https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Regresa "Arancel Man" y se desploman las Bolsas | | CapitalBolsa

Los índices de las acciones europeas sufrieron un severo correctivo después de que el Donald Trump, autodenominado como el "Hombre Arancel", dijo que restablecerá inmediatamente los aranceles a las importaciones de acero y aluminio de Brasil y Argentina. Ayudando al sentimiento negativo, los malos datos de manufactura en Estados Unidos avivaron las preocupaciones de una desaceleración de la economía por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.
El Ibex 35 se deja un 2,09% a 9.156,3, mientras que el Euro Stoxx 50 retrocede un 1,99% a 3.629,77.
Trump dijo en Twitter que restablecería los aranceles sobre el acero y el aluminio de Brasil y Argentina, acusando a ambos países de devaluar sus monedas y perjudicando a los agricultores estadounidenses.
"Por lo tanto, con vigencia inmediata, restableceré los aranceles de todo el acero y aluminio que se envíe a los EE.UU. desde esos países", dijo Trump. El presidente también apuntó a la Reserva Federal, alegando que el banco central debería "bajar las tasas".
El sorpresivo anuncio se produce mientras los inversores supervisan la evolución del comercio mundial, y Estados Unidos y China aún intentan alcanzar un llamado acuerdo comercial de "fase uno".
Durante mucho tiempo se esperaba que ambas partes llegaran a un acuerdo para evitar que EE.UU. impusiera un arancel adicional del 15% sobre aproximadamente $ 156 mil millones de productos chinos el 15 de diciembre.
Sin embargo, las dos potencias económicas hasta ahora no han podido ponerse de acuerdo sobre los términos de un acuerdo comercial limitado. Beijing ha exigido que se eliminen todos los aranceles existentes sobre los productos chinos como parte de cualquier acuerdo.
En Wall Street, las acciones cayeron cuando los operadores reaccionaron a los datos económicos decepcionantes. El índice de fabricación ISM cayó a 48,1 en noviembre, por debajo de los 49,4 esperados. Los traders se habían animado anteriormente tras los datos de fabricación chinos que superaron las expectativas.
"Este es un dato débil, y la caída de los pedidos, si se mantiene, sugiere que el índice general podría caer un poco más en diciembre", escribe Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics. "Nos sorprendería ver una disminución significativa adicional, pero el sector está atrapado en una leve recesión con pocas posibilidades de una reactivación real a corto plazo".
"Esto pesará en el crecimiento del empleo y el gasto de capital en los próximos meses", agregó Shepherdson, "hasta el punto de que no estamos listos para descartar una mayor relajación (por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos) en enero". Un informe separado de la Oficina del Censo de EE.UU. mostró que la inversión en proyectos de construcción se redujo inesperadamente en octubre, mientras el gasto en proyectos privados cayó a un mínimo de tres años.
Los malos datos ayudaron a reducir el apetito por el riesgo de los inversores, llevando los tres principales índices de las acciones de EE.UU. a terreno negativo.
Mientras tanto, en Europa, la actividad manufacturera de la zona euro se redujo por décimo mes consecutivo en noviembre, según mostraron las estadísticas oficiales el lunes. Sin embargo, IHS Markit informó que puede que haya pasado lo peor para las fábricas del bloque.
"La preocupación es qué tipo de respuesta de represalia podrían tener esos países (Brasil y Argentina), en vez de tratar la guerra que ya está en marcha", dijo Mark Luschini, estratega jefe de inversiones de Janney Montgomery Scott.
La noticia hizo que las acciones de los fabricantes de acero estadounidenses, incluidos U.S. Steel Corp y AK Steel Holding Corp, subieran un 3% y un 7%, respectivamente.
Estas subidas fueron una excepción dentro de una oleada de ventas, con 10 de los 11 grandes sectores del S&P 500 cotizando a la baja. El sector tecnológico perdió un 1.3% y fue el mayor lastre en el índice de referencia.
Las esperanzas de un inminente acuerdo de "fase uno" entre Estados Unidos y China y los datos económicos optimistas de Estados Unidos enviaron a Wall Street a niveles récord a principios de la semana pasada.