Decile no a la infidelidad financiera


En el mes de los enamorados, desarrollar una buena comunicación financiera es clave para fortalecer una relación en pareja. Sin embargo, hablar sobre deudas es un tema que mucha gente prefiere omitir, sin considerar las consecuencias económicas y emocionales que puede crear en la relación.
Rodrigo Nadal de Resolvé tu deuda contó que, “En nuestra experiencia hemos tenido clientes que llegan con deudas que les ocultan a sus cónyuges. Lamentablemente, aparentar que nada está pasando, les provoca seguir gastando y aumentando el monto que deben. Pero, si esta infidelidad financiera se descubre, puede desencadenar otros problemas al interior de la relación” comentó.
El dinero es necesario para desarrollar las actividades diarias de las personas y por lo mismo no puede quedar fuera de la conversación cuando se entra en una relación. Algunos temas como el salario, el presupuesto y hasta las deudas, son importantes para plantear objetivos comunes y desarrollar una compatibilidad financiera con la pareja.
El experto en finanzas personales apuntó a, “identificar y comunicar un problema de pagos que se está dificultando, permite a las parejas tomar acciones oportunas para resolverlo. La participación de ambos puede incentivar el trabajo en equipo y evitar conflictos posteriores. Sin embargo, no se deben descuidar las finanzas personales ya que esto podría comprometer el equilibrio económico de uno mismo”.
Ante este panorama, Rodrigo Nadal compartió una serie de recomendaciones para quienes deseen salir de las deudas en pareja:
  • Olvidarse del culpable
Recriminar y discutir no ayuda a que las deudas se paguen más rápido. No obstante, hay que asumir la responsabilidad y aprender de la lección. El punto es generar un ambiente de comunicación donde se pueda aprovechar el apoyo de los dos.
  • Poner todo en orden
Acomodar las deudas por monto, de mayor a menor. Esto permitirá dimensionar la cantidad de obligaciones, localizar a qué instituciones se les debe y reconocer la suma total.
  • Iniciar por lo más pequeño
Mientras mantienen las deudas más grandes al corriente, depositando un poco más del mínimo, se puede comenzar a liquidar las deudas más chicas haciendo pagos que impacten al capital.
  • Continuar sumando esfuerzos
Una vez que se logre cubrir la primera deuda, se puede aprovechar esa suma para liquidar la siguiente y así progresivamente hasta que logren terminar con todas. Una vez que ya se adquirió el hábito esto será más fácil.
  • Establecer un objetivo
Si ya se cubrieron todos los pagos pendientes, lo mejor será continuar con este ahorro y encaminarlo a un objetivo en común. Este podría ser el inicio de un fondo de emergencias, el enganche para un automóvil, la prima de un seguro de vida, etc.
  • Ir con un experto
En ocasiones, la deuda es tan grande que no es posible cubrir ni los mínimos y se cae en un impago. Si se está en una situación similar, no hay que olvidar que existen empresas dedicadas a asesorar financieramente y a mejorar el bienestar económico.