https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Nuestro cómic: Tambores de guerra comercial por los aranceles de Trump

 El sentimiento del mercado esta semana ha estado completamente dominado por las intenciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer nuevos aranceles a las importaciones de acero y aluminio, lo que ha encendido todas las alarmas ante el inminente inicio de una posible guerra comercial.
Según ha comunicado el controvertido presidente en su cuenta de Twitter, hoy a las 20.30 GMT, Trump firmará una orden que aplicará un arancel del 25% a las importaciones de acero y del 10% a las de aluminio.
Esperando mi reunión de las 3:30 PM de hoy en la Casa Blanca. Tenemos que proteger y construir nuestra industria del acero y del aluminio sin dejar de mostrar gran flexibilidad y cooperación con aquellos que son amigos y que nos tratan justamente en el comercio y en lo militar.
Con este movimiento, el Gobierno estadounidense pretende contrarrestar la entrada de acero y aluminio barato de países como China, al considerar que están castigando su industria local.
Estamos perdiendo en casi todos los tratados comerciales. Amigos y enemigos se han aprovechado de los EEUU durante años. Nuestras industrias del acero y del aluminio están muertas. QUE LOS ESTADOS UNIDOS VUELVAN A SER GRANDES
Con la firma del decreto Trump podrá fin a una semana muy agitada en la Casa Blanca, escenario de disputa entre diferentes consejeros sobre la política comercial estadounidense. Finalmente, parece que se ha impuesto la opinión del proteccionista Peter Navarro, frente a la visión otros asesores, como el director del Consejo Nacional de Economía, Gary Cohn, que el pasado martes renunció a su cargo, al ver como los partidarios de los aranceles se alzaban con el favor del presidente.
El temor a una escalada de las medidas proteccionistas que desencadene la primera guerra comercial desde los años 30 ha sido manifestado incluso por la Organización Mundial del Comercio (OMC), que ha advertido directamente a Trump de que sus propuestas podrían tener un efecto dominó que avoque a la economía global a una nueva recesión.
El ministro de Exteriores de China, Wang Yi, ha afirmado que su país replicará también con medidas proteccionistas en el caso de que Estados Unidos optase por una guerra comercial, de la que advirtió que únicamente dañaría a ambas partes.
Trump utilizó de nuevo ayer su cuenta personal de Twitter para referirse a la actividad comercial de su país con China en un comentario en el que abogada por medidas que ayuden a equilibrar el superávit comercial estadounidense respecto al gigante asiático.
Se le ha pedido a China desarrollar un plan para el año de una reducción de mil millones de dólares en su enorme déficit comercial con los EEUU. Nuestra relación con China ha sido muy buena y esperamos ver las ideas que presentarán. ¡Debemos actuar pronto!
Mientras tanto, la Unión Europea ha amenazado con empezar a gravar productos estadounidenses como el zumo de naranja o la mantequilla de cacahuete, como represalias contra las medidas de Trump.
El bourbon de Kentucky, las motocicletas Harley-Davidson (NYSE:HOG) o los pantalones vaqueros han sido otros de los productos señalados como posibles objetivos de las tarifas europeas en frontera, como respuesta a la propuesta de Trump de gravar la entrada de automóviles europeos en Estados Unidos.
Si la UE quiere aumentar sus ya enormes aranceles a las compañías de los EEUU que hacen negocios allá, simplemente impondremos un impuesto a sus autos que inundan el pais. Ellos imposibilitan la venta de nuestros autos allá. Gran desequilibrio comercial.