https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Temen que Ecofrut sólo sea la punta del iceberg

El concurso preventivo presentado la semana pasada ante la Justicia por la firma Ecofrut SA tendrá efectos colaterales sobre todo el sistema frutícola.
La respuesta del sistema financiero no será neutra para la actividad. Sólo Ecofrut SA (sin computar el resto de las concursadas el Grupo) deja una deuda de 170 millones de pesos con los bancos.
La mayor parte de estos fondos por prefinanciaciones de exportaciones. Estos son créditos que no tienen garantías reales (quirografarios), por lo que las entidades financieras deberán asumir importantes pérdidas en sus futuros balances por estos créditos entregados.
El concurso afectó al Banco Nación con prefinanciaciones por algo más de 61 millones de pesos, al Banco Credicoop (35 millones), HSBC Bank (20 millones), Banco Supervielle (14 millones), Banco Itaú (14 millones), Banco Patagonia (13 millones) y Banco Provincia del Neuquén (5 millones), entre otros.
No se descarta que por el escenario de crisis que vive la fruticultura, y la caída de Ecofrut como una punta del iceberg, las entidades bancarias restrinjan aún más el acceso al crédito al sector y existan problemas con las refinanciaciones de los prestamos ya otorgados.
“Para todos es un verdadero problema el concurso de Ecofrut. No hay que descartar mayores exigencias de los bancos para solicitar financiamiento”, confió un importante exportador que prefirió mantenerse en el anonimato.
El otro punto, son los proveedores que quedaron dentro de este complejo contexto. Si bien poco se sabe sobre el monto final de estos acreedores, las primeras estimaciones reflejan que sería de un valor superior a los 200 millones de pesos, teniendo en cuenta las deudas que mantenía Ecofrut con las empresas de agroquímicos, con los vendedores de insumos del empaque, con los galpones de terceros y con los productores que le entregaron su fruta.
La cadena de pagos de muchos sectores de la actividad se verá comprometida ante este concurso preventivo y nadie puede proyectar las pérdidas que sufrirán los proveedores, muchos de ellos en un proceso de crisis que arrastraba desde hace años.
Pero la firma Ecofrut SA con la presentación de su concurso logra sortear sus problemas de financiamiento, por lo menos en lo que al corto plazo se refiere. Sus acreencias están pesificadas, y con el tiempo que lleva este proceso mucha de esta deuda se licuará por efectos de la inflación.
Por otra parte, al momento de la presentación judicial, la mayor parte de la fruta de la firma ya fue exportada y no cobrada, y otra parte queda por vender. Una participación importante de estos ingresos esta dolarizado, lo que genera esperanza en algunos acreedores de cobrar por fuera del concurso.
Diario Río Negro