https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Planean extender el bono al sector público para aplacar reclamos y evitar reabrir paritarias

Mientras la discusión con los empresarios por la obligatoriedad del bono de fin de año de hasta $5000 a los trabajadores del sector privado está lejos de saldarse, en el Poder Ejecutivo nacional analizan otorgar una suma extra a los empleados públicos para evitar futuros reclamos pero sobre todo con el objetivo de frenar la reapertura de paritarias.
Con el anuncio de una compensación extraordinaria no remunerativa, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, consiguió desactivar el paro general que la CGT prometía llevar adelante este mes, sin embargo en la recortada cúpula sindical están a la espera de la publicación de la letra del decreto. En el gobierno de Mauricio Macri no sólo deberán buscar el modo de cumplir con las expectativas que generaron en algunos gremios, sino también contener el enojo de una parte del empresariado que asegura que no está en condiciones de pagar un bono.
En paralelo a las negociaciones que continúan entre el Gobierno nacional, la central obrera y los representantes del sector empresario, desde las secretarías de Modernización y de Trabajo evalúan la posibilidad de que los trabajadores estatales también reciban un plus extra, aunque aún no está definido cuál sería el monto ni la modalidad del pago y su alcance, según señalaron fuentes gubernamentales. De ese modo, quedarían equiparados al resto de los empleados, más aún cuando está pendiente continuar con la discusión salarial luego de que en junio pasado cerraron un incremento salarial del 15%.
El titular de la Unión del Personal Civil de la Nación ( UPCN), Andrés Rodríguez, admitió ayer en diálogo con La Red que habrá un bono para los empleados públicos y que es "probable que se suspenda la medida de fuerza" que habían adelantado desde la CGT. Desde ese gremio también señalaron que preferirían "reabrir paritarias" en lugar de recibir una compensación extraordinaria.
En sus últimas declaraciones, Sica sostuvo que el bono que se abonará en dos cuotas "será obligatorio para el sector privado, pero no así para el público". Según fuentes del Ejecutivo nacional, está en estudio si para quienes trabajan en el Estado habrá un tope salarial para cobrar un plus que podría situarse por debajo de los $5000 dividido en dos cuotas, en noviembre y enero.
"Hasta que el sistema público no cierre sus paritarias, sólo compete al sector privado. Estamos terminando de redactar el texto", apuntó el titular de la cartera de Producción y Trabajo para justificar la obligatoriedad del bono sólo en el sector privado.
Daniel Funes de Rioja, presidente de la cámara de alimenticias COPAL y uno de los vicepresidentes de la UIA, advirtió que "más del 60% de las empresas no podrán hacer frente al pago de un bono" y pidió buscar la forma de financiarlo.
Desde la CAME plantean "seguir dialogando con el gremio para analizar si se aumentan los planes de pago en más cuotas segmentando el tipo de empresa, que sea no remunerativo y como adelanto de futuras paritarias".




bae