https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La UIA recibe a Matías Kulfas

Con preocupación por la recesión, la presión tributaria y el financiamiento al sector privado
El ministro de Desarrollo Productivo se reunirá, junto con sus principales colaboradores, con el comité ejecutivo mañana al mediodía; los empresarios se quejan por la suba de los impuestos y por las altas tasas en los créditos.
A poco más de un mes de haber asumido, y con muchas de las medidas ya tomadas, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfasvisitará mañana la sede de la Unión Industrial Argentina (UIA) con todo su equipo. Los industriales inaugurarán así la temporada de actividad 2020, luego del receso vacacional que esta vez, por la propia coyuntura, duró menos de lo habitual.
Kulfas llegará a la central fabril al mediodía para participar de la primera reunión de comité ejecutivo del año. Estará acompañado por los secretarios de Industria, Comercio Exterior y Conocimiento, Ariel Schale; de Comercio Interior, Paula Español; y de la Pequeña y Mediana Empresa, Guillermo Merediz.
El ministro había asistido a la entidad con el presidente Alberto Fernández durante la campaña, pero será el primer encuentro con la mesa chica en la UIA, más allá de las varias reuniones que tuvieron en la Rosada el titular de la institución, Miguel Acevedo, y algunos de los vicepresidentes.
El objetivo del encuentro será realizar un repaso de las medidas ya tomadas por el Gobierno y conocer las perspectivas hacia adelante. La principal preocupación de los empresarios es la reactivación de la economía, de la mano del mercado interno y del comercio exterior.
Los industriales son conscientes de los desafíos que debe afrontar la actual gestión, con una renegociación de la deuda compleja y con varios frentes en materia económica para atacar al mismo tiempo. Además, es un gobierno nuevo y que apoya la producción, por lo que no hay fuertes críticas hasta el momento, sino inquietudes sobre cómo funcionarán algunas cuestiones, como los mayores controles a la importación y la información detallada con proyecciones trimestrales que está requiriendo la Secretaría de Industria.
Se va a plantear que el sistema sea ágil para no afectar la importación de insumos para la producción. Hay que monitorear el comercio, pero en un esquema de una macroeconomía y tipo de cambio razonable, lo principal es hacer bien ágil todo lo que sea para la industria”, dijeron en la UIA, quienes reconocieron que en la heterogeneidad propia de la institución “están los que defienden controles estrictos y los que importan insumos y bienes de capital y no les gusta tanto”.
También estará sobre la mesa la presión tributaria, que ya era alta y que con este gobierno subió aún más ante la necesidad de financiar otras decisiones de política económica en beneficio de los sectores más vulnerables sin afectar la consistencia fiscal. A los empresarios les preocupa el fin del Consenso Fiscal y la libertad que tienen ahora las provincias para subir Ingresos Brutos para las industrias. El dato positivo es la moratoria para las pymes, que son las más afectadas por la escasez y el costo del financiamiento.
“Hay muchos temas a nivel tributario que tienen que resolverse de alguna forma, además de tratar de reactivar la actividad y toda la agenda de costos”, dijo otro dirigente de la UIA. Concretamente, y pese a que saben de las dificultades fiscales, habrá un pedido para que se pueda netear el pago de retenciones con el cobro de los reintegros.
También hay inquietudes por el financiamiento, ya que si bien la tasa de referencia de las Leliq bajó 13 puntos desde el cambio de Gobierno –hoy se ubica en 50% anual– y algunos bancos comenzaron a ofrecer líneas de crédito para capital de trabajo a un costo razonable (35%), según los empresarios, hay especial interés en saber si habrá por parte del Estado líneas de financiamiento productivo, como fue durante el kirchnerismo la Línea de Inversión Productiva (Licyp) del Banco Central.
En el equipo de Kulfas están trabajando en distintas alternativas, a la espera de que baje algo más la tasa y que valga la pena el subsidio. Seguramente mañana habrá alguna alusión al respecto por parte de los funcionarios. Con financiamiento para capital de trabajo accesible, bajará también la presión sobre los precios, analizan en la UIA.
En materia cambiaria, en la entidad fabril sostienen que “es difícil saber para dónde irá el dólar, ya que debido al cepo no hay tanta acción del mercado”. “Puede servir como ancla antiinflacionaria, pero el problema es cuánto te complica la competitividad”, dijeron las fuentes.
Fuente: BAE