https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los mercados están en la fase de control de daños

“La narrativa comienza a cambiar”, comentaba esta tarde el gestor de US Bank Wealth Management, Eric Wiegand, para referirse a la evolución de las bolsas. Estamos totalmente de acuerdo y explicaremos por qué:
Los mercados se mueven por sentimientos. Los datos son accesorios. Los inversores reaccionarán de forma positiva o negativa ante un mismo dato, según el sentimiento que reine en esos momentos. Para que un sentimiento se implante se necesita tiempo y distintos catalizadores. La evolución económica o empresarial son dos de los principales, pero puede haber otros. Los acontecimientos disruptivos, a no ser que tengan el potencial de socavar los fundamentales del mercado, suelen tener un efecto limitado en los inversores.
Bien, pues nuestra teoría es que el sentimiento está empezando a cambiar. Los inversores están percibiendo que lo mejor, desde un punto de vista económico y financiero, ya ha quedado atrás. Por tanto, adecúan sus carteras a una nueva realidad que promete ser menos ventajosa que los últimos años.
Los inversores perciben que lo mejor ha quedado atrás.
El resultado de todo esto es que ahora los rebotes son aprovechados por muchos gestores para seguir reduciendo posiciones. Cuando las caídas son bruscas, los elevados niveles de sobre venta atraen a inversores más especulativos, los índices suben por esas compras de oportunidad, pero vuelven a comprar en cuanto ese impulso corto placista se acaba. Ese es el escenario en el que tenemos que manejarnos ahora.
Miren lo que dice, Juan Carlos Ureta presidente de Renta 4 Banco, en un reciente artículo que extractaremos a continuación:

Como era de prever, los resultados empresariales han dado soporte a las cotizaciones, al batir las expectativas del consenso más de un 80% de las empresas que por el momento han publicado sus cifras del tercer trimestre, pero el efecto de esos buenos resultados se ha limitado a mantener los índices, no a revertir las fuertes caídas de la semana anterior.Tras el serio aviso que dieron las Bolsas en la segunda semana de octubre, que se saldó con caídas del 4% o superiores en los principales índices, el amago de rebote que protagonizaron las Bolsas el martes pasado ha quedado por el momento en un intento fallido, cerrando las Bolsas al final de la semana pasada en niveles muy parecidos a los del cierre del viernes anterior.
(…) Tal vez en esa tibia respuesta de los inversores tuvieron mucho que ver las noticias que vinieron del lado macroeconómico. La publicación de las actas de la última reunión de la Fed el miércoles a última hora enfrió mucho los ánimos al darse prácticamente como seguro que habrá una cuarta subida de tipos en diciembre, una subida que coincide con señales cada vez mayores de desaceleración económica global.
(…) En las Bolsas europeas, el enfrentamiento del gobierno italiano con Bruselas y la sentencia del Tribunal Supremo español sobre el pago de impuestos asociados a las hipotecas han llevado al Mib italiano a perder el 0,9% adicional en la semana, pese a que el martes había subido un 2,2% en la sesión, y a nuestro Ibex a perder el 0,1% tras las buenas expectativas creadas por la remontada del martes.
En definitiva, a corto plazo tal vez debamos esperar una fase lateral con cierta volatilidad, apoyada por los buenos resultados empresariales, que servirán para contrarrestar los temores de desaceleración, pero no para ir más allá.