https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fernández “enfría” su campaña y se diferencia de las plazas de Macri

Fernández no definió siquiera donde hará el acto de cierre. Tiene, en agenda, un acto grande el 17 de octubre, Día de la Lealtad peronista, junto a Cristina Fernández y los gobernadores, en Santa Rosa.
“Está la posibilidad de hacer un estadio o algo en la 9 de Julio pero hay que definir si sirve o no”, apunta un dirigente del Frente de Todos (FdT) que, todo indica, tendrá un lugar en el gabinete albertista.
Fernández pivotea entre reuniones con empresarios y dirigentes, que considera “insumo” para diagnóstico y para definir políticas de su eventual gestión, y momentos en los que estudia ejes para el debate del 13 de octubre.
Esta semana reprogramó, sin fecha definitiva, la visita que haría junto a Axel Kicillof a Bahía Blanca y Mar del Plata, donde municipios bonaerenses donde el peronismo enfrenta a figuras macristas: Fernanda Raverta en Guillermo Montenegro en la costa, y Federico Susbielles al alcalde Héctor Gay en el sur provincial.
Ayer, miércoles, interrumpió su agenda para visitar a Malena Galmarini de Massa, que fue operada el último domingo. El candidato fue a saludarla y se encontró a tomar un café con Sergio Massa, que apuró su regreso de EE.UU. para acompañar a su esposa.
“Bajó la agenda de campaña para tener más tiempo para pensar la gestión” así publica Clarín este jueves, según afirmó “un colaborador”.
En un artículo firmado por Pablo Ibañez, “Fernández reniega del debate, cree que no sirve y que es una pérdida de tiempo. La campaña fría es, “dicen en calle México”, es consecuencia de una “situación insólita”, Macri de gira “con promesas que juzgan increíbles y en campaña como si no fuese el presidente responsable de esta crisis”.