https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fuerte caída en la producción de gas y petróleo convencional

A diferencia de lo que ocurre en los campos de Vaca Muerta, los hidrocarburos convencionales muestran una caída interanual de más del 5%.

A pesar de que a noviembre la producción de gas y petróleo marcó un camino para que el 2019 cierre en alza, ese incremento en realidad se registró en los segmentos del no convencional, dado que tanto el gas como el petróleo convencional continúan declinando.
Este escenario dual fue foco de atención del presidente Alberto Fernández, en una entrevista reciente en la que se advirtió como causal del declino en la producción convencional la focalización sobre Vaca Muerta.
En el caso del gas es más notable este escenario dual. Este hidrocarburo tuvo hasta noviembre una caída del 7,2% internanual en lo que es su tipo convencional. Mientras que la producción no convencional, en especial del shale gas de Vaca Muerta, cerró nuevamente en alza.
El incremento a noviembre de 2019 fue del 29,4% interanual y permitió también mitigar la caída de otro tipo de gas no convencional como es el tight.
En el informe Tendencias Energéticas elaborado por el Instituto Mosconi se destacó que “el 77% de la producción de gas natural (convencional + tight) declina 5,8% anual, por esto el aumento en la producción se explica enteramente por la producción de shale gas”.
En ese sentido en el informe se destacó el rol del yacimiento Fortín de Piedra de Tecpetrol, dado que se remarcó que “no es trivial su aporte, ya que en ausencia de éste la producción de gas se presenta estancada y con una declinación leve que alcanza el 0,3% anual”.
En función de ser la principal empresa que recibe los fondos de la Resolución 46, desde el Instituto Mosconi se planteó que “el hecho de que la producción convencional y la variante no convencional del tight estén declinando anualmente y que la producción total en ausencia de Fortín de Piedra también sea decreciente en datos anuales, podría estar implicando que la producción de gas natural en Argentina no puede desarrollarse sin un esquema de fuertes subsidios a la producción y/o el descubrimiento de nuevos yacimientos convencionales cuya puesta en producción compense la caída productiva”.
Victoria Terzaghi