https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se puede vivir del trading, hay gente que lo hace, pero antes tienes que haber perdido dinero

Luis Lorenzo llegó a los mercados de casualidad, por unos créditos de libre configuración que han terminado por marcar su trayectoria profesional. Y prácticamente desde que se licenció formó parte del equipo de Dif Broker, una de las firmas de inversión pioneras en España. Por eso, sabe qué demandan los inversores y conoce sus fortalezas y debilidades. Se puede ganar dinero pero con mucha disciplina y una estricta gestión del capital. No hay fórmulas mágicas para llegar al éxito.
¿Cómo empezaste en los mercados?
Estudié Administración y Dirección de Empresas, la antigua Empresariales, y el mundo bursátil no me llamaba especialmente la atención, pero hice unos créditos de libre configuración y llegué a un curso que me enganchó mucho. A partir de ahí, hice un curso de derivados y comencé una formación autodidacta, a la vez que empecé a trabajar en Dif Broker en 2007.
¿Cómo ayudáis a vuestros clientes?
Lo que siempre hemos potenciado muchísimo es la atención al cliente. Hasta el año pasado, he estado llevando la mesa de clientes, y siempre hemos tratado de cuidarles. Nuestra plataforma trabaja unos 30.000 activos, y quien más quien menos siempre tiene alguna consulta. La idea es que cuando llame alguien a la oficina, detrás tenga una persona con la que empatice y rápidamente le solucione el problema. Los clientes suelen operar por su cuenta, tienen su metodología y nosotros somos su herramienta y su servicio.
¿Qué hacéis si veis que a un cliente no le va bien?
Se intenta ser proactivo, pero si un cliente pierde porque, por ejemplo, está largo en crudo y no deja de bajar, es difícil hacérselo ver. Le podemos alertar, y sí que estamos muy encima en el tema de los apalancamientos para avisarle antes de que le salten las posiciones y que lo sepa, pero más que esto tampoco podemos hacer. Nosotros nunca hemos tenido mucho apalancamiento, en este sentido siempre hemos sido muy conservadores.
En este sentido, ¿cómo ves la regulación que aprobó este verano la ESMA para limitar el apalancamiento?
Es positivo para el cliente, aunque lo vea de manera negativa. El apalancamiento no deja de ser un arma de doble filo muy peligrosa, no dejas de estar invirtiendo por encima de las posibilidades que te da el dinero que tienes en el bróker. Puede ser bueno en momentos puntuales, pero para clientes que empiezan en este mundo debería estar muy limitado, porque son carne de cañón para que se fundan la cuenta. Si una posición es buena, sin apalancamiento la aguantas y te acaba saliendo, pero con apalancamiento, lo más probable es que te echen del mercado. En este sector, siempre nos movemos entre la codicia y el miedo, pero la codicia hay que pararla y el riesgo controlarlo. Tienes que ser lo suficientemente estricto como para controlar tu capital y saber, si estás apalancado puntualmente, qué supone esto y dónde te tienes que ir.
¿Cómo usas el análisis técnico?
Lo usamos para apoyar también el fundamental. Por ejemplo, al final, tarde o temprano, tendrá que haber una normalización de tipos en Europa, y en cuanto llegue, los bancos deberían comportarse mejor. Sabiendo que esa es mi postura y que voy a invertir en un banco, recurrimos al análisis técnico para ver cuál tiene mejor aspecto técnico.
¿Qué indicadores te gustan en particular? 
Lo sencillo, por ejemplo un RSI para ver sobreventas o sobrecompras, o los retrocesos de Fibonacci, para buscar resistencias o soportes. En Fibonacci sí que creo, porque todo el mundo cree en ellos; en realidad, por esto funciona el análisis técnico, si todo el mundo piensa un nivel, al final va a funcionar porque van a poner una orden en ese nivel. Crees en ello, pero esto no es infalible, como tampoco lo es el fundamental, tienes que compaginar ambas cosas.
¿Qué se necesita para llegar a ser un buen 'day trader'?
