https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El peligro oculto de las IPO tecnológicas

Finalmente parece que ha comenzado el frenesí por las ofertas públicas iniciales (IPO) de empresas tecnológicas que tanto se viene anunciando para este año. 

Recordemos que una IPO es cuando una empresa sale a cotizar en la bolsa para que todos los inversionistas podamos comprar sus acciones e invertir en ellas.

Para este año existe una enorme expectativa respecto del lanzamiento a las bolsas de empresas que despiertan un importante interés de los inversores para poder participar. 

El puntapié inicial lo dio Lyft cuando el 29 de marzo realizo su IPO, logrando superar los 2.300 millones de dólares.

Uber, el principal competidor de Lyft, anunciará su propia salida a bolsa dentro de uno o dos meses. Y compañías de alta tecnología como Palantir, Pinterest, Slack y Zoom también se harán públicas este año. 

En conjunto, se espera que el auge de las IPO de 2019 establezca el récord del capital total recaudado de los Estados Unidos en un solo año. Por eso es que hablamos de un frenesí y de una gran expectativa por estos procesos. 


Fuente: Wall Street Journal 

Como puede ver, se espera que el frenesí de IPO en 2019 eclipse el auge de las punto com de 1999... cuando 547 IPO recaudaron USD 107.9 mil millones.

Sin embargo, hay una gran diferencia entre hoy y 1999, cuando hubo una enorme crisis financiera derivada de empresas que salían a cotizar sin tener valor real.

En aquel entonces, las compañías salieron a bolsa con poco más que un plan de negocios y una "punto-com" en su nombre. Su mediana de edad fue de 4 años. Y sus ventas promedio fueron de USD 12 millones por año.

Las empresas de hoy son más grandes y viejas. Su mediana de edad es de 12 años. Y sus ventas medias son de USD 174 millones. Además, son empresas conocidas y que funcionan en el mercado hace bastante tiempo.

Todo el mundo sabe que muchas de esas IPO de 1999 se estrellaron y se quemaron en un año o dos... Eliminando a muchos inversores minoristas.

Lo que quizás no sepa es que, para el año 2002, las IPO de 1999 que tuvieron ventas de USD 100 millones o más, se cotizaron con un valor 45% mayor, en promedio, que las IPO más pequeñas que habían sobrevivido a la crisis.

En otras palabras, las empresas bien establecidas que surgieron de las IPO de 1999 prosperaron a través de la crisis de punto-com.

Y ese mismo patrón ha continuado hasta hoy... Las compañías establecidas que se hacen públicas tienden a ser buenas inversiones. Es por eso que el auge de las IPO de 2019 debe verse como una oportunidad. 2019 será un año excepcional para las IPO tecnológicas. Y eso les dará a todos los inversionistas la oportunidad de poseer las compañías más emocionantes del planeta.

Sin embargo, hay que cuidarse y ser inteligentes a la hora de elegir entrar en empresas que hacen sus ofertas públicas iniciales. Existe un riesgo particular que puede afectar nuestra rentabilidad en este tipo de inversiones.


El riesgo por demanda excesiva
Teniendo mente el inicio de las IPO es que, hace algunas semanas, escribí un artículo explicando sobre cómo se pueden aprovechar las IPO y que factores tener en cuenta (ver link). 

La salida de Lyft y sus resultados, me empujaron a alertar sobre los riesgos que existen a la hora de invertir en estas empresas en un contexto de tanto entusiasmo financiero por ellas. 

Cuando se espera que la demanda de la IPO sea alta, la compañía puede establecer un precio más alto para sus acciones. Y cuando se espera que la demanda de la IPO sea baja, la empresa debe establecer un precio más bajo para sus acciones. Lógica pura del mercado.

A mediados de marzo, Lyft dijo que pondría un precio de su IPO entre 62 y 68 dólares por acción. Pero hubo tanta demanda por las acciones que la compañía aumentó el precio hasta USD 72 por acción. 

Esto nos dice que los inversores estaban luchando para obtener acceso a las acciones de Lyft. Claramente, el mercado está hambriento de compañías tecnológicas de vanguardia.

No solo son inversores particulares, los capitales de riesgo también están muy atentos a todas estas oportunidades ya que todos quieren poder entrar en empresas prometedoras. 

¿Y cómo ha resultado la inversión en Lyft de momento?



Puede verse que no muy bien…

La enorme demanda por este tipo de empresas empujó a muchos inversores a comprar la acción apenas salió a la bolsa, haciendo que la misma suba a 78 dólares en su primer día.

Al siguiente día la espuma comenzó a bajar un poco y el precio cayó a un nivel cercano al de salida para luego ir subiendo constantemente hasta el viernes 5. A partir de ese día, comenzó una fuerte y constante caída en el precio de la accion hasta alcanzar los 56 dólares, representando una fuerte baja de más del 20%.

La enorme demanda hace que muchas veces suba el precio por arriba de su valor de forma transitoria. Por lo tanto, puede subir al principio para luego caer, como fue en los casos de Facebook, Twitter o Snapchat que mencionaba en el artículo anterior (ver). Hablo de estas empresas, porque son ejemplos prometedores de empresas muy conocidas.

Por eso digo que hay que tener cuidado y saber que en qué y cuándo invertir. Existe mucha demanda, lo que hace que los precios puedan ser caros ni bien salen a la bolsa.

Dado que este será un año de interesantes IPO, recomiendo estar atento a las IPO que están por venir y comenzar a seguir a estas empresas en sus primeros días en las Bolsas. De esta forma se puede evaluar como el mercado las recibe y tratar de visualizar mejor el panorama. 

Si observa que el panorama es positivo, entonces al comprar la accion se lo hace a un mejor precio y con mayor certidumbre. Pero si se observa que el precio está cayendo o teniendo problemas, entonces es recomendable esperar para entra. De esta forma se puede comprar a un mejor precio que en el de la oferta inicial y lograr potenciar su inversión. 

Les dejo el link con las próximas IPO que están por salir en el Nasdaq, que es donde cotizan las empresas tecnológicas: Link

Estén atentos a ellas, pero sean pacientes para evitar mayores riesgos.

Saludos Cordiales.

Ariel Walovnik