https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Control del acero: ¿se prepara Trump para una guerra real con China? Por Gonzalo CañeteVisión del mercado

¿Cuáles son las verdaderas intenciones de los aranceles sobre el acero?

Los pasos hacia una guerra comercial siguen avanzando. Por el momento, Canadá y México se han salvado, siempre y cuando accedan a renegociar el acuerdo transfronterizo de libre comercio de América del Norte (TLCAN), obviamente, en favor de Estados Unidos.
No obstante, no sorprendente que Canadá se haya librado de esas medidas proteccionistas. De hecho, este matiz podría invitar una reflexión bastante interesante: Trump deseaba establecer unos aranceles sobre la industria de acero. La intención podía ser proteger el empleo del sector siderúrgico estadounidense, sin embargo, de haber sido este su objetivo, no se entiende que el mayor vendedor de acero a EE.UU, Canadá, quede exento de esa subida arancelaria. Queda claro entonces que podría haber una segunda intención detrás de ello.

Las guerras y la industria del acero, un poco de historia

Durante la Segunda Guerra Mundial, países como Estados Unidos intervinieron el sector siderúrgico para destinar todos los recursos necesarios a la producción militar durante la campaña. Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, Europa estableció el acuerdo de la CECA. En ella se establecía un comercio multidependiente del acero y carbón entre Francia y Alemania.
Donde quiero llegar con todo esto es que quizá no mienta el Departamento de Comercio de Estados Unidos cuando alega razones de seguridad nacional para la aplicación de subidas arancelarias en el sector del acero.
Durante los últimos años chinas sí ha dado concesiones crediticias y ayudas públicas a sus sectores estratégicos. En 2016, pese a estar en situación de sobreproduccion y tras un shock en las bolsas chinas, continuó manteniendo el ritmo de producción de sus industrias y diferentes compañías vinculadas al sector de materias primas de metales a lo largo del mundo se vieron perjudicadas, incurriendo en pérdidas y recortes, contribuyendo al debilitamiento de sectores históricamente estratégicos en los intereses nacionales.

Un matiz: ¿Europa puede librarse de los aranceles si paga sus deudas militares?

Por si todavía sospecha que la actual situación no tiene nada que ver con la guerra, ni con el prepararse para ella, vea como Europa ha sido sutilmente descartada como objetivo de las medidas arancelarias, algo que hace semanas se especulaba. Ahora sabemos que Europa podría verse excluida de esos aranceles sí hace frente a sus deudas militares.
Personalmente, creo que esto es a lo que se refería Trump cuando hablo a los líderes de la Unión Europea en una de las últimas reuniones de la OTAN.

La guerra comercial ya empezó en 2017

Afirmo esto porque, paradójicamente, hemos visto en 2017 como la principal economía del mundo, Estados Unidos, subía tipos de interés y su moneda extrañamente seguía cayendo.
Teniendo en cuenta lo que estamos presenciando en 2018, quizá lo que vimos en 2017, como el flujo de capital cambiaba drasticamente, haciendo que el cambio USD/CNY se viese cada vez más alcista, encareciendo al yuan y abaratando al dólar, sin duda alguna parece estar diseñado para allanar el terreno de una guerra comercial en los mercados mundiales.
Espero que estas reflexiones belicistas la hayan resultado por lo menos curiosas.