https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Traders pronostican más caídas en las Bolsas, pero esperan con la caña en la mano

Las acciones europeas cayeron el martes, replicando las pérdidas en los mercados globales, ya que los inversores están cada vez más preocupados por un fuerte aumento en los rendimientos de los bonos de los EE.UU. y su impacto en el coste de los préstamos.
Los mercados de acciones sufrieron una oleada de ventas desde el comienzo de la semana al aumentar los rendimientos de los bonos, pero hemos experimentando una aceleración en la caída de los precios con los indicadores de volatilidad subiendo a máximos de varias semanas y el Stoxx 600 experimentando su mayor descenso desde principios de noviembre, un 0,9 por ciento. El Ibex 35 finaliza la jornada con un descenso del 1,21 por ciento hasta los 10.428,2.
Los bancos, las petroleras y las mineras lideran las caídas. El sector bancario del Eurostoxx se dejó un 1,3 por ciento, su mayor descenso en cinco meses, después de un gran comportamiento desde principios de año.
Las compañías petroleras descendieron un 1,5 por ciento, ya que los precios del crudo estuvieron bajo presión. Un euro más fuerte también parecía pesar sobre las acciones.
Como señalamos ayer, años de bajas tasas de interés ayudaron a impulsar el rendimiento de las acciones de crecimiento ya que los inversores estaban felices de comprar ante la promesa de una mejora futura de los beneficios empresariales.
Sin embargo, el aumento en los rendimientos de los bonos puede aumentar el atractivo de las acciones de "valor". La clave reside en saber si los rendimientos de los bonos están subiendo debido al sólido crecimiento económico, o debido a un riesgo de inflación unido a un crecimiento moderado. Si es lo primero, la gente no querrá pagar una prima tan alta por acciones de valor si pueden conseguir más por una recuperación más cíclica.
Wall Street también sufre un severo correctivo, los principales índices pierden cerca de un punto porcentual, lastrados por el aumento en los rendimientos de los bonos y las renovadas caídas de Apple.
El índice VIX de la volatilidad del S & P 500 se ha elevado a su nivel más alto desde el 1 de diciembre, cruzando la marca de 14 por primera vez en casi dos meses.
Para algunos traders, estas caídas podrían tener más recorrido, pero eso podría abrir posibles oportunidades de compra, ya que la economía global mantiene un buen ritmo de crecimiento. Entre ellos se encuentra Trevor Greetham, director de activos múltiples de Royal London Asset Management.
"Con las expectativas altas, creemos que la oleada de ventas puede continuar y redujimos nuestra exposición a acciones en nuestros fondos de activos múltiples ayer, aunque todavía mantenemos una posición sobreponderada en las acciones", comenta.
Pero añade: "Con la economía mundial fuerte y las tasas de interés bajas, probablemente compraríamos si