https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Presión de fin de mes y una City cauta llevan al dólar por encima de los $42 en Banco Nación

El dólar cerró septiembre de nuevo al alza y al público superó los $42, impulsado por la demanda de fin de mes de bancos, empresas e importadores para cubrir sus posiciones y la escasa oferta de divisas, que es superada por la demanda. Una situación que se viene repitiendo en los últimos meses.
Así, el Banco Central volvió a intervenir, como en toda la semana, en los mercados de futuros para calmar las expectativas en los precios hasta fin de año, y subió la nueva tasa de interés de referencia de las Letras Líquidas (Leliq)) al 65% anual, unos cinco puntos porcentuales más que la previa.

Con este panorama se produjo el debut del sistema de banda de flotación, donde la entidad monetaria no venderá divisas en el mercado si el billete mayorista cotiza entre los $34 y $44. Este rango se irá actualizando 3% de forma mensual, y en caso de superar el valor máximo el BCRA ofertará un máximo de u$s150 millones diarios.

A ello se le suma la incertidumbre reinante en la City por las consecuencias que puede sufrir la economía doméstica tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en un marco donde el propio Gobierno prevé una notoria recesión, generada en parte por el virtual congelamiento de la base monetaria y las tasas de interés elevadas.
En este contexto, en el segmento mayorista, el precio de la divisa estadounidense llegó a negociarse por encima de los $41,50, lo cual implicaba una suba del 4,5% frente al cierre anterior, para luego comenzar a descender.

Finalmente, este billete cerró el viernes a $41,25, lo que implica un incremento de $1,55 en el día, lo que representa en un avance de 3,9 por ciento.

En toda la semana el valor del dólar subió 11% ($4,1), en septiembre avanzó 11,9% y en todo el 2018 ya trepa 121 por ciento.
Según operadores de la City, cuando el valor se acercó a los $42 en la plaza mayorista, la autoridad monetaria salió a operar en futuros, hecho que permitió descomprimir al mercado.

Si bien el volumen total operado este viernes en el mercadoascendió 17% respecto al día previo por la presión de la demanda por cobertura de fin de mes, igual fue considerado escaso para un último día hábil debido a que se contabilizaron u$s429 millones. De hecho, a fin de agosto se registraron negocios en un solo día por hasta u$s749 millones, es decir, 74% más que en este final de septiembre. 

Este incremento se trasladó al rubro minorista, ya que el promedio que surge de las pizarras de las principales entidades bancarias que operan en el microcentro fue de $41,89, $1,36 más que el jueves cuando cerró a $40,53 en promedio.
En tal sentido, el Banco Nación, ofreció una cotización al público con un incremento de $1,5 para ubicarlo a $40,30 para la compra y $42,10 para la venta.

Los precios más elevados encontrados en las distintas entidades fueron $42,10 en el ICBC, seguido por los $42,05 del Itaú y Francés, y los $42 de Patagonia y Macro.
Por su parte, en el mercado marginal, el precio del blue fue de $39,75, un incremento de $1,25, por lo que se ubicó más de dos peses (-5%) por debajo del promedio oficial minorista.
En los mercados de futuros del dólar del Rofex a fin de diciembre los negocios se estipularon para esa fecha a $44,65, un incremento de 4,4% respecto al valor anterior.

"El nivel de volumen negociado en dólares a futuro (NDF) este mes, tanto en los sistemas Rofex como en el OCT-MAE entre bancos y Banco Central, debe ser uno de los más altos registrados en el año,
como la intervención del BCRA vendiendo y comprando a fin de mes", resumió Fernando Izzo de ABC Cambios.

De hecho, en el mercado de futuros en el OCT se operaron u$s430 millones y en el Rofex otros u$s1.883 millones, de los cuales un 78% se pactó en roll-over de septiembre a octubre con tasas por encima del 50% y precios que ajustaron al final a $40,89 para el mes que concluyó y $43,05 a fin de octubre.

Banda, tasas y dudas

Cabe recordar que ya se despidió el esquema de intervención ideado por el expresidente del BCRA, Luis Caputo, en el que ha vendido en los últimos dos meses u$s4.300 millones al mercadopara calmar el apetito dolarizador. 

Según anunció su reemplazante Guido Sandleris, este viernes el dólar comenzó a moverse entre una banda de flotación sin intervención de la entidad, que irá entre un piso de $34 y un techo de $44.
El objetivo es tratar de estabilizar el dólar en la zona de los $39, valor que el Gobierno considera el de equilibrio. En consecuencia, el BCRA dejará que el tipo de cambio fluctúe 15% al alza ($44) o a la baja ($34).

Al respecto, el operador Gustavo Quintana de PR Cambios dijo a iProfesional: “Este sistema de banda de flotación ya se usó en Argentina en otra época y funcionó un buen tiempo”. Estas bandas establecidas se actualizarán 3% de forma mensual hasta fin de año para acompañar al resto de los precios de la economía y, de allí en más, podría redefinirse la estrategia del Banco Central.
Y acotó: “El precio se irá acomodando hasta que pase la incertidumbre y las incógnitas no sólo del mercado de cambios, sino también del anuncio que se mantendrá sin cambios la base monetaria”.
Además, este viernes el Banco Central decidió elevar la tasa de referencia de las Leliq al 65% a 7 días de plazo, con la intención de tentar la demanda de pesos.
Las Leliq son un instrumento de deuda del BCRA que tiene corredores de pases entre uno y 7 días, y sólo pueden estar en manos de los bancos, que a cambio de la tasa de interés entregan sus pesos excedentes a la entidad monetaria.
"La meta monetaria será instrumentada mediante operaciones diarias de Letras de Liquidez (LELIQ) con las entidades financieras. La tasa de política monetaria pasa a ser definida como la tasa promedio resultante de estas operaciones, computándose con frecuencia diaria", y será determinada por la oferta y demanda de liquidez, indicó el BCRA en un comunicado emitido este viernes.

Y completó: "El BCRA se compromete a no permitir que la tasa de política diaria se ubique por debajo del 60% anual hasta diciembre de 2018, respetando lo asumido bajo el esquema monetario previo". 

Los operadores consultados por Reuters afirmaron que el mercadose encuentra expectante por los recientes cambios en la política monetaria del Banco Central y un renovado acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional.

"Las dudas siguen sobrevolando el plan económico del Gobierno pese al acuerdo con el FMI, los nuevos anuncios del BCRA y el discurso que dio el Presidente (…) donde aclaró que los nuevos datos de pobreza 'reflejan las turbulencias y las dificultades que estamos atravesando'", indicó un reporte de la consultora Portfolio Personal.

Más allá de lo coyuntural, también es cierto que Argentina a nivel cultural siempre pensó en dólares como moneda de resguardo del poder adquisitivo de los ingresos. Razones no faltan: en los últimos 40 años, en un contexto de una inflación acumulada exorbitante, la peso argentino ha perdido 13 ceros.

“La situación en Argentina es particular, la mente está dolarizada. Por lo que tiene razonabilidad que ahora el Banco Central pretenda ponerle un límite al precio del dólar, para no dejar pasar determinado valor”, explica Guillermo Francos, ex presidente del Banco Provincia y CEO de Wilobank, el banco digital de Eurnekian.

Esto es demostrado a diario en que, más allá que el dólar suba o baje, las compras elevadas de divisas se mantienen. Mientras tanto, por precaución, los que reciben billetes verdes no los quieren vender, algo que se evidencia en la evidente ausencia de oferta.


iprofesional