https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Intrigas en la Mafia del Bien


Macri. Un instrumento agotado. O no. Es el turno de la señora Vidal. O no.

Intrigas en la Mafia del Bienescribe Oberdan Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital
La Mafia del Bien parece haberlo consumido a Mauricio Macri, El Ángel Exterminador.
Agotado, gastado, el pobre Ángel no tiene más servicios para ofrecerle.
Significa confirmar que la Mafia del Bien estudia, sin el menor recato, el recambio.
Antes de lo previsto, y a pesar de las continuas armonizaciones, se le acabó la cuerda energética.
Asoma entonces el perfil elevado de la señora gobernadora María Eugenia Vidal, La Chica de Flores de Girondo.
Es la dama cultivada que tuvo, en su formación, la tutela de dos padres políticos. Son Horacio Rodríguez Larreta, Geniol. Y el propio Ángel.
A los que superó por carisma, y “por prepotencia de trabajo”, como decía Roberto Arlt.
Pero La Chica de Flores tiene demasiados años de psicoanálisis encima, con Jacques Lacan incluido. Suficiente marco teórico para anular, sin mayor conflicto, el obstáculo edípico de la paternidad.
Aquí surgen dos problemas, tal vez tres. El principal, la dificultad de suplantarla en la provincia de Buenos Aires, donde al único que le dan algunos números, aún nada impresionantes, es a Cristian Ritondo, El Potro.
Sería resolver el dilema nacional con el agravamiento de la potencia provincial.
El segundo problema, para la MDB, consiste en comprobar si Vidal, verdaderamente, les va a servir. Como sirvió, en efecto, el Ángel que hoy declina.
Ocurre que Vidal representa otra categoría de personalidad. Social, económicamente, es diferente. Da bien como muchacha de barrio de movilidad ascendente, pero alejada de los oropeles clasistas de la fortuna.
Intrigas en la Mafia del BienA los 45 años, a La Chica de Flores no se la ve muy predispuesta a convertirse en el instrumento de los profesionales ocasionales de la MDB, que aspiran a ser permanentes.
Seres venerables que se entregan en la heroica cruzada contra el Mal. O sea, contra el populismo.
Para decirlo con una franqueza inconveniente, el objetivo de máxima consiste en evitar el retorno de La Doctora, pero mantenerla siempre como candidata.
La Doctora se mantiene en la carrera, pese a estar completamente fuera de su eje. Preocupada, con exclusividad, en defenderse de los arrebatos judiciales que le marcaron la agenda. Hasta copársela.
La tercera dificultad de Vidal debiera presentarse como atributo. Es la sorprendente facilidad para entenderse con los peronistas de la provincia inviable. Varios de ellos también la prefieren.

Política, Periodismo y Justicia

La Mafia del Bien representa el entendimiento cuidadosamente tácito entre el Periodismo y la Justicia, a través del instrumento de la Política.
Tres valores que interactúan y resultan intercambiables.
Los tres roles, en definitiva, pueden emerger como instrumentos.
El gran periodismo lo inspira la vanguardia anquilosada de La Nación y de Clarín, que arrastran la concentración de fuerzas mediáticas que siguen el dictado de la agenda que les marcan, y se muestran dependientes.
La política hoy está representada ,en la MDB, por el Colectivo Cambiemos, que irrumpió en el momento justo para generar una movida incontenible desde la debilidad inicial. Para permanecer indefinidamente en el poder, a los efectos de transformarlo.
Intrigas en la Mafia del BienLa asociación del PRO, prolongación de Compromiso para el Cambio, el partido vecinal de Macri, con la extensión moralista de la Coalición Cívica, representación institucional de la incontrolable señora Elisa Carrió, y completada con el combo centenario, pero descolorido, de la Unión Cívica Radical.
El entendimiento del Periodismo con la Política contiene a la Justicia como instrumento de aniquilación del Mal. Para combatirlo con el Código Penal, con el objetivo de encerrar a los peores enemigos, y acabar de raíz con el populismo, concepto que degrada lo popular. Para castigar a la patología del kirchnerismo y a cualquier otra forma de peronismo disperso. Así deba utilizarse, para la destrucción, las contradicciones del Peronismo Perdonable, que podría representar la última opción si es que se les agota, también, la señora Vidal, y que La Chica de Flores siga el destino de Macri.

