https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fermo: Las “PASO” y ¿alguna toma de ganancias?

Los mercados globales se volvieron muy “dovish” (alcístas) en los últimos dos meses, cuando la FED y el BCE enviaron fuertes señales de que la política monetaria laxa llego para quedarse por un largo tiempo, lo que significa que la demanda por activos emergentes incrementó significativamente tanto en equity como en renta fija.

Mientras que el índice EMBI finalmente rompió el nivel de 110, actualmente opera a 113, la demanda global por bonos emergentes continúa creciendo, buscando una historia local razonable para seguir, como resultó ser el caso argentino. Desde fines de mayo, el rally en el equity, renta fija y en moneda local, para los activos financieros argentinos fue impresionante. El mercado de acciones subió un 40%, la curva de bonos soberanos cortos un 5%, y los largos un 10%, mientras que el carry-trade en pesos arrojó resultados de un 11% directo en dólares en tan solo un mes. Durante las últimas 34 rondas de mercado, consiguientes al cambio en la fórmula presidencial kirchnerista, los CDS´s argentinos a 1 año colapsaron 760 puntos básicos y los de 5 años cayeron unos 370 puntos básicos. Definitivamente, Wall Street esta valuando un ajuste en el riesgo político argentino a medida que las urnas empiezan a recuperarse significativamente a favor de una reelección del presidente Macri.
A medida que la curva de bonos americanos siga tendiendo a la baja, con los bonos a 10 años alcanzando el asombroso nivel del 1.94%, y el dólar se sigue depreciando contra las principales monedas emergentes, y mientras que el panorama político en Argentina se sigue volviendo menos incierto y mas amigable a los mercados, los activos financieros muestran una firme demanda y pueden potencialmente buscar aún mayores precios tanto en las acciones como en la renta fija. Es de utilidad resaltar que incluso después del rally de mayo/junio, las acciones argentinas siguen un 50% por debajo comparado a los precios previos a la crisis cambiaria de abril de 2018. Por otro lado, los bonos soberanos están aproximadamente 20% por debajo comparado a los niveles de abril de 2018.
Esto significa que si el riesgo político en Argentina se estabiliza como nosotros pensamos que pasará, los activos argentinos están aún muy baratos. Dos principales eventos que cambian el juego ocurrieron el las ultimas 34 rondas de mercado, que impactaron de manera dramática en el escenario político argentino.
En primer lugar, el kirchnerismo anunció su nueva formula con Alberto Fernandez como candidato a presidente y Cristina Fernández como vicepresidente. Y por otro lado, Cambiemos anunció su propia formula con Mauricio Macri como candidato presidencial y Miguel Pichetto, un muy poderoso líder del peronismo moderado, como candidato a vicepresidente. Creemos que esos dos eventos políticos cambiaron completamente la tendencia en la cual los activos financieros argentinos se moverán en el futuro cercano.
Definitivamente, la tenendecia es ahora alcista y parece que el mercado esta en modo “comprar barato”. Aún así, no descartamos días de alta volatilidad, particulamente a medida que nos aproximamos a las PASO, la primera elección que dará un panorama real de cual es el escenario político que se dará a fin de año. 
Especial para Bank, por Germán Fermo, Head of Strategy de IEB Fondos