Si quieres llegar a ser un buen 'day trader' necesitas desarrollar dos virtudes que a veces son muy difíciles de encontrar. Primero, la paciencia, ya que es muy importante esperar a que se vaya el ruido para poder operar; segundo, y esto es muy importante, el trader no tiene que ser avaricioso y si ha tenido una buena mañana no operar necesariamente por la tarde porque puede perder todo el dinero ganado. Se trata de tener una idea clara y ejecutarla.
¿Qué errores abundan más en el intradía?
El error típico es intentar ver cuánto vas a ganar y buscar el objetivo de la posición, pero nadie se suele plantear dónde se cerraría si la operación no sale bien. Lo que ocurre al final es que, si la posición te pilla en contra, te hunde los beneficios de una semana o más. Se trata de gestionar bien el capital, y el fallo consiste en colocar posiciones más agresivas de lo que mi cartera me permite. Tampoco el 'stop loss' tiene que ser al céntimo, pero hay que ser consecuente con lo que está pasando y ser rígido con la metodología. Normalmente, lo más importante de un curso de bolsa es la gestión del capital, que te enseñen a gestionar el capital y a parar las pérdidas.
¿Mover el 'stop loss' es una mala idea?
Lo puedes mover unos puntos más, pero si cuando te has sentado a ver una posición ya es mala, diez puntos más abajo también sigue siendo igual de mala. Si te has equivocado, debes cortar, y es entonces cuando se te abren los ojos. Cuando no cortas, y estás en una posición errónea, no eres capaz de reaccionar cerrándola, pero cuando la cierras, ya lo ves todo claro.
¿El mercado te da oportunidades todos los días? 
Estar todo el día en la pantalla lo único que hace es hacerte sobreoperar, y es otro error del trading, el tratar de tener siempre una posición, porque parece que estás perdiendo una oportunidad. Lo suyo es tener la suficiente paciencia para decidir. Cuanto más tiempo estés en la pantalla, más tentación vas a tener de operar, y muchas de estas operaciones van a ser erróneas.
¿Se puede vivir del trading? 
Sí, porque soy consciente de que hay gente que lo hace, pero muy pocos lo logran. Antes tienes que haber perdido dinero y haber tenido malas experiencias, haber aprendido que la gestión del capital es importantísima. Tienes que ser muy paciente y saber que quizás no todos los días surge la oportunidad.
¿Qué te parece la avalancha de cursos y los mensajes que prometen beneficios suculentos?
No entiendo por qué estos mensajes siguen apareciendo. Ahora con Mifid II, a este sector le han metido un 20 por ciento más de gastos por temas administrativos y de 'compliance', y a los clientes a veces ni les dejas operar porque no han pasado el test de conveniencia, cuando resulta que siguen estando estos mensajes de que puedes ganar 5.000 euros en un hora. Esto se tiene que perseguir, porque ganar dinero no es fácil, menos en el trading, en un minuto y que alguien encima te lo enseñe.
Vamos, que no hay fórmulas mágicas...
Si eres capaz de ganar un 10 por ciento al mercado cada año es algo que ya está muy bien. Ganar esto recurrentemente, para empezar, es muy difícil, y de forma acumulada estarías duplicando tu capital cada diez años. 
¿Qué has aprendido en los cursos que has hecho?
Siempre sales muy motivado, pero al final, acabas cometiendo los errores que he venido comentando, por ejemplo, que cuesta mucho cerrar la operación con pérdidas o terminas apalancándote en exceso. Si esto lo mezclas, a los dos meses tienes el fracaso y dejas de utilizar el sistema que te han enseñado.
¿Eres partidario de la cuenta demo?
Solo para trabajar la herramienta. A partir de ahí, aplicar la gestión de capital, ir poco a poco y pensar que es muy difícil. Hay que empezar despacio, si tienes una cuenta de 6.000 euros, no te apalanques en 60.000, hazlo por menos, o ni siquiera te apalanques, gestiona siempre muy bien el capital y salte de la posición cuando veas que estás equivocado. Esto es lo más difícil, controlar las emociones.
¿Qué consejo darías a los inversores?
En primer lugar, hay que desmitificar el trading. No se puede enfocar esto como algo que te permita ganar 5.000 euros en una hora sino como un trabajo en el que tienes que ser estricto y respetar el sistema que tengas, sea el que sea. Lo importante es la gestión del capital.


finanzas