https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

OIE emite alerta de Influenza Aviaria na China e Bulgária

La OIE (Organización Mundial de Salud Animal) emitió dos alertas el lunes (1/10) de focos de Influenza Aviar altamente Patógena en China y Bulgaria. En China, el virus de la gripe aviaria H5N6 alcanzó un plantel de más de 37 mil aves, mientras que en Bulgaria el serotipo del virus de la influenza aviar encontrado fue el H5N8 y afectó a más de 44 mil aves.
En China, el caso se inició el 7/9, en la provincia de Guizhou, ubicada al sur del país. La confirmación se dio en 29/9 por pruebas de aislamiento viral y PCR (Polymerase Chain Reaction) y el informe a la OIE fue realizado el día 30/9. La última ocurrencia de Influenza Aviar Altamente Patógena en el país se había dado el 23/10/17.
En Bulgaria, el foco fue encontrado en una región del distrito de Plovdiv el día 19/9, con confirmación para Influenza Aviar el mismo día. El caso fue informado a la OIE el día 30/9 y la última ocurrencia de la enfermedad en aquel país fue el 17 de agosto pasado.
En ambas localidades se adoptaron las medidas de emergencia y erradicación señaladas en la Directiva del Consejo de la OIE sobre medidas comunitarias para controlar la influenza aviar y medidas de ámbito regional.
Las medidas incluyen restricción de tránsito de aves en el interior del país, vigilancia dentro del área de contención, o de protección, sacrificio sanitario, rastreabilidad, desinfección, vacunación prohibida y ningún tratamiento de los animales afectados.
La Influenza Aviaria se encuentra como uno de los grandes desafíos de la avicultura mundial, junto con inestabilidades financieras por causas político-económicas, oscilaciones en los costos y disponibilidad de los insumos y restricciones para el comercio.
La enfermedad afecta fuertemente, a menudo de manera irreversible, la productividad y rentabilidad de las empresas. Erradicar la influenza aviar demanda un método de control muy eficiente, pero bastante costoso.
Las medidas de bioseguridad rigurosas y permanentes (en términos conceptuales, estructurales y operativos) son parte crucial de la estrategia de prevención de la enfermedad, para minimizar el riesgo de introducción de la infección en las operaciones avícolas comerciales. Además, las campañas de vigilancia epidemiológica (activa y pasiva) constituyen un sistema de alerta permanente que permite la detección precoz y la contención rápida, para evitar la posible propagación de esta enfermedad altamente contagiosa para grandes poblaciones de aves susceptibles.