https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los empresarios esperan que hasta noviembre del año próximo se acumule 33,1% de inflación

El promedio de las pequeñas y medianas empresas argentinas espera que entre noviembre de 2018 y noviembre de 2019 los precios suban 33,1%, según el relevamiento mensual del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX). De esta forma las expectativas de inflación de los empresarios para los próximos 12 meses bajaron 3,3 puntos porcentuales respecto de octubre de la mano de la estabilidad cambiaria y el enfriamiento a la economía.
De acuerdo al informe, "las expectativas continúan bastante divididas entre quienes vislumbran una desaceleración fuerte y quienes ven un panorama diferente: mientras el 29,8% piensa que de acá a 12 meses la inflación será menor al 30%, el 34,4% espera un alza de precios superior al 40%".
En el promedio, las expectativas cayeron más entre los empresarios industriales (33,9%, 4,8 puntos menos que en octubre) que entre los comerciantes (32,7% anual, 2,5 puntos menos que el mes anterior). Consecuentemente, la mediana de las expectativas de inflación cayó al 30% desde el 40% que se esperaba hasta el mes pasado entre los empresarios industriales y el 35% en el comercio.
Si bien la marca es elevada, es la más baja desde el 33% que se esperaba en el mes de agosto para los siguientes doce meses entre los 650 empresarios encuestados. "Es el segundo mes del año en que las expectativas de inflación se ajustan a la baja y eso es una señal alentadora", consideraron los directores del CERX, Victoria Giarrizzo y Dardo Ferrer.
Entre las consideraciones de los investigadores para explicar la baja en las expectativas de inflación se destaca la desaceleración de la inflación mayorista entre septiembre (16% mensual) y octubre (3%) de acuerdo a los datos del Indec. "Esto supone que el traslado a precios de la devaluación, dentro de la paz cambiaria y la retracción de la demanda, se atenuó, y produjo un ajuste a la baja de las expectativas en noviembre", explicaron Giarrizzo y Ferrer.
Sin embargo, los economistas advirtieron que "Esto marca un problema pendiente, la acumulación anual octubre 17-octubre18 de precios mayoristas fue de 76,6% y en el 2018 de 71,1%. Mientras que el IPC varió un 45,9% y 39,5% respectivamente. Es claro que hay un rezago en los precios minoristas, debido a la retracción de la demanda y que la formación de expectativas se realiza con información de muy corto plazo".
En otras palabras, la desaceleración de los precios se explica en buena medida por la inflación "reprimida" o contenida por el sacrificio de márgenes de las empresas, no porque los precios hayan terminado de acomodarse a los nuevos costos mayoristas. Por eso, el informe del CERX advirtió que: "En ese escenario, cualquier síntoma de inestabilidad, sobre todo cambiaria o de presión de costos, implicaría una reconsideración de las expectativas y una posible aceleración de la presión sobre los precios de la economía por esa vía".