https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El radical Lapeña se va de Enarsa tras las críticas por la venta de Transener

El ex secretario de Energía Jorge Lapeña abandonará sus cargos en los directorios de Enarsa y Transener, luego de la polémica por las críticas del radicalismo (que habrían sido motorizadas por Lapeñá) a la venta de las acciones estatales en la transportadora eléctrica.

En la convocatoria a audiencia (el 20 de marzo), además de la renuncia de Lapeña figuran también las de otros directores titulares de Enarsa como Hugo Balboa (presidente del directorio), José María Zuliani, Ernesto Luis  Wagner, Lucas Amado y Andrea Confini (directora suplente). La información sobre la salida de Lapeña fue adelantada en Clarín por el periodista Marcelo Bonelli. Consultado por LPO, el ex secretario evitó comentarios y se remitió a la comunicación oficial de Enarsa sobre el llamado a audiencia para tratar la renuncia de varios directores y el cambio de razón social de la empresa, entre otros temas.
En tanto, se tratará la situación de los otros directores Tamara Pérez Balda y Fernando Salim (representantes de los accionistas clase B y C), que no presentaron sus renuncias. Ambos llegaron al directorio de la empresa durante el kirchnerismo, como representantes de acciones de las provincias.
Desde la empresa explicaron a LPO que la renuncia de los directores es parte del proceso de reestructuración para cumplir con el decreto 882/2017, que además de dispuso la venta de las centrales eléctricas que opera Enarsa y las acciones estatales en empresas como Transener.
En ese decreto, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, dispuso fusionar Enarsa con Emprendimientos Energéticos Binacionales Sociedad Anónima (EBISA) y bautizar a la nueva sociedad como "Integración Energética Argentina SA". En la asamblea del 20, se tratará el cambio de nombre y de razón social de la empresa, además de la autorización para que el Gobierno venda las acciones.
Lo que no está resuelto es la continuidad de los actuales directores (un tema que está manejando el Ministerio de Energía con hermetismo), sobre todo en el caso de Lapeña, al que en el Gobierno apuntan por las críticas del radicalismo a la venta de Transener. Su salida de ambas empresas (en Transener se convocó a una asamblea de accionistas para abril) sería un hecho.
Esas críticas de la UCR no sólo que no fueron oídas por Mauricio Macri, que ordenó avanzar con la venta de Transener, centrales eléctricas y de acciones estatales en empresas privadas. Además, Aranguren les salió al cruce de mala manera y les retrucó algunos errores "básicos" de sus críticas.