El renacer de otro sueño en los mercados

Moderadas alzas al cierre de la primera sesión de la semana, en una sesión en la que los datos de empleo de EE.UU. del pasado viernes ha sido el principal factor impulsor de las bolsas tanto en Asia como en Europa.
Los mercados asiáticos subían por encima del punto porcentual, en lo que era el tercer avance consecutivo de esos mercados, con los inversores a la expectativa de una semana en la que se publicarán un gran número de datos macroeconómicos de importancia.
Las bolsas europeas abrían con sólidos ascensos de algo más del medio punto porcentual, con el sector energético y financiero liderando las alzas. En el caso español veíamos una apertura claramente el alcista en títulos como el Santander, Caixabank, Iberdrola o Inditex. Las pérdidas eran escasas entre los títulos de mayor capitalización.
Ante la falta de datos macroeconómicos de importancia, y con los índices de Wall Street subiendo en preapertura, esas alzas en las bolsas europeas se mantenían en la primera parte de la sesión. El Eurostoxx 50 subía un 0,48% a media jornada. El Ibex 35 un +0,47%
La goldilocks economy las nuevas palabras de moda.
Los índices de valores en EE.UU. abrían con ligeras alzas, pero tras la primera hora de negociación esas subidas se fueron diluyendo hasta entrar en terreno negativo. Este giro bajista afectó a las bolsas del viejo continente que redujeron sensiblemente los ascensos hasta cotizar prácticamente planas hasta el cierre de mercado.
En el lado macro destacar únicamente el índice de tendencias del empleo de la Conference Board, que en febrero subía a 107,70 frente 106,50 anterior.
Para finalizar el cierre de mercado de esta tranquila sesión, resumiremos un interesante artículo realizado por Juan Carlos Ureta Domingo, presidente ejecutivo de Renta 4 Banco, en el que expone la situación actual de la economía y los mercados.
Si la semana pasada hablábamos de un sueño frustrado, el de la "reflación" americana, al haber mostrado Trump la cara menos amable de su política económica imponiendo aranceles al acero y al aluminio, esta semana tenemos que hablar del renacer de otro sueño, que ha fascinado a los inversores estos últimos años. El sueño de una economía que es capaz de crecer de forma sostenida, y además en la medida justa y precisa como para no generar tensiones inflacionistas y permitir un entorno de tipos de interés, y en general un entorno de liquidez, favorable para la inversión en activos de riesgo.
Los inversores superan una vez más el muro de la inquietud.
Ese escenario económico, al que los comentaristas americanos llaman "goldilocks economy", una economía ni demasiado fría como para temer la recesión ni demasiado caliente como para temer la inflación (not too hot, not too cold) revivió el pasado viernes en Wall Street al publicarse el informe de empleo americano de febrero. La reacción de las Bolsas fue inmediata.
Una vez más, por tanto, los inversores han superado el muro de inquietud ("wall of worry"), en esta ocasión la inquietud creada por los temores de inflación.
La duda que nos deja la eufórica reacción del viernes ante el dato de empleo es si de nuevo los inversores van a volver a la complacencia, olvidando el susto de febrero. Lo normal es que la herida abierta en febrero tarde en cerrarse y genere un ambiente algo más desconfiado, pero ciertamente es una tendencia humana y muy comprensible la de querer volver a los tiempos felices y al optimismo.

capitalbolsa