarios asociados son los siguientes: 
  • La cantidad del activo es mayor al precio de mercado.
  • La cantidad del activo cambia en la misma proporción que su precio.
  • La cantidad del activo varía en menor grado que el precio.
Para el oro, podríamos considerar que existe una relación entre las cantidades que se van produciendo y el precio del mercado, por lo tanto tenemos un escenario a posteriori (puesto que no tenemos certeza en la producción), pero en el caso de bitcoin lo que se observa es que en efecto es escaso, pero a diferencia del oro, con bitcoin se tiene certeza de lo que se produce cada 10 minutos y tenemos noción del total de bitcoins existentes y el tiempo en que serán minados todos los bloques, en contraste con el oro en donde no tenemos un conocimiento absoluto sobre las existencias que se podrían obtener. 
Esta comparación es importante puesto que, para efectos del análisis del precio, la escasez tiene un valor constante que, en el oro no es certero. Por otro lado, para el flujo (Flow) o circulación de los activos, podríamos pensar que bitcoin tiene otras ventajas sobre el oro dado que su negociación es relativamente más sencilla al poder ser intercambiado en una billetera digital, además de que tiene mayor aceptación como forma de pago.

Desventajas del modelo

A pesar de que la lógica matemática nos demuestre esa relación, en la realidad sería bastante arriesgado y determinista creer que esto se cumplirá puesto que, existen aspectos importantes que el modelo S2F desestima, por ejemplo:
  • Nivel de liquidez. El oro y bitcoin se negocian en mercados secundarios, por lo que es un factor en donde coinciden para comparar su liquidez; no obstante, algo en lo que pueden ser contrastantes son en los volúmenes de operaciones de compraventa que impactan directamente en el nivel de liquidez y eso se evidencia en el precio puesto que, bitcoin que aumento su capitalización de mercado total de US$41B a US$112B y el oro, que tiene un valor en todo el mundo 70 veces más que bitcoin ($7.8T frente a $ 112B), no evidencia la misma consistencia que los resultados obtenidos para bitcoin con el modelo S2F.
  • El grado de transaccionalidad. Con bitcoin podemos realizar una transferencia en tiempo real a través de una billetera digital, lo cual resulta más sencillo incluso, que hacerlo con el oro, a pesar de que este último tiene un reconocimiento y aceptación más generalizado dentro del mercado. 
  • Volatilidad. Uno de los aspectos importantes para el análisis del precio de los activos, son las variaciones que presentan. En el caso de bitcoin y el oro, podríamos decir que existe un comportamiento alejado entre ambos activos puesto que, en el caso de bitcoin, los niveles de volatilidad han sido bastante superiores que los del oro y las causas de estas variaciones en ambos activos, podrían considerarse mutuamente excluyentes. 
  • El precio de Bitcoin coincide con la previsión de stock-flujo a la vez que se acerca el "halving"
Esta puede ser la razón más importante por la cuál la hipótesis del modelo S2F se rechazaría, a pesar de que no deja de ser una propuesta interesante para encontrar una correlación en las variables del análisis (demanda y circulación), no permite determinar que existe cointegración (un concepto diferente a la correlación y que se presenta cuando “existe una relación fuerte a largo plazo entre las variables”); es decir, si las existencias (stock) y el flujo (flow) de bitcoin tienen una relación casual o, si esa relación es verdadera y no es falsa, lo cual se comprueba con un análisis de cointegración de las variables. 
En general, las limitaciones propias del modelo no permiten aventurarse a establecer un precio definido porque la evidencia en el aumento de los precios de bitcoin no ha sido particularmente a la escasez que presenta. Incluso, hemos visto en las últimas “subidas” de precio, que bitcoin corresponde más factores macroeconómicos, como las recientes tensiones entre Estados Unidos e Irán. 

