https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cepo recargado: el macrismo se va kirchnerizado


Por Juan Ignacio Fernández

La brecha cambiaria podría ampliarse significativamente en las próximas semanas, a partir de las medidas implementadas por el BCRA un día después de la contienda electoral presidencial. Podríamos llegar a ver un dólar blue por encima de $100.


Luego del revés electoral del pasado 27 de octubre, el BCRA decidió endurecer el cepo cambiario.

De esa manera, el límite de compra mensual de dólares para personas pasó de USD 10.000 a un máximo de USD 200. Un agresivo torniquete a las libertades financieras de la ciudadanía.

De hecho, tal es así, que el mismo resulta mucho más agresivo incluso que aquel cepo implantado por CFK luego de las presidenciales para su segundo mandato.

El obvio motivo de todo esto ha sido la sangría de reservas y depósitos del sistema financiero.

Tal fue la salida de dólares del sistema financiero local, que el macrismo no vio otra opción que imponer este cepo para navegar la transición hasta diciembre, con todo lo que implica a nivel político y discursivo.

Recordemos que en 2015, la desactivación del cepo fue uno de los slogans de campaña, y, por los cuáles, más se le pegó al kirchnerismo.

Bueno, el macrismo se va con un cepo más agresivo que el de 2015.

Irónico.

Volviendo a los números. Hay algunas cifras que dan cuenta de la gravedad del asunto:- En menos de 3 meses (desde agosto hasta hoy), los depósitos en caja de ahorro en dólares del sector privado cayeron más de 40%.

- También para el mismo período, las reservas cayeron casi USD 25.000 millones. Eso equivale a casi 45% del total del préstamo “stand-by” con el FMI.
Todo eso revela la insostenibilidad del esquema cambiario y financiero que tuvo lugar hasta las elecciones, y por ello es que el Banco Central, y el ejecutivo han decidido ir por esa vía.


¿Qué sigue?
Bueno, en economía, como todos sabemos, este tipo de políticas se comportan como sábanas cortas. Lo que te dan por un lado, te lo quitan de otro.

Queda claro que, con este cepo recargado, la salida de dólares de acá a diciembre tendrá un límite manejable. Pero esto es solo un parche con una fecha de caducidad muy próxima.

Este endurecimiento también implicará un ensanchamiento feroz de la brecha cambiaria entre el tipo de cambio oficial y el paralelo. Durante la jornada inmediata al resultado electoral, el mercado mantuvo el equilibrio, pero en gran medida por la convulsión de días anteriores.

A medida que pasen las semanas, la brecha cambiaria tenderá a ir en aumento, por lo que no descarto tengamos una distancia del 100% entre ambas cotizaciones. O sea, todo indica que el dólar blue superaría muy cómodamente los$ 100 por dólar en los próximos meses. Tal vez semanas.

Y, de mantenerse este esquema para 2020...bueno, la brecha podría llegar a niveles muy superiores a los de CFK II (2011-2015).

Otro asunto a tener en cuenta es que, llegado ese momento, donde la brecha se ensanche, el pasaje a precios de la devaluación del mercado paralelo será inevitable.

Por otra parte, este tipo de esquemas que limitan cantidades para mantener precios controlados, generalmente distorsionan fuertemente el accionar de los agentes, en este caso, los ciudadanos. Sobre todo, para el caso particular argentino, los exportadores.

Los mismos, dado este esquema cambiario, tienen infinitos incentivos a subdeclarar exportaciones, sobredeclarar importaciones, y, además, liquidar las mismas lo más tarde posible.

Es que el blue marca el pulso de las expectativas de devaluación, y, sabiendo que el tipo de cambio futuro será más alto -bastante más- se reducen los incentivos a liquidar a un dólar bajo hoy.

Lógica pura.

No los podemos tildar de “malos”. Es un mecanismo defensivo, el mismo que utilizamos cuando vamos a la góndola y buscamos el precio más bajo.

No se puede tapar el sol con la mano. Tampoco con un cepo cambiario recargado.

Juan Ignacio Fernández

Para El Inversor Diario