https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El mercado castiga a Bolsonaro por intervenir los precios de Petrobras

La luna de miel de los mercados con Bolsonaro terminó de romperse este viernes, cuando el presidente le prohibió a Petrobras aplicar los aumentos de precios anunciados. De esta manera, aplica la misma política energética que Dilma Rousseff y termina con la esperanza del libre mercado que se suponía traería su superministro ortodoxo Paulo Guedes.
El conflicto se inició este jueves, luego de que la principal empresa brasilera determine una actualización del 5,7% en el gasoil, lo que desató la firme protesta del gremio de los camioneros. Cabe destacar que se trata de uno de los sindicatos más fuertes del país vecino, que en 2018 protagonizó una gigantesca huelga por un tema muy similar, paralizando la economía durante más de un mes.
Ante el temor a una nueva huelga, Bolsonaro obligó a la petrolera estatal a retrotraer sus precios en una sorprendente medida que fue interpretada de la peor manera por un mercado que inmediatamente salió a castigarlo.
Sucede que se trataba de una práctica muy habitual durante la gestión de Dilma Rousseff, que la actual administración había prometido eliminar, en sintonía con su filosofía neoliberal. De hecho, durante la campaña no sólo se hablaba de no intervenir en Petrobras, sino que se comprometieron a privatizarla en gran parte.
La imagen de Bolsonaro cayó 15 puntos en dos meses 
De acuerdo a fuentes allegadas a la compañía, este congelamiento de precios le ocasionaría una pérdida de 3,6 millones de dólares por día, lo que fue inmediatamente reflejado en el plano bursátil con un derrumbe de hasta el 9% de sus acciones.
"La puja de intereses entre los usuarios de combustibles y las necesidades financieras de Petrobras pone en duda la situación de la empresa incluso en un día de subas en el sector por la compra que hizo Chevron y la recuperación en precios de crudo. Petrobras es sinónimo de Brasil por ser la petrolera de bandera y su peso en la economía brasilera es fundamental. Esto es muy grave, significa una pérdida de casi 10.000 millones de dólares de capitalización bursátil", manifestó el analista de mercados Francisco Uriburu.
Sin embargo, lo que más ayudó a profundizar esta caída y a generar una gran incertidumbre, fue la nueva demostración de fracturas internas en la coalición oficialista. El Vicepresidente Hamilton Mourao se desligó de la decisión y afirmó que desconoce los motivos que llevaron a tomarla.
Bolsonaro por su parte, se justificó remarcando "no entiendo economía" y que la medida apuntaba a su preocupación por los camioneros "que merecen ser tratados con el debido cariño y consideración".
No obstante, fue más allá y reforzó su intención intervencionista al enfatizar que quiere reunirse con las autoridades de Petrobras para conocer sus costos y el verdadero precio del barril de petróleo. "Queremos un precio justo para el gasoil", indicó.
Esta nueva postura de Bolsonaro defendiendo los intereses de los trabajadores, coincide con su notable caída en las encuestas. En este sentido, no es casual que también haya decretado una ampliación del histórico plan Bolsa Familia creado por Lula da Silva, incorporando el pago del "aguinaldo" a sus beneficiarios.