https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Obsesionados con el dólar







¿Cuáles son las tres claves que un inversor debe mirar para predecir lo que puede pasar con el dólar durante los próximos meses? En esta nota te lo cuento. 
“¿Quién de ustedes ha visto un dólar?” Se preguntó Perón en una entrevista a principios de los ’50. El billete verde emitido por la Fed, como se ve, ya era un tema para los argentinos.

Es decir que vamos a cumplir 70 años de la relación amor-odio que tenemos con el tipo de cambio.

Hay algo extraño en cómo se toca el tema en los medios y en cómo lo abordan, en general, los políticos y líderes empresarios. Si el dólar se va por encima de “cierto número”, todos hablan de crisis cambiaria. Ahora si ocurre lo contrario, y el dólar se cae por debajo de “cierto número”, entonces también todos hablan de crisis, porque “con este atraso cambiario, no se puede producir”.

Cuál es ese “cierto número” nadie lo sabe… pero por si aporta el dato, hoy un dólar cuesta 42,5 billones de pesos de 1940… ¿Será suficientemente alto y “competitivo”?

En cualquier, caso, esta semana volvió a subir y muchos están preguntándose qué es lo que ocurre. A continuación encontrarás tres claves para responder esa pregunta.

La inflación sube todoEn un país con la inflación que tiene Argentina no hay predicción más fácil de hacer que decir que el dólar va a subir.

Es que, obviamente, dado que el tipo de cambio es un precio más de la economía, si en dicha economía todo sube, por qué no va a subir uno de sus precios específicos.

Claramente, la suba de los precios no se da de manera uniforme y homogénea para todos los bienes, pero tras cierto lapso, el aumento sí es generalizado.

Si miramos la evolución del precio del dólar teniendo esto en cuenta, llegamos a lo siguiente: desde que se implementó la nueva política monetaria, a principios de octubre, su precio avanzó solamente un 4,4%. Sin embargo, la inflación (medida por el índice UVA) fue de 24,5%.


Es decir que, como se observa en el gráfico, de haber seguido exactamente la evolución de la inflación, el tipo de cambio debería haber cerrado el martes en $ 50,7, pero lo hizo en $ 42,5.

Sumado al tema de la inflación tenemos las expectativas. Si -como ocurrió al principio del nuevo esquema- las expectativas de inflación mejoran, entonces la demanda de dólares cae. Sin embargo, los últimos relevamientos marcaron revisiones al alza en la inflación esperada para este año.

O sea que no solo la inflación empuja el precio del dólar (aunque éste haya caído en términos reales), sino que las peores expectativas refuerzan la demanda.

Panorama políticoPara muchos inversores locales, las monedas extranjeras son una buena cobertura frente al riesgo político.

¿Qué quiere decir esto?

Que como en la historia argentina sucesivos gobiernos dejaron de pagar deudas, controlaron las tasas de interés, expropiaron empresas y estatizaron fondos de pensión, invertir en bonos del gobierno, plazos fijos, o acciones en el mercado local luce excesivamente riesgoso.

Más aún, cuando no se sabe qué tipo de medidas se van a tomar.

esta es la realidad del país hoy. En agosto de 2019 se votarán las Primarias Abiertas Obligatorias y en octubre se definirá quién será el nuevo (o la nueva) presidente del país.

Con esto en frente, el mercado de cambios también se verá afectado por las encuestas y los resultados electorales de las provincias. Por ejemplo, tras la derrota de un candidato kirchnerista en Neuquén, el dólar abrió con una caída el lunes.

Hacia adelante, en la medida que se perciba que regresará al poder un presidente ultrapopulista, la demanda por cobertura subirá. Si ocurre lo contrario, entonces habrá menores presiones.

La reacción Central y lo que nos esperaCon este escenario más incierto, un dólar que está despegándose del piso de la banda y mayores expectativas de inflación, el Banco Central decidió intervenir.

En su último comunicado de Política Monetaria anunció que mantendrá la Base Monetaria $ 40.000 millones por debajo de su objetivo, lo que lo obliga a quitar liquidez del mercado. En lo que va de marzo, ya sacó $AR 166.000 millones. Fue esta restricción la que resultó en la suba de la tasa de interés, que pasó de 50% a 62%.

Para ir cerrando, en un país con inflación es normal que el dólar suba. Más todavía si le sumamos la incertidumbre derivada de la política y otros factores que aquí no mencionamos, como la volatilidad en los mercados internacionales y la propia credibilidad en el plan económico.

Por ahora, es pronto para decir si este repunte es la punta de un Iceberg o un comportamiento esperable en un plan de estabilización de un país con alta inflación.

Sin embargo, una cosa es cierta: no se puede pretender, por más ambicioso que sea un plan, que en 5 meses todo esté solucionado.

Saludos,

Iván Carrino

Para CONTRAECONOMÍA