https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"Este mercado está loco y se parece a 2008" | | CapitalBolsa

Los mercados de acciones no parecen muy sanos y algunos analistas ya lo comparan con el período previo a la crisis financiera mundial de 2008. Según Peter Toogood, director de inversiones de la consultora financiera Embark Group, el hecho de que muchos inversores sigan comprando acciones después de la oleada de ventas de la semana pasada es una señal preocupante.
Cuando se le preguntó si compraría algo en ese momento, dijo: "En realidad, para ser honesto, no mucho. Va a ser uno de esos mercados que van a terminar en un mercado bajista y no se sabe hasta qué punto bajará antes de que Jerome Powell termine con el proceso de ajuste monetario y comience a decir que se necesita volver al mecanismo de apoyo".
Los mercados mundiales de acciones rebotaron ayer, con Wall Street recuperando posiciones tras la corrección observada la semana pasada. Esto mostró que los gestores de fondos siguen confiando en el mercado de acciones a pesar de la reciente volatilidad. Las acciones se han beneficiado de años de política monetaria ultraflexible en todo el mundo.
Sin embargo, dadas las mejoras en la economía global, los bancos centrales han comenzado a revertir sus programas acomodaticios, y se espera que la Fed incremente las tasas de interés por lo menos tres veces este año. Las tasas de interés más altas afectan a los costes de endeudamiento de las empresas y, en última instancia, pueden hacer que sus acciones sean menos atractivas para los inversores.
En 2017, el índice paneuropeo Stoxx 600 subió un 7 por ciento y el S & P 500 un 16 por ciento. A pesar del consenso actual de que los bancos centrales están avanzando hacia una política monetaria más restrictiva - y la corrección observada la semana pasada - muchos inversores continúan comprando acciones.
"Yo aceptaría que todo es verdad (la corrección de la semana pasada fue un comportamiento normal) si no estuvieran ya todos invertidos", dijo Toogood, cuya firma tiene activos por valor de 15.300 millones de dólares. "Todos están dentro, ¿quién va a comprar? Se parece a 2007, 2008. Es muy similar a ese patrón y no veo por qué deberíamos estar emocionados", agregó.
Antes del colapso del mercado en 2008, las acciones habían alcanzado varios máximos históricos. En octubre de 2007, el promedio industrial Dow Jones cerró en un nivel máximo a pesar de algunas señales de advertencia que presagiaban turbulencias en los mercados. El caos vino en los meses siguientes.
"Se han perdido niveles muy importantes en la mayoría de los mercados fuera de los EE. UU., y eso es muy, muy significativo. Esa será una prueba de los mercados bajistas. Yo todavía lo pienso, solo con la valoración. Creo que este mercado está loco", dijo Toogood.
Sin embargo, lo normal es que cuando las acciones pierden el favor de los inversores, los gestores tienden a elegir a los bonos, y eso tampoco es una opción en este momento. Los rendimientos de los bonos, que se mueven de forma inversa a su precio, han ido en aumento, convirtiendo los bonos en un activo percibido como de mayor riesgo.
"Es uno de esos momentos extremadamente desagradables en que las personas necesitan rentabilidad pero es caro obtener esa rentabilidad y ese es el otro problema que vemos... Nos vemos obligados a entrar en bonos de alto rendimiento y no queremos estar allí", dijo Toogood.
Pero no todos están convencidos de que el mercado de valores haya alcanzado un techo.
Un estratega de Morgan Stanley dijo en una nota que las acciones podrían subir más del 14 por ciento desde los niveles actuales, a pesar de la reciente oleada de ventas. Michael Wilson, estratega jefe de renta variable de los EE.UU., dijo que el S & P 500 podría alcanzar los 3.000 puntos a mediados de año dentro de su "escenario alcista".
Carlos Montero - Lacartadelabolsa