https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Se ha acabado la fiesta en Wall Street?

Ciclos económicos claramente distintos entre Europa y EE.UU. conllevan necesariamente ciclos bursátiles desiguales. Hasta ahí podemos llegar a comprenderlo y asumirlo, pero hay dos preguntas que nos invaden a todos ahora mismo.
¿Hemos visto el techo en el mercado estadounidense? Y lo que le preocupa a muchos más inversores de lo que piensa: ¿Qué le puede pasar al IBEX 35 si Wall Street se cae?
Tradicionalmente el inversor español saca poco su dinero a pasear fuera de España, y cuando lo hace suele hacerlo a través de fondos de inversión. Sin embargo, eso no quita que estemos preocupados por el esperado techo en Wall Street, que bien podría haberse producido ya o bien estar muy cercano obedeciendo a las leyes teóricas de los ciclos económicos.
Desde el punto de vista fundamental hay poco que esperar. Con una economía cerca del pleno empleo, un PIB históricamente alto y unas políticas monetarias restrictivas por parte de la FED, podemos concluir que la economía estadounidense está en o muy cerca del pico del ciclo. Luego, teniendo en cuenta que los ciclos bursátiles van como 6 u 8 meses por delante, inclusive podríamos haber visto ya el techo de mercado.
Sin embargo, si algo bueno tiene el análisis técnico es fijar el momento óptimo de realizar una operación y por lo tanto en el tema que nos trae, de bautizar el fin del mercado alcista estadounidense. Para ello, tenemos que realizar un análisis conjunto de varios índices.
Siempre he mantenido a lo largo de los dos últimos años que la primera señal de debilidad vendrá por la pérdida de mínimos decrecientes en el Nasdaq 100. Y precisamente lo que tenemos actualmente es una configuración de cuña ascendente bajista que acaba de romper por la parte inferior y deja ya evidentemente mínimos decrecientes además de un fallo a la hora de marcar un nuevo máximo creciente en base diaria.
Naturalmente es demasiado pronto para matar de buenas a primeras el mercado alcista de nueve años de duración, pero sí que es una señal muy seria de alarma de que podemos estar asistiendo al entierro sin darnos cuenta. Habrá que esperar a ver, primero hasta dónde nos lleva esta corrección y posteriormente cuánto recuperamos de la caída en la reacción.
Hasta ahora solo la prudencia y la paciencia nos han mantenido al margen de buscar cortos con vocación de medio y largo plazo. Aún recuerdo hasta cuatro intentos de colocarme corto en los primeros años de mercado alcista. Así que ahora es momento de esperar y leer el mercado. Y precisamente el Nasdaq 100 nos lo pone bastante fácil con la media de largo plazo en los 7.100 y los psicológicos 7.000 puntos.
Por otra parte, el S&P 500 también ha fracasado a la hora de marcar nuevos máximos históricos. Esto por sí solo no debe preocuparnos, pero perder ahora la media de medio plazo y marcar el primer mínimo decreciente en muchos meses es también para encender la alarma grande. No obstante, habrá que esperar a ver caer los 2.800 puntos y su media de largo plazo, hoy por hoy en los 2.770 puntos para enfundarse el traje negro de los entierros. 
¿Y qué hay del IBEX 35?
Pues de momento salvando el match-ball de nuevos mínimos anuales y comiéndose las ganancias desde que arrancó en el verano del 2016 desde las cercanías de los 7.500 puntos. Tenemos el 61,8 por ciento del retroceso por Fibonacci en los 8.950 puntos como importante referencia y luego los 8.500 puntos por donde pasa la tendencia alcista muy larga duración antes de pensar en la devolución total de las ganancias. ¿Pero qué piensa usted que puede pasar con nuestro queridísimo IBEX 35 con Wall Street certificando la defunción del mercado alcista? Le leo en los comentarios.

finanzas