https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Para Moody's, probablemente el cepo de Sandleris no alcance para frenar la salida de dólares

Las cifras oficiales muestran que en las primeras diez jornadas hábiles de septiembre, de las reservas internacionales se fueron 4.011 millones de dólares. Los datos disponibles abarcan hasta el 13 de septiembre, pero son suficientes para que se sumen advertencias por la sangría de reservas de parte de consultoras privadas.

Esta vez fue la calificadora de deuda Moody's la que consideró que la elevada desconfianza en el país hará necesario que las deudas del Tesoro Nacional se paguen haciendo uso de las reservas y que por eso lo más probable es que sean necesarios controles cambiarios adicionales a los que impuso el Banco Central el primero de septiembre.

LPO ya había adelantado que Sandleris podía verse forzado a darle un apretón adicional al cepo y que estaba en estudio la medida. Como explicó Lorena Giorgio, economista de EconViews, las reservas disponibles no parecen suficientes para hacerle frente a un nuevo escenario de volatilidad cambiaria.
Presiones sobre el cepo: advierten que Sandleris podría tener que darle otro apretón 

En este punto coincidió Carlos Melconian en la presentación de su libro, en la que aclaró que las reservas permiten llegar con poquito al final del mandato de Macri si no hay un nuevo sobresalto. En ese sentido, deslizó que "10.000 dólares por mes es una cifra generosa para un cepo guapo" y señaló por dónde podrá venir el siguiente apretón cambiario.


Por su parte, en el mismo análisis crediticio anual del Estado argentino en el que Moody's ayer advirtió que bajaría la calificación de la deuda si el reperfilamiento supone una pérdida mayor al 20% para los inversores, dijo que en su opinión la situación económica hará "más probable que se implementen controles adicionales más restrictivos" al acceso al mercado de cambios.
Moody's advierte que bajará la nota de Argentina si los inversores pierden más del 20% con la reestructuración 

Su diagnóstico es que "Cuando los inversores pierden confianza y se abstienen de renovar la deuda denominada en dólares, el Estado se ve obligado a pagar los vencimientos con reservas. Con casi 7.000 mil millones de dólares de deuda de corto plazo y otros 6.800 millones de dólares de bonos que vencen antes de finales de 2020 y con cero acceso al mercado hasta entonces, hay un riesgo significativo de que el Estado tenga que utilizar las reservas para cancelar la deuda existente".
"De hecho, la Argentina es notoriamente más vulnerable a la pérdida de la confianza de los inversores que sus pares latinoamericanos, tal como lo indica la relación entre la deuda externa de corto plazo sobre las reservas brutas en moneda extranjera, que supera ampliamente el 100%. Incluso, estimamos que más de la mitad de las reservas sean tomadas de los encajes del Banco Central, lo que limita el stock disponible para financiar las necesidades en moneda extranjera en momentos de estrés financiero".
'Esperamos que las reservas se deterioren aún más, incrementando así la probabilidad de que se implementen controles adicionales y más restrictivos', concluyó la calificadora. "El 1° de septiembre, tras un mes de pérdida de reservas internacionales, el Banco Central anunció una seguidilla de controles de capital orientados a descomprimir la presión negativa sobre el tipo de cambio y apuntalar la caída de reservas. La medida se dio a conocer solo unos días luego de que el Gobierno anunciara que postergaría el pago de unos 8.000 millones de dólares de deuda de corto plazo, en su mayoría dolarizada y que probablemente fuese a drenar las reservas dado el recelo de los inversores", recordó.

"De ahora en adelante, los residentes argentinos están limitados a adquirir hasta 10.000 dólares mensuales y los giros de no residentes al exterior se toparon en 1.000 dólares. En relación a las empresas, los exportadores se verán obligados a repatriar sus ingresos dentro de los cinco días posteriores al cobro. Sin embargo, no hay restricciones al retiro de depósitos bancarios, las importaciones o el pago de deudas al vencimiento. En consecuencia, esperamos que las reservas se deterioren aún más, incrementando así la probabilidad de que se implementen controles adicionales y más restrictivos", concluyó la calificadora.