La ineficiencia de los modelos para pronosticar el precio de bitcoin

Hablar de modelos para pronosticar el precio de bitcoin es complejo, puesto que, dentro de la curva de evolución del fenómeno, aún existen variables que no nos pueden dar certeza de cómo evolucionará. El destacado financiero Nassim Taleb, se opone a la mayoría de las teorías económicas puesto que considera que existe un exceso de teoría, pero su mayor crítica la hace hacia la economía cuantitativa indicando que sus fundamentos son “defectuosos” y altamente “autorreferenciales”. En ese sentido, es probable que tenga razón puesto que, los modelos matemáticos al final del día sólo resultan aproximaciones las cuáles son ineficientes cuando suceden acontecimientos de otra índole, como las decisiones geopolíticas. 
La euforia por intentar conocer el precio de bitcoin resulta sumamente atractiva por los rendimientos que ha brindado a lo largo de estos años; sin embargo, este tipo de análisis deben tomarse con mucha reserva puesto que:
  1. no tenemos un panorama más certero sobre cuál será el futuro de bitcoin y
  2. no contamos con una evidencia lo suficientemente robusta sobre la efectividad del modelo a pesar de que, también existen pruebas econométricas para evaluar la eficiencia de los modelos (por ejemplo, el criterio de información de Akaike, AIC).
La buena noticia es que, con el paso de los años, los análisis sobre el comportamiento de bitcoin han ido en aumento, por ejemplo, en Google Scholar, el incremento de artículos que mencionaron a bitcoin, aumentó un 561% de 2014 a 2019, considerando alrededor de 22,000 artículos académicos. 

¿Por qué ha tenido relevancia el modelo S2F?

Es probable que el entusiasmo por este modelo se deba a que resulta una propuesta diferente a las estrategias que comúnmente observamos en los análisis, además de que muestra una manera cuantitativa y sencilla de estimación. El problema no es propiamente lo sencillo o complejo que podría resultar el cálculo, sino los supuestos que se ignoran, como las variables macroeconómicas que afectan el mercado las cuáles se mencionaron con anterioridad. 
Específicamente en el mundo “cripto”, todos hemos sido testigos sobre cómo han proliferado los intentos por pronosticar el precio con base en los gráficos y el “trading”. Esto resulta plausible puesto que habla de un mayor interés y profesionalización para el sector; sin embargo, la parte negativa es que, de todos los análisis que se comparten en redes sociales o en grupos de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram, no nos dejan claro el nivel de efectividad de los análisis técnicos.
Utilizar la escasez como argumento de confianza, tal y como expresa “Plan B”, resulta cuestionable cuando observamos que las variables que afectan el precio de los activos en ambos casos son divergentes. Aunque matemáticamente pueda tener una lógica el modelo y sea comparable con otros activos como el oro o la plata, es de suma importancia que en la práctica exista consistencia. 

Conclusión

Como una opinión personal, es posible que el modelo S2F sea útil para conocer el costo de bitcoin, mas no el precio. En otras publicaciones he puesto “sobre la mesa” ahondar con mayor detenimiento en conceptos como costo, precio y valor en materia financiera los cuales pueden tener diferentes connotaciones. Específicamente, el valor de un activo se entiende como una medida de los beneficios económicos de la posesión de esos bienes o servicios, en general, se relaciona con la forma en que un fenómeno o activo se verá beneficiado a partir del impacto que genere dentro de la industria. La importancia de tener claros estos conceptos se basa en la necesidad de seguir fortaleciendo la educación financiera y que, quienes contamos con mayores herramientas de análisis, no creemos un ambiente de confusión para quienes recién incursionan en el mundo de los criptoactivos con un enfoque de “trading”. 
Parece ser que, por ahora, el análisis fundamental de bitcoin resulta más efectivo que cualquier modelo econométrico, por las características que presenta al ser un fenómeno reciente, tal y como he insistido en otros artículos. Incluso, aventurándome un poco a contribuir en el análisis, podríamos establecer una relación, no en función de la escasez, sino en función de la adopción. 
Finalmente, como una última reflexión en este análisis, vale la pena contestar a la siguiente pregunta: Cuando has comprado o vendido bitcoin, ¿cuál ha sido el principal criterio para que tomes dicha decisión?


cointelegraph