https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La desaceleración de China se presenta como el gran problema bursátil de 2019

El año ha comenzado mal tras los nuevos débiles datos macro del gigante asiático

Es China y va a ser China. La desaceleración económica del gigante asiático ha sido el gran asunto de la primera sesión bursátil de este 2019 y gana posiciones para situarse en el 'top one' de la lista de los problemas para este año. Aunque esto acaba de empezar, es más que probable que la ralentización de China -que ya preocupaba, y mucho, en los últimos meses de 2018- se convierta en el gran lastre de las bolsas durante los próximos doce meses.

En la memoria de todos está el crash que sufrieron las bolsas chinas en 2015 y cómo esta circunstancia hundió al mundo. El mercado tiene claro que si la economía china se resfría, el resto del mundo coge una pulmonía, una expresión que se emplea habitualmente a la hora de comparar el comportamiento de Wall Street y el de las bolsas europeas y que con China cobra aún más sentido y fuerza.

La actividad del sector manufacturero de China experimentó en diciembre su primera caída en 19 meses, según mostró este miércoles el Índice de Gerentes de Compras (PMI) elaborado por Caixin/Markit. Éste despidió 2018 en los 49,7 puntos frente a los 50,2 del mes de noviembre. Es su primera lectura por debajo de 50 desde mayo de 2017, nivel que separa el crecimiento de la contracción, y es el primer dato negativo proveniente del gigante asiático del año 2019, lo que no augura nada bueno.


capitalbolsa