https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Otermin de ICBC Investments: “La elección está abierta lo que inclina la balanza a una cartera conservadora”

Con miras a la definición electoral de octubre o noviembre, Marcelo Otermin, responsable de Inversiones de ICBC Investments, dialogó con BANK MAGAZINE sobre cuáles son los títulos más recomendados para apostar en este momento volátil del país. En especial, recomienda el rendimiento en moneda nacional, porque el porcentaje que paga es muy superior a la inflación esperada.
-¿Cuáles son las carteras de inversión que está recomendando el banco en este momento electoral?

-De acuerdo a las encuestas, el oficialismo ha recortado distancias a alrededor de 3 puntos con la fórmula de los Fernández. Al mismo tiempo, la polarización aumenta y ambos se acercan al 45% que evita la segunda vuelta. Por otra parte, en una eventual segunda vuelta, ambas fórmulas están casi empatadas. La elección está claramente abierta lo que inclina la balanza hacia una cartera conservadora. Esta cartera se encuentra conformada por 45% de depósitos a plazo fijo, 28% en el fondo Alpha Renta Capital Pesos, 10% en el fondo Alpha Ahorro y 17% en el fondo Alpha Renta Capital.
-¿Por qué está enfocado tanto a mantenerse en pesos?
-Cuando un inversor tiene su gasto principal en pesos y la tasa de interés real es positiva, le conviene priorizar el peso para evitar riesgos de poder adquisitivo de su inversión. La tasa de interés real se encuentra hoy muy elevada por primera vez en los últimos 16 años. En niveles cercanos al 50% rinde un 4% mensual, cuando la inflación está bajando y se acerca al 2%. Por eso un plazo fijo es una alternativa muy interesante y rentable. En la medida en que la política monetaria va consiguiendo un descenso en la inflación, invertir en renta fija en pesos de plazos más largos permite capturar una ganancia de capital en caso que la tasa siga bajando. El fondo Alpha Ahorro invierte en renta fija en pesos con una duration cercana a los 6 meses, mientras que el fondo Alpha Renta Capital Pesos invierte en renta fija en pesos con una duration de un año, que podría alargarse en un escenario más positivo.
-¿Y en dólares?
-La parte de dólares también tiene que tener lugar en el portafolio, ya que podría haber inestabilidad durante el proceso electoral, pese a la estricta política monetaria del Banco Central y a la disponibilidad de dólares para estabilizar el mercado. El fondo Alpha Renta Capital invierte en activos de renta fija en dólares con una duration de 3 años que busca capturar una eventual baja del riesgo país luego del proceso electoral.
-¿Qué papeles son los más destacados en este momento para invertir?
-Si analizamos papeles individuales por moneda, arrancando por pesos se encuentran muy atractivos los ajustables por CER con plazo medio como el Bono de Consolidación a Proveedores Serie 6 (PR13), que rinde CER más 25%, o Boncer 2023 que rinde CER más 20%. En dólares el Bonar 2025 ofrece cerca de 15%, mientras que el Discount otorga alrededor de 12%. Si pensamos en un escenario positivo y considerando el impuesto a la renta financiera, las acciones se encuentran exentas y además tienen mayor potencial ante una baja del riesgo país. Nuestros fondos Alpha Acciones y Alpha Mega son vehículos diversificados que permiten a un inversor pequeño o mediano participar de ese tipo de escenario
-¿Qué piensa que sucederá con las tasas de interés antes de las elecciones generales presidenciales?
-La evolución de las tasas de interés podría ser diferente de acuerdo al resultado electoral. De continuar el oficialismo se espera un descenso adicional en la tasa de inflación, lo que facilitará una reducción extra en la tasa de interés. De mediano plazo dependerá de la estrategia que se adopte con el stock de Leliqs (monetizarlas gradualmente, vender dólares y cancelarlas, u otra). En el caso de un triunfo de la oposición, no resulta clara la tendencia ya que todavía no hay un plan económico explicitado, sino que sólo algunas ideas que pasan por bajar la tasa de interés. Tengamos en cuenta que tratar de bajar la tasa de interés real, no necesariamente baja la tasa nominal. En efecto, entre 2004 y 2015 la tasa Badlar real fue 5% anual negativa, mientras que la tasa de interés nominal promedió 3% anual en 2004 y culminó en 21,5% anual en 2015.
-¿Esperan alguna medida particular del BCRA que modifique el contexto de inversión?
-Hasta fin de año la política del BCRA resulta clara. Hay un control estricto de la base monetaria que se traslada a los agregados monetarios, con la idea de provocar una desinflación. Las correcciones que han realizado han estado siempre en función de ese objetivo. Luego de las elecciones e independientemente de quien gane, deberá tomar decisiones acerca del stock de Leliqs, de los encajes y eventualmente de la financiación o no del Tesoro.
-En cualquier escenario electoral y con esta volatilidad internacional, ¿qué ocurriría con el dólar?
-El tipo de cambio real depende principalmente de la liquidez internacional, de la demanda de dinero y del resultado fiscal. Por ahora la liquidez internacional parece estar garantizada al menos por el próximo año ante la ausencia de inflación tanto en Estados Unidos como en Europa. Si la política monetaria se mantiene sin financiar al Tesoro, es factible bajar la inflación a un rango de 20/25%, lo que fortalecerá la demanda de dinero. Finalmente, si el Tesoro logra cumplir la meta de conseguir superávit fiscal primario en 2020, será un demandante neto en el mercado de cambios que podrá compensar parcialmente anteriores efectos positivos. El neto debería ser alguna apreciación del peso. En caso de un triunfo del kirchnerismo no resulta claro, porque todavía no se conoce el programa económico. Algunas propuestas sueltas, como bajar las tasas de interés y retomar alguna variante del control de cambios, podría provocar tensión cambiaria.
-¿Modificarán sus carteras de acciones y bonos de acuerdo a los resultados electorales de octubre o, llegado el caso, noviembre?
-En el caso de un triunfo del oficialismo, se puede esperar que se reduzca sustancialmente la prima de riesgo político. Actualmente el riesgo país ronda los 800bp, mientras que para los indicadores macro/financieros actuales debería estar en 500bp. Eso brinda potencial de apreciación, principalmente en plazos medios de 3 a 6 años para renta fija y también para acciones. El nivel de riesgo del portafolio debería incrementarse. En caso de un triunfo del kirchnerismo, podría pensarse en una mayor dolarización del portafolio a la espera de la definición del programa económico.


Por Mariano Jaimovich