https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿CUÁL VA A SER EL PRECIO DE BITCOIN A FIN DE AÑO? LO QUE DICEN LOS PRINCIPALES ANALISTAS ARGENTINOS

Todo el mercado de criptomonedas está en una tendencia bajista. Bitcoin, la criptomoneda de referencia, perdió el miércoles los US$ 10.000, sino que también ha roto el suelo de los US$ 9.000 y actualmente está en torno a los U$ 8.600 según el sitio especializado Coinmarketcap.  La criptodivisa vuelve así a los precios de mediados de noviembre. Perdió más de un 50% desde comienzo de este año, tras rozar los 20.000 dólares en diciembre de 2017.

Al ser Bitcoin tan volátil, cualquier noticia negativa afecta a su precio. Y en los últimos tiempos no fueron pocas. Los reveses incluyen la creciente posibilidad de medidas regulatorias en todo el mundo, en países como la India, Corea del Sur, China y Estados Unidos, un robo récord de 500 millones en el exchange japonés Coincheck, el temor a la manipulación de precios, recientemente evidencia por un artículo de dos economistas que demostraron un caso en el que supo ser el exchange más grande del mundo Mt. Gox y la prohibición de anuncios de criptomonedas en Facebook. Pero, ¿es la caída de Bitcoin solo una correción coyuntural?, ¿o hay algo más profundo que explique la pronunciada baja en el precio?

Entendiendo el precio de Bitcoin


Las modalidades clásicas de análisis de activos, el fundamental y el técnico, no parecen dar respuestas al fenómeno Bitcoin. “Análisis técnico sólo necesita un activo con liquidez, partes que compran y venden y se analiza su comportamiento. Pero es difícil en Bitcoin por ser tan volátil, aunque no se pueden analizar con un flujo futuro de fondos, con ventas, con ganancias o pérdidas.
El análisis fundamental, por otro lado, también tiene dificultades. En primer lugar, un criptoactivo no es una empresa tradicional. Las nuevas tecnologías generan discontinuidad, generan activos intangibles y modelos de evaluación distintos. Interneta abrió la puerta a esto, por ejemplo, Facebook empezó a ganar dinero años luego de salir a la Bolsa pero se veía su potencial y tenía valor en su cantidad de usuarios. Esto a gente como Warren Buffet se les escapa, se quedan afuera”, explica el economista Nicolás Litvinoff, de la empresa de educación financiera Estudinero.net. “Hay que leer el whitepaper del proyecto, revisar temas de emisión; como cuánto es el límite o si es preminado, quién es el equipo de desarrollo detrás y qué propuesta de valor ofrecen”, dice Litvinoff respecto al análisis fundamental de la criptomoneda más popular.

“Cada vez es más difícil hacer análisis técnico. Primero, porque es una tecnología muy nueva y pocos la entienden técnicamente. Además, nunca nada cotizo 24/7, es muy difícil porque miras volumen o precio, siempre está cambiando, hay gente que compra y vende todo el tiempo”, explica Florencia Galvan, economista (UBA) y asesora financiera de la aplicación de finanzas iBillonaire. “Me asusta un poco el tema, porque escucho todo el tiempo que una gran cantidad de gente quiere entrar al ecosistema y muchos incluso sacan créditos para entrar. Muchos no saben en qué se están metiendo, porque Bitcoin es un activo y no una moneda. El concepto clásico de moneda reúne tres propiedades: medio de pago, unidad de cuenta y depósito de valor. Bitcoin no se usa para pagar y es demasiado volátil para ser reserva de valor. Creo que mucho de precio se debe a una demanda alimentada por el FOMO (Miedo a quedarse afuera, por sus siglas en inglés)”, agrega la experta.
Por otro lado, algunas subas en el valor de las criptomonedas puede estar impulsado artificialmente y no por razones de mercado, como que supo recientemente que fue el caso de Mt. Gox y su plan para manipular el precio. “El caso de la moneda digital Tether, que tiene una relación de paridad uno a uno con el dólar, y la relación que tiene con el exchange Bitifinex, puede ser otro caso de manipulación de precios y explicaría parte del boom del año pasado”, concluye Galvan.

