https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Acero: Los empresarios quieren que Macri se ponga al frente de la negociación con Trump

Los empresarios argentinos quieren que Mauricio Macri se ponga al frente de las negociaciones con Donald Trump, luego de que el presidente norteamericano firmara este jueves la imposición de aranceles a las importaciones de acero del 25% y del 10% a las del aluminio.

Este mismo jueves, el jefe de gabinete, Marcos Peña, visitó una planta productora de tubos de acero de Campana de Techint, la máxima productora de acero y aluminio del país. Allí lo recibió preocupado por los aranceles de Trump el CEO del grupo, Paolo Rocca.
Techint quedó a salvo de la imposición de Trump sólo en su producción mexicana. Es que como anticipó LPO en exclusiva, México quedará exento de la medida junto a Canadá, ya que ambos integran el bloque Nafta.
Sin embargo, Rocca está muy preocupado por el impacto que pueden tener estos aranceles en la producción de acero y aluminio en Argentina.
El Grupo Techint exporta a Estados Unidos 200 mil toneladas anuales de acero argentino por más de 200 millones de dólares, en lo que representa el 50 por ciento de la producción de la subsidiaria Siderar.
En tanto que a Estados Unidos se vendieron US$548.2 millones en 2017 de aluminio y bienes derivados, lo que representó el 11,5% del total de las exportaciones argentinas a Estados Unidos (el segundo artículo más exportado a EEUU) y un 65% más que en 2016. Pero en enero 2018 se desaceleraron fuertemente las exportaciones y pasaron de 29,1 millones en igual mes de 2017 a 0,1 millones.
Hubo cierta frustración entre los ejecutivos de Techint porque la medida de Trump se confirmó minutos después de que el jefe de gabinete abandonara la planta de Campana, por lo que no pudieron conversar luego del anuncio del presidente norteamericano.
Los empresarios igual esperan hablar con Macri para pedirle que se ponga al frente de este conflicto y no deje el tema en manos de sus ministros, que enviaron una "nota" la semana pasada al Departamento de Comercio de Estados Unidos para pedir la exención del bloqueo sin esperar el anuncio formal del presidente. Tras el anuncio, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, envió un comunicado en el que adelantó que el Gobierno argentino "dialogará" con las autoridades correspondientes de los EEUU con miras a lograr la excepción de esos aranceles para las exportaciones argentinas de ambos productos.
Entre los empresarios creen sin embargo que el conflicto requiere de mayor seriedad y una intervención mayor: el acero y el aluminio y sus derivados están entre los primeros 10 artículos que exporta Argentina a EEUU. También el biodiesel, que ya sufrió el bloqueo de Trump, pese a su antigua "amistad" con Macri. El argentino, sin embargo, se niega a llevar los tres temas a la Organización Mundial de Comercio (OMC), como sucede también con la negociación por la carne. 
Los industriales esperan que Macri hable con Trump antes de los 90 días que tiene norteamericano para decidir qué países entran en la medida. Trump se tomará ese tiempo puesto que los sectores industriales de su país se verán muy afectados con el freno a las importaciones, que ascienden a 35 millones de toneladas por año, por lo que deberá analizar con detalle el cuadro de países perjudicados para no destruir a su propia industria.
China, sin embargo, no se vería tan perjudicada como se cree ya que exporta una proporción menor de acero crudo que la que vende a los norteamericanos en concepto de productos derivados del metal.