https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fábrica de Nike en Argentina, un reflejo de la crisis que acabó con el mandato de Macri

Rumores de despidos circulaban entre los trabajadores de la fábrica de zapatillas Nike en el pueblo de Eldorado, en extremo noreste de la Argentina, antes de que terminara el turno de Cristian Fredy Aquino.
Al otro día, cuando su tarjeta de ingreso no le dio acceso a la planta, Aquino entendió que los rumores eran ciertos. La fábrica despidió cientos de trabajadores porque los pedidos de la gigante de la ropa deportiva bajaron abruptamente en medio de la caída en el consumo local y la apertura a las importaciones.
La fábrica en la provincia de Misiones, uno de los distritos más pobres de la Argentina, demostró ser apenas un ejemplo de lo que está pasando en la industria textil. Cerca de 16.000 trabajadores del sector perdieron sus empleos en el último año, de acuerdo con datos gubernamentales.
En medio de la impactante jungla, caminando por las calles de tierra rojiza, extrabajadores, delegados gremiales y locales hablaron con Reuters en un reciente viaje a la provincia. Muchos concordaron en que hay un culpable de su suerte: el presidente Mauricio Macri, derrotado el domingo por el peronismo.
Macri, quien asumió el poder en 2015 como un candidato promercado, redujo las barreras comerciales para reforzar los lazos en el extranjero. Pero esto incrementó la competencia agravando la desaceleración económica que ha afectado fuertemente al consumo.
“Es otro trabajo más que este gobierno está eliminando”, fue lo primero que pensó Aquino cuando se enteró que lo habían echado de la fábrica del grupo brasilero Dass.
Cristian Aquino habló con Reuters en la entrada de una modesta casa de ladrillo que él mismo construyó, donde vive con su esposa y dos hijos. Dijo que esa casa la pudo construir gracias al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, elegida el domingo como próxima vicepresidenta.
“Trabajé siete años y medio en la compañía. Para mí era una fuente de trabajo grande. Tenía para comer y mantener a la familia”, dijo Aquino quien ahora transporta informalmente niños de la escuela a sus casas. “No puedo dejar que mis hijos pasen necesidad”
Nike no quiso comentar sobre la razón de los recortes en sus pedidos a la fábrica de Misiones, pero explicó a Reuters que “sigue evaluando nuestra estrategia de abastecimiento basado en las necesidades estacionales y el mercado local”.
Tanto los representantes del grupo Dass como los trabajadores del gremio de calzado, UTICRA, responsabilizaron a la reducción del 70% de los pedidos de manufactura por parte de Nike que era el principal proveedor de trabajo de esa fábrica.
La situación en Eldorado es un ejemplo claro de por qué el peronista de centroizquierda, Alberto Fernández derrotó ampliamente al conservador Macri, cuya popularidad decayó entre los industriales, desde fabricantes de autos hasta enólogos del país que sufrieron una caída de las ventas.
“Se cortó la producción por lo que está pasando en el país. El bajo consumo, la caída drástica del consumo. Es una realidad que está afectando a todo el país”, dijo Darío Vera, delegado de UTICRA, el gremio del calzado.
Vera dijo que el sector había empeorado en los últimos años bajo las políticas de puertas abiertas de Macri, señalando otro cierre de fábrica en Chivilcoy, cerca de Buenos Aires, en diciembre pasado después de que el rival de Nike, Adidas, redujo los pedidos.
Además explicó que el gremio ahora apoya a Fernández, quien ha prometido apoyar la industria nacional y revivir el consumo local, revirtiendo algunas de las políticas de libre comercio de Macri.

UN ALTO PRECIO QUE PAGAR

El malestar en Misiones, una provincia entre Brasil y Paraguay, refleja una lucha más amplia de los sectores textiles de Argentina, que se vieron afectados por una caída del 14,6% en las ventas minoristas de los primeros siete meses de 2019, según datos del gobierno basados ​​en compras en centros comerciales.
La industria textil y el sector de calzados emplean 107.000 personas, según los últimos datos del Ministerio de Hacienda, una caída del 13% en el último año, que incluye un 23% de trabajadores del calzado.
La creciente crisis económica no está ayudando. El país estuvo en recesión durante la mayor parte del año pasado y el futuro no es promisorio. El peso sigue devaluándose, los intereses son mayores al 60% y la inflación está cerca del 54%.
“Con la alta presión fiscal sobre el sector, más la recesión y una tasa de interés muy alta, todo eso combinado (...) significa que el sector produce menos”, dijo José Dapena, director del departamento de finanzas de la Universidad de CEMA en Buenos Aires.
Dapena dijo que las pequeñas y medianas empresas que constituyen la mayor parte del sector son muy intensivas en capital y cuentan con poca automatización para reducir costos.
Esto quiere decir que la ropa fabricada localmente en general tiene un alto precio, lo que impulsó la demanda de importaciones baratas desde 2015, llegando a un máximo de 331 millones de dólares en 2018, según datos del sector textil.
“Fabricar acá un textil es insoportable porque tenemos muchos pasos en el medio”, explicó Gabriel Cures Sastre, director en GCS Comercial, empresa de Comercio Exterior y Aduana en Argentina.
“Al tejido lo tenés que cortar, mandar a coser, llevar a pegar los bolsillos, y en total todos esos procesos terminan siendo de un altísimo valor agregado y el producto termina siendo carísimo”, agregó.

“IMPORTACIONES INDISCRIMINADAS”

Vera, el delegado de UTICRA de la fábrica de Eldorado, dijo que en los últimos años Nike había empezado a importar 20.000 pares de zapatos al día, casi la misma cantidad que la planta producía unos años atrás, gracias a los pedidos de la marca deportiva.
“Acá en El Dorado estamos viviendo una situación compleja, triste, y que al ser una ciudad no muy grande, y estar alejado de las grandes ciudades, es una situación difícil”, dijo Vera.
En su mejor momento, la fábrica contaba con 1.500 empleados y producía 23.000 pares de zapatillas por día para abastecer al mercado doméstico, explicaron desde la gerencia de la fábrica que es la más grande de las 12 manufactureras de Nike en el país.
La producción de Dass, Eldorado, ha bajado a 7 mil pares diarios. Alrededor de 400 trabajadores perdieron sus trabajos desde diciembre del año pasado. Otros 300 serán despedidos esta semana y otros cientos serán despedidos al final del año mientras las órdenes de zapatillas sigan bajando, explicó Vera.
Flavio Eduardo Olea, gerente de recursos humanos y relaciones laborales de la compañía, dijo que la planta estaba en tratativas con Nike para frenar el declive, pero no parece haber solución. Un reflejo del desafío de toda Argentina para reactivar el crecimiento.
“La empresa, con esta cantidad que nos queda de trabajadores sería económicamente inviable”, dijo Olea.

reuters