https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

WeWork: un anticipo de la crisis que viene

En el mundo del private equity (inversiones en empresas que no cotizan en bolsa), los unicornios son la máxima expresión de la moda. Es aquí donde todos los inversores privados quieren apostar buena parte de su capital.
Para los que no lo saben, se conocen como unicornios a las startups cuyo valor se estima en más de mil millones de dólares. En general, se trata de compañías ligadas a la tecnología.

Entre ellas, una de las más importantes es WeWork, cuyo valor se calcula actualmente en 47 mil millones de dólares.

El caso de WeWork es relevante para entender cómo el mundo se ha envuelto en una burbuja crediticia sin precedentes. A la Argentina le han prestado enormes cantidades de dinero, sin exigir demasiadas explicaciones. Pero esto también viene ocurriendo en el mundo corporativo: a esta empresa la siguen financiando hace 10 años, Y CADA VEZ PIERDE MÁS PLATA. Estamos hablando del mismo fenómeno: el mundo está infectado con el virus de la tasa al 0%.
WeWork es una empresa estadounidense fundada en Nueva York en el año 2010, que se dedica al desarrollo y la explotación de oficinas bajo la modalidad de coworking (cuando hablamos de coworking nos estamos refiriendo a espacios de trabajo compartido).
Típicamente, y aunque también es posible alquilar oficinas, en los proyectos como WeWork uno lo que paga es una membresía (más parecido al concepto de negocio de un gimnasio que al de alquiler comercial tradicional), por la cual el cliente puede ir, ocupar un puesto de trabajo, y utilizar los servicios y amenitiesdisponibles allí.
Es claro que estamos hablando de una opción más ajustada a las nuevas tendencias laborales, donde afloran cada vez más las startups con modalidades de trabajo flexibles y remotas.
La idea sin dudas es innovadora y ha tenido gran éxito en los países donde se ha establecido.
Al día de hoy, de acuerdo con su propia web, WeWork cuenta con aproximadamente 640 establecimientos (entre los que están abiertos y en desarrollo) en 112 ciudades y 35 países alrededor del mundo.
Para que tengamos una idea del tamaño que tiene este unicornio, en Nueva York, WeWork es la empresa privada que alquila más pies cuadrados (más de 5 millones), superando a los grandes bancos como JP Morgan, Citi o Morgan Stanley.
En latinoamérica, tiene presencia en Argentina (donde cuenta con 4 edificios funcionando y otro más próximo a abrir), Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Perú.
La empresa viene teniendo una enorme expansión en los últimos años (pasó de 230 oficinas en marzo de 2018 a 425 en un año y tiene otras 200 más en desarrollo), y también lo vienen haciendo sus ventas:
Sin embargo, y aquí el gran problema, las pérdidas de WeWork vienen aumentando en forma dramática:
Dicho en otras palabras, WeWork crece y gana market share sin preocuparse por volverse rentable.
Una locura que es sólo un síntoma del descalabro crediticio a nivel mundial.
Lo cierto es que WeWork, así como tantos otros casos (Uber, Tesla, Lyft.), es consecuencia del virus de las tasas de interés en cero con que en los últimos 10 años los bancos centrales han infectado al mundo.
Para los que todavían dudan de la locura que se vive en Wall Street, es importante que vean el gráfico que acompaño debajo.
En el mismo podemos ver que el porcentaje de IPOs de empresas con EPS negativos (es decir, que están perdiendo dinero) supera el 80%:
Porcentaje de IPOs de empresas con EPS negativo y de empresas tecnológicas.

Hay algo que debemos tener presente: no basta sólo con tener una idea innovadora. Las empresas hacen negocios para ganar dinero. Las que no lo logran, tarde o temprano están condenadas a desaparecer.

En el momento en el que termine definitivamente la bonanza del crédito barato y dejen de prestarle dinero, empresas como WeWork, Uber o Tesla, tendrán que adaptarse rápidamente o dejarán de existir.