Es pecado mentir

La Mafia del Bien alcanza el cenit, en simultáneo con el riesgo del ocaso. Es a través de la epopeya de los cuadernos fotocopiados del remisero de la fortuna.
Un sembrado informativo, reescrito por especialistas, que pasó inmediatamente al segundo plano a partir de los testimonios precipitados de los empresarios culposos que se corrompieron con angustioso dolor. Para adoptar la ideología del foxtrot que bailaban los abuelos.
“Es pecado mentir”.
Intrigas en la Mafia del BienLos empresarios tristemente pegoteados por el membrillo de la corrupción llegaron a convertirse, muy pronto, en Los Niños Cantores de Viena.
Una manga de infelices que versificaron, con ritmo de foxtrot o de rap, las trapisondas atroces que resultaron letales para sepultar el honor derruido del kirchnerismo.
Pero el sistema de purificación no se limitó solamente a los males asumidos de la patología citada. Por su propia dinámica, el fenómeno no pudo acotarse al ciclo de la Doctora, que arrancara en 2007.
De pronto los purificadores de la MDB perdieron el control tendencioso del calendario. Y por la dinámica del rap, Los Niños Cantores de Viena entonaron composiciones musicales que remitían a 2003. Para incomodar al macrismo, que debía ser el instrumento salvador de la transparencia.
En adelante el Colectivo Cambiemos aparece en la estampita salpicado por los horribles manchones del pecado de mentir. La señora Carrió los resalta.
Es donde el cenit se identifica con el ocaso.

Periodismo tóxico

Por los negocios vinculados a las empresas de Los Macri y sus amigos. O por el seguidismo activo que Clarín, convertido en otro instrumento, le hacía a Néstor Kirchner, El Furia, padre de todos los pecados.
En efecto, desde 2003, en el periodismo tóxico de Clarín, El Furia era precisamente intocable.
Cuando Kirchner lo llevaba de la mano a Magnetto, como niño hacia el colegio, con el tentempié de la mega asociación Cablevisión-Multicanal. Antecedente de la megafusión Cablevisión-Telecom, que es la fuente desbordante de bonanza económica que permite dilapidar fortunas con la televisión mal gestionada, tanto la tele abierta como la del cable. Intrigas en la Mafia del BienO con el derroche irresponsable de la lívido del diario de papel que merodea literalmente el quebranto, pero que por el temor que infunde resulta prioritario en la cruzada contra el Mal.
Con el Clarín hegemónico se mantiene indemne el pilar de la Comunicación. Al extremo de atreverse a publicar: “En Wall Street tienen una decisión tomada: nadie va a hacer una inversión seria e importante mientras haya una chance de que vuelva CFK”.

Disidencias

Para demoler el Mal queda en pie el pilar fundamental de la Justicia. Que entra, también, en la crisis, efecto de las intrigas multiplicadas.
Cuando un juez futbolero, para colmo de Avellaneda, deschava de pronto el juego negro del apriete. La doble Nelson de la Política y de la Comunicación.
El juez Garzoglio decide incinerarse y resiste, como el romántico suicida, la presión de la Mafia del Bien. Los llamados directos desde 25 de Mayo 11, de un Señor 5 que, por órdenes superiores, se proponía el deber de apresar a uno de los Moyano, sea el padre, El Charol, o el hijo, Pablito. Dos baluartes de La Mafia del Mal, denunciados por el Ángel pero protegidos por la Iglesia, a la que degradan de una manera desastrosa.
Mientras tanto, en La Nación, pilar de la Comunicación católica, insisten con mantenerlo a Macri. Y distan -al cierre del despacho- de entusiasmarse con la señora Vidal. Prefieren acotarla entre las fronteras de la provincia inviable.
Aquí es la señora Esmeralda la única que marca la vigencia de Los Mitre. Ante el rubor espeso de Los Saguier, que desalojaron a Los Mitre del poder real, al doblarlo al extinto Luis Emilio.
Intrigas en la Mafia del BienJunto a la señora Kinucha, para debilitar a don Bartolomé, el heredero desalojado, en beneficio de los primos Saguier, que creen haberse convertido en los puntales de la Justicia. Situados a la vanguardia, por los cuadernos que ya no existen.
Hoy, desde los editoriales, La Nación demuele a cualquier desafiante de Macri. Así se trate de Sergio, Titular de la Franja de Massa. O de cualquiera de sus sospechados sponsors.
Para La Nación, pese a las intrigas, Macri no se encuentra para nada agotado. Y ni siquiera creen que tenga el boleto picado, ni que su gobierno ingrese a la sala de embarque.
Al contrario, suponen que el Ángel está en plenas condiciones de ganar en la primera vuelta. Si es que prosigue, con éxito, la partición del peronismo en pequeñas porciones múltiples.