https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Microdepartamentos y edificios sin portería: todos los cambios del Código Urbanístico porteño

Diputados del oficialismo defendieron la sanción de los nuevos Códigos Urbanístico y de Edificación, que fijan los criterios para los próximos 40 años
La Legislatura porteña convirtió en ley los nuevos CódigoUrbanístico y de Edificación de la Ciudad que establecen los rangospara futuras construccionesque no podrán superar los 38 metrosde alturacontemplan microdepartamentos de 18 metroscuadrados y plantean criterios de sustentabilidad como los “techosblancos” para combatir el calor.
Ambas iniciativas obtuvieron 34 votos a favor del bloque VamosJuntos y 23 en contra del arco opositor en la sesión ordinaria de laLegislaturadonde vecinos de la Ciudad concurrieron a manifestarsu rechazo por considerar que "restará espacios verdes y públicos yfomentará desarrollos inmobiliarios en detrimento de loshabitantes porteños".
Las normativasque fueron elaboradas por el Gobierno de laCiudad y remitidas al Parlamento en abril pasadoapuntan amodernizar el Código de Planeamiento Urbano que data de 1977 yestablece dóndecuánto y con qué criterios se debe construir en eldistrito.
En tantoel Código de Edificación databa de 1943 y fijaba cómo ycon qué materiales debían hacerse las nuevas obras.

En el caso del Código Urbanísticose redujeron de 27 a seis lacantidad de alturas permitidas para las futuras edificaciones encada barriocon el propósito de "homogeneizar” los niveles de lasconstrucciones a partir de un rango que va de los 9 y 10,5 metros,principalmente en pasajes y calleshasta los 38 metros en zonas degrandes corredorescomo las avenidas Del Libertador y 9 de Julio.
El oficialismo asegura que esta medida va a fomentar el desarrollode algunas áreas porteñas y va a evitar que en una misma cuadrahaya casas de sólo uno o dos niveles junto a altas torres.
Así, se eliminan las 27 zonas que regían hasta el momento y que sebasaban en el Factor de Ocupación Total (FOTy el Factor deOcupación Suelo (FOS).
No habrá obligación de tener baños con bidet y con bañerani seráobligatorio incorporar vivienda para el encargado.
También quedó instituida una “mixtura de usos” de los suelos enlos barriosque habilita una combinación en una misma zona dedistintas actividades -como áreas comercialesviviendas y serviciossocialeslo que marca una diferencia con la antigua normaquecontenía sectores específicos para cada funcióncomoresidenciales o industriales.

El
 Código de Edificación, en tanto, fija nuevos materiales ysistemas de construcción que son considerados más eficientes para las obras, y deja establecidas las subdivisiones en losambientes de los departamentos para mejorar los espacios”.Asimismoel nuevo código aplica criterios de sustentabilidad paralas futuras construccionescomo la exigencia de que cuenten conterrazas verdes” o “techos blancos” que absorban el calor enépocas de alta temperatura y la prevención de inundaciones através de la recolección y uso del agua de lluvia.
En ese puntoabrió la chance de los denominados"microambientesde 18 metros cuadradosque generó fuertescríticas de parte de asociaciones de personas con discapacidad omovilidad reducida por los inconvenientes que les causaría para sudesplazamiento.
Por ellose dispuso que no podrán existir edificios enteros con esetipo de "microdepartamentos", sino que "sólo la mitad de lasunidades estarán autorizadas a contar con esa métrica".

Respaldos y cuestionamientos en la Legislatura
Por otra partehabrá nuevos modelos de arquitectura inclusivayaque los nuevos bares y restaurantes podrán tener baños unisex oincorporar dispositivos para el cambio de pañales de los bebés enbaños masculinos.

Diputados del oficialismo porteño defendieron la sanción de losnuevos Códigos Urbanístico y de Edificaciónque fijan los criteriosde gestión urbana para los próximos 40 añosen tanto que laoposición manifestó sus críticas al considerar que las flamantesnormativas contribuirán a “negocios inmobiliarios”.
La diputada de Vamos Juntos y presidenta de la Comisión dePlaneamiento UrbanoVictoria Roldán Méndezsostuvo que “laelaboración de nuevas estrategias nos invitan a la acción en cortoplazoy este Código Urbanístico plantea herramientas para seguiractualizándose de cara a la Ciudad que se viene”.
Por su parteel legislador de Unidad Ciudadana Javier Andradeaseguró que las normas aprobadas “maximizan la posibilidad dehacer negocios inmobiliarios” en tanto que “no resuelven lacuestión habitacional ni el acceso a la vivienda.
Desde el socialismoRoy Cortina indicó que "tras el discursomaniqueo del freno a las torresel texto promueve un importanteincremento de la capacidad constructivasin ninguna evaluacióndel impacto negativo que puede tener en servicios públicos queestán saturadosen la disponibilidad de espacios verdes y en lasidentidades barriales”.
El diputado porteño Juan Francisco Nosigliade Evoluciónjustificó el voto negativo al señalar que "debería representar consensosprofundos en lugar de una mayoría circunstancial y forzada", mientras que el legislador del Polo Obrero Gabriel Solanomanifestó que beneficiará “los negocios inmobiliarios a expensasde la Ciudad” y Sergio Abrevayadel GENdijo que “va a empeorarla calidad de vida de los vecinos”.

iprofesional