En la visión de Livitnoff, el tema no pasa por la estructura del ecosistema cripto. “No pienso que el precio actual tenga que ver con exchanges o minería. Mucha gente que opera bitcoin lo hace peer to peer o quizás en un exchange extranjero. Muchas veces se usa dinero fiat para entrar, pero es posible moverse con comodidad y privacidad moviendo criptomonedas entre exchanges. Tampoco por el lado de minería, Ethereum ahora está cambiando al sistema de proof of stake, que lo que hace es romper con la centralización de los mineros. En Bitcoin es donde hay mas centralización, pero otras altcoin como litecoin no lo tienen”, dice el economista. Livitnoff tampoco cree que la caída actual se deba a la coyuntura, “los eventos como hackeos muy duros repercuten en el precio pero siempre a corto plazo. 
Es algo que pasa también con las inversiones tradicionales porque entra en juego el tema de las expectativas y la sensación de riesgo”. Para él, la explicación tiene que ver con la masividad de Bitcoin y su llegada a nuevos mercados.  “Los futuros son clave, antes de eso tocó lo que fue prácticamente el máximo y después se estaciono y cayo el mercado. Los fondos institucionales le ponen un techo y pueden manipular el precio a la baja. El 2018 será el año de estos institucionales, pero primero van a hacer bajar el precio”, explica el especialista, que se refiere a la banca privada, los fondos de mutual fund, seguros de vida y de retiro; a todos los grandes players del mercado del sector financiero que mueven millones. Más en detalle, Livitnoff explica que “los fondos quieren entrar y para entrar necesitan tranquilidad y regulaciones.
Lo que se viene es regular. En el caso de los inversores individuales, cuando invierten, lo hacen de forma undireccional. Pero los profesionales o institucionales jamas toman apuestas unidireccionales, sino que buscan un hedge, no podían invertir en Bitcoin si no podían cubrirse a la baja. Empezaron a demandar a la baja generando exceso de esos futuros a la baja porque los individuales no mueven la aguja. En los futuros se dio un caso raro, que cotizaron por debajo del precio de mercado, y generaron presiones a la baja. Quienes ven ese futuro a la baja y venden se preocupan. Lo que hacen es poner un techo al Bitcoin y por ende lo hacen caer para comprarlo a un precio más bajo”. Hay otro factor, estima Galvan, que afecta a la baja: el psicológico. “Cuando llega a la barrera de los US$ 10.000, la gente empieza a vender”.

La próxima innovación técnica de Bitcoin será la Lightning Network, una protocolo que permitiría alivianar el peso informático de las transacciones y, por lo tanto, reducir los costos de transacciones. Pero, como se dice en la comunidad de Bitcoin, el sueño de pagar un café con Bitcoins aún está lejos: y no sólo por los costos sino porque el ojo parece estar puesto en la especulación. 
“Dos grandes players del mundo digital, como Steam, dejaron de aceptarlo. Las transacciones tardan varios días, y ellos tienen que pagar sueldos e impuestos y Bitcoin es demasiado cambiante. Stripe es la otra empresa que  hizo lo mismo. La discusión que se viene es el problema geopolítico, quien va a aceptar que la potencia que maneje el Bitcoin sea China. Ningún banco va a decir que pueden reemplazar tranquilamente lo que emitimos ellos, los instrumentos de política monetaria, como la tasa o el encaje, lo necesitan para regular la velocidad de la economía. Ellos  necesitan poder tener el control de la emisión”, explica Luis Paolini, Docente de Administración y Sistemas del ITBA, que participa en el área de criptoeconomía del instituto. “Creo que se va a terminar usando para algunas cosas específicas, no creo que se cumpla la idea utópica de Satoshi de que sea la moneda global. Lo veo más como refugio y alternativa en países como Argentina o Venezuela donde la emisión se usa como herramienta política y hay mucha inflación”, concluye.

Los pronósticos


Para Livitnoff, el Bitcoin no se va a “planchar” y va a ser volátil también este año, “pero me parece positivo, que haya aparecido esta baja porque eso limpia la especulación. Esta caída está más vinculada con lo que pasa con Tether y el mercado futuro que con otra cosa. No creo que baje 80% porque es una industria establecida”. Para Galvan, “este año no va a pasar demasiado. Va a oscilar y puede tener un pico a más de 15.000 y puede bajar y estar en menos de 10.000”.


infotechnology