https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Estados Unidos será el mayor perdedor en la guerra comercial con China

Al menos durante un tiempo, las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China parecieron haberse establecido en una "nueva normalidad". Después de que ambos países impusieran aranceles elevados en una proporción sustancial de los bienes del otro, el presidente Donald Trump se abstuvo de una mayor escalada.
Pero, tras otra ronda no concluyente de conversaciones comerciales bilaterales en Shanghai, Trump anunció que Estados Unidos impondrá aranceles del 10% sobre otros bienes chinos por valor de $ 300 mil millones, a partir del 1 de septiembre.
Si esta nueva medida entrara en vigor, casi todas las importaciones estadounidenses desde China estarán sujetas a aranceles. (Estados Unidos ya aplica aranceles del 25% a las importaciones chinas por un valor de $ 250 mil millones). Aunque también ha impuesto barreras no arancelarias en su guerra comercial con China, los aranceles recíprocos son el componente más visible de la disputa y es probable que perjudiquen a América más que a China.
Los aranceles tienen efectos desproporcionadamente negativos en el bienestar de los consumidores.
Una forma de comparar la restricción de las políticas comerciales de los países es observar sus tasas arancelarias promedio. Para los Estados Unidos, esto parece pintar una imagen bastante tranquilizadora. Antes de que Trump asumiera el cargo, la tasa arancelaria promedio de EE.UU. sobre las importaciones industriales era de aproximadamente un 2%, algo más baja que la de China.
Incluso con Trump, esta cifra no ha aumentado tanto. Las importaciones procedentes de China representan aproximadamente una cuarta parte de todas las importaciones estadounidenses, y el arancel del 25% afecta a aproximadamente la mitad de los productos chinos importados. Esto implica que el arancel promedio de importación de EE.UU. ha aumentado en aproximadamente tres puntos porcentuales, al 5% aproximadamente, lo que no parece excesivo.
Tarifas promedio engañosas
Pero el arancel promedio es un indicador engañoso. La teoría económica sugiere que los aranceles tienen efectos desproporcionadamente negativos en el bienestar de los consumidores y productores. La duplicación de una tarifa, por ejemplo, conducirá a más del doble de la pérdida de bienestar. Por lo tanto, un arancel del 25% sobre una participación limitada en el comercio es mucho más grave que un arancel promedio del 3%.

Muchos países tienen aranceles de importación altos para una determinada cantidad de productos específicos, con una tasa superior al 15% que generalmente se considera un "pico arancelario". Pero aunque estos picos se aplican a menos del 1% de las importaciones totales para la mayoría de los países industrializados, cubren una porción mucho mayor de las importaciones de los Estados Unidos.
Además, los aranceles de Trump discriminan a China: el arancel del 25% solo lo pagan los productores chinos, no sus competidores europeos, latinoamericanos o asiáticos. Tal arancel específico por país es equivalente a imponer un arancel general a todas las importaciones al tiempo que proporciona un subsidio a la producción para productores competidores fuera de China, con este subsidio pagado por los consumidores estadounidenses en forma de precios más altos.
Debido a que los productores no chinos pueden aumentar sus precios hasta en un 25% y seguir siendo competitivos en los Estados Unidos, es probable que los precios para los consumidores estadounidenses aumenten en una amplia gama de productos.
Por lo tanto, es probable que el efecto indirecto de los aranceles de Trump en China sobre los precios al consumidor sea mucho mayor que la estimación reciente de un impacto directo de solo el 0.1%. Estas consecuencias perjudiciales indirectas de los aranceles específicos de cada país son la razón principal por la cual el principio de "nación más favorecida" ha sido durante mucho tiempo una piedra angular del sistema de comercio mundial.
Los chinos no han bajado los precios
Además, los estudios preliminares sugieren que los productores chinos no han bajado significativamente sus precios como resultado de los aranceles de Trump. E incluso si lo hicieran, la pequeña ganancia para los consumidores estadounidenses de los precios chinos más bajos probablemente se vería compensada por los precios más altos de las importaciones competidoras desviadas al mercado estadounidense por los aranceles específicos de cada país de Trump.

Aunque China impuso previamente un arancel recíproco del 25% en muchas de sus importaciones de los EE.UU., el impacto negativo en la economía china probablemente sea limitado porque los bienes estadounidenses representan menos de una décima parte de las importaciones totales de China. Por lo tanto, los aranceles de represalia chinos tienen un pequeño impacto en la economía china.
Y China en realidad ha reducido los aranceles a sus importaciones del resto del mundo.
Además, una gran parte de las importaciones de China desde los EE.UU. se compone de productos agrícolas como la soja, que el país podría importar fácilmente a Brasil a un precio similar si fuera necesario. Entonces, presumiblemente, los Estados Unidos exportarían más soja a mercados anteriormente servidos por productores brasileños, incluso en Europa. (Esto reduciría el déficit comercial de Estados Unidos con Europa y podría aliviar la presión de Estados Unidos sobre la Unión Europea en ese sentido).
Estados Unidos también ha aumentado las barreras no arancelarias como parte de su política comercial agresiva hacia China.
En particular, Trump ha puesto al gigante tecnológico chino Huawei en la lista de entidades a las que las empresas estadounidenses tienen prohibido vender productos estadounidenses. Es cierto que Trump también ha dicho que, por el momento, los proveedores estadounidenses deberían obtener las licencias necesarias para continuar suministrando a Huawei.
Pero a partir de ahora, las compañías tecnológicas de EE.UU. lo pensarán claramente dos veces antes de firmar contratos a largo plazo con Huawei u otras empresas chinas prominentes que podrían estar en riesgo de ser incluidas en la "lista de entidades".
Paralelamente, el gobierno y las empresas de China redoblarán sus esfuerzos para independizarse de los Estados Unidos en el suministro de componentes tecnológicos clave. La mera amenaza de la lista de entidades actuará en adelante como una barrera oculta significativa para el comercio entre Estados Unidos y China.
Y debido a que esta barrera también es discriminatoria (dirigida solo a China), tendrá los mismos altos costos que los aranceles específicos de cada país.
El análisis económico sugiere que las guerras comerciales bilaterales son imposibles de ganar en un mundo interconectado. Al disparar su última salva arancelaria contra China, Trump aumentó aún más las apuestas en una disputa cada vez más dañina. Y es probable que Estados Unidos emerja como el mayor perdedor.


capitalbolsa