https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Diálogos after office

El Economista salió de after office ayer y, Gin Tonic anisado de por medio, reunió a un trader (T) y un analista político (AP).

Ayer, uno bromeaba en las redes diciendo que el kirchnerismo ya volvió, y no era José Luis Espert. Lo decía por Precios Cuidados, los créditos de la Anses y las medidas de estímulo adicionales, como Ahora 12, que pronto lanzaría la Casa Rosada…
T: La necesidad tiene cara de hereje. Los términos del Stand-By Agreement y el régimen monetario le quitan grados de libertad al Gobierno, que tiene muchos más objetivos que instrumentos a disposición. Es esperable que recurran a medidas “populistas” de cara a octubre, pero el problema va a ser cómo financiarlo dentro del programa fiscal con una recaudación cayendo en términos reales más de lo esperado.

El Gobierno dice que “no tienen costo fiscal”, pero, como dijo el gran Milton Friedman, no hay “free lunch” y deberán absorberlo los privados…
T: Si quieren mantener lo que vienen haciendo, puede ser que no tenga costo. Ahora si quieren relanzar Precios Cuidados, es decir, que abarque más productos y garantizar el abastecimiento, algún costo va a tener, como mínimo subas de precios de otros productos que harán las veces de subsidios cruzados. Las otras iniciativas, como los créditos de la Anses y el hipotético Ahora 12 no pueden no tener costo fiscal y será cuestión de ver cómo se financia.

Pero lo de Anses es un adelanto que después te descuentan de la pensión o plan y encima la tasa es superior a la inflación…
T: Si la tasa es “de mercado” entonces no tiene costo fiscal, pero igual hay que fondearlo. Desconozco la liquidez del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), que hace poco hizo un plazo fijo grande en el BNA. No se puede usar para todo a la vez y no creo que convenga desarmar tenencias en bonos con estos valores.

Igual la gran pregunta es si cambiará la balanza electoral. Estimo que no. Ayudará a mejorar “el humor” en el margen, como se dice en la jerga pero, en materia económica, los muchachos ya están reprobados…
T: Estoy de acuerdo, puede mejorar en el margen, pero el Gobierno tiene que hacer lo que tenga a disposición. Los créditos del Anses jugaron un papel clave en 2017. Está claro que la situación actual no se compara a la de las elecciones legislativas. Lo que va a definir el resultado de las elecciones son eventos que todavía no sucedieron. No se puede hablar de elecciones con ningún grado de certidumbre hasta el 12 y 22 junio. Por el momento hay que seguir cómo vienen las variables financieras y el mercado, después ver si la actividad confirma el rebote luego de la cosecha y en el tercer trimestre las elecciones.

Lo más importante es el “billete”, igual. La madre de todos los precios y viene bien, por suerte. Ayer cayó, arrancan las subastas el lunes y los dólares de la soja ni entraron aún…
T: Sí, veo calma hacia adelante. Y cuando digo “hacia adelante” es abril y mayo. Nada más. Como decías, será clave para que haya algún número positivo de inflación antes de las PASO porque la actividad va a llegar estancada y solo los sectores primarios van a estar en positivo.

Pero después vendrá la demanda preelectoral y, con la banda cambiaria tan ancha, y las encuestas tan feas para el gusto del mercado, será difícil…
T: Bueno, veremos qué pasa y no descarto que el FMI permita alguna concesión adicional, justificada por la incertidumbre, dentro de la Zona de No Intervención (ZNI) en la previa electoral. Ellos saben que si el dólar se dispara, se lleva a Cambiemos con él, y también a los ratios de deuda sobre PIB. Digo “concesión adicional” porque ya lo permitió. Es decir, es una mentira que el Tesoro necesita pesos. Ese no es el motivo por el que se subastarán desde el lunes US$ 60 millones por día. Es para calmar el dólar y nada más. Tampoco es cierto que David Lipton sea un talibán de la flotación. Las bandas ajustables son del BCRA.

Pasemos a la política, para ir terminando. Se van pinchando Don Roberto, ¿no?
AP: Sí, ustedes lo dijeron en El Economista. Si no aparecían encuestas que lo pusieran segundo, o muy cerca, no se lanzaría, y nunca aparecieron. Las más alentadoras lo colocan en 15%, la mitad de lo que sacaría Mauricio Macri. Tampoco ve que se genere ese gran acuerdo nacional. Me parece atinada su convocatoria, pero irrealizable.

¿Y Cristina Kirchner?  
AP: Está fuerte y cerca de 40%. ¿Leyó el artículo 98 de la Constitución, no?

Sí, dice que quien saque 40%, más una diferencia de 10 puntos, gana en primera vuelta. ¿Qué sugiere?
AP: Nada. Comento los números nomás. Es la foto de hoy. Igualmente, estimo el oficialismo aun no empezó a mover sus fichas y, por ahora, la mayoría de los dardos públicos van para Cambiemos. Cuando empiece la campaña, ella va comenzar a recibir más atención y no de la buena. Es una moneda en el aire. También recuerde que Macri recibirá más votos de los que indica hoy sus niveles de imagen positiva.