https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La peligrosa obsesión de Trump con los mercados



Desde el primer día en el Despacho Oval, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha mostrado una obsesión única con los mercados financieros, tuiteando que los altos precios de las acciones demostraron que estaba volviendo a hacer "Grande a Estados Unidos". Pero se abrió un nuevo capítulo en octubre, cuando los mercados cayeron bruscamente, y Trump comenzó a tomar decisiones presidenciales críticas con miras a impulsar la subida de los precios de las acciones.
Tan pronto como los mercados bajaron, Trump suavizó su línea dura con respecto a las prácticas comerciales chinas, tratando de calmar los temores del mercado de que sus amenazas arancelarias contra Pekín iniciarían una guerra comercial mundial.
Luego comenzó a atacar a la Reserva Federal de los Estados Unidos, diciendo que sus políticas de tasas de interés estaban socavando los precios de las acciones, y le siguieron burlas sobre el despido del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.
Y la semana pasada, Axios citó a una fuente que había hablado con Trump diciendo que el presidente había retrasado su amenaza de cerrar la frontera con México por la preocupación sobre cómo reaccionarían los mercados.
Con Trump basando sus decisiones sobre la disputa comercial, política monetaria e inmigración dependiendo del cambio de sentimiento del mercado, es seguro que la incertidumbre continuará alcanzando nuevas alturas.
La repentina moderación de la postura de Trump sobre China fue particularmente sorprendente porque había mantenido una postura constante con el comercio. Volviendo a la década de 1980, Trump ha estado acusando desde entonces a los competidores asiáticos en particular de utilizar acuerdos comerciales desleales para robar la comida de los estadounidenses.
Además, Trump ha estado obteniendo amplio apoyo en su línea dura en el comercio con China, incluso entre sus críticos en el Congreso y en Europa. Muchos de ellos estuvieron de acuerdo en que China estaba usando el poder estatal para dominar la industria global de la tecnología de la información, excluir a las compañías estadounidenses de su mercado interno y robar la propiedad intelectual. Estaban alentando abiertamente a que Trump ganara esta pelea y lograra un buen acuerdo.
Sin embargo, cuando los mercados cayeron por temor a una guerra comercial entre Estados Unidos y China, Trump comenzó a dar marcha atrás. Después de asumir el cargo, sus tweets atacaron a China por el militarismo, la manipulación de la moneda y las prácticas comerciales desleales hasta que los mercados cayeron en octubre. El primer tweet conciliatorio de Trump llegó el 1 de noviembre, describiendo una agradable charla sobre el comercio con el presidente Xi Jinping, y desde entonces ha estado hablando de su "increíble relación" y de su progreso en las conversaciones comerciales.
El mes pasado, en medio de informaciones que señalaban que los asesores de Trump estaban calculando la potencial subida del mercado de acciones ante un acuerdo comercial, los expertos de Washington de ambos partidos estaban preocupados de que el presidente pudiera aceptar cualquier acuerdo que China firme.
Trump, mientras tanto, estaba también cambiando su opinión sobre la Reserva Federal. Como candidato, había atacado al banco central por mantener las tasas tan bajas e inflar "una gran y fea burbuja" en los mercados. Una vez que asumió el cargo, Trump dejó de tuitear ataques contra la Reserva Federal, hasta noviembre, cuando comenzó a culpar al banco central por enfriar al mercado con las altas tasas de interés. En las últimas semanas, Trump no solo ha puesto en la picota al presidente de la Fed, Jerome Powell, sino que también ha comenzado a considerar a leales al mercado para ocupar puestos en la junta de gobernadores de la Fed.
El giro de 180 grados más reciente de Trump provocado por el mercado parece haber sido sobre la inmigración, otro tema cercano a él. Hasta el momento, los mercados de valores no han reaccionado negativamente a sus esfuerzos agresivos para asegurar el financiamiento de un muro fronterizo, incluido el cierre del gobierno y la declaración de una emergencia nacional. No obstante, cuando Trump se retractó de su amenaza de cerrar la frontera sur, la fuente de Axios explicó la decisión del presidente de esta manera: "Son los mercados. Al cerrar la frontera, los mercados caerían en picado".
Ningún presidente ha mostrado este tipo de deferencia. Jimmy Carter, Ronald Reagan y los dos Bush mencionaron muy de vez en cuando y de forma cauta a los mercados de acciones. Bill Clinton aconsejó no responder a sus giros. A principios de 2009, Barack Obama sugirió que era un buen momento para comprar acciones estadounidenses y demostró que estaba en lo cierto cuando los mercados tocaron fondo una semana después. Pero Obama fue criticado por actuar como "el seleccionador de valores en jefe" y no volvió a hablar de los precios de las acciones como presidente.
Trump no solo está leyendo los mercados como una medida diaria de su éxito, sino que también está configurando su política para mantener los precios altos. Y las recientes alzas del mercado lo han recompensado. Después de que Trump se volviera conciliador respecto a China, la Fed anunció que suspendía nuevos aumentos de tasas de interés, y las acciones comenzaron a subir hacia niveles récord.
Entonces, ¿quién está a cargo: Trump o los mercados? Una prueba crítica son las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China, que se espera que concluyan pronto en una reunión entre Trump y el presidente chino Xi. Un acuerdo muy favorable a Estados Unidos ayudaría a confirmar que los mercados no están dictando completamente la política de la administración Trump.
Incluso en ese momento, la disposición de Trump de forzar la política para complacer a los mercados es ahora clara y arriesgada. En los últimos años, los mercados de valores han crecido más que la economía, y ahora son lo suficientemente grandes como para derribar a la economía cuando se desinflan. Las autoridades monetarias temen molestar a esta bestia, pero alimentarla solo hará que los mercados sean más grandes y más exigentes.
fuentes: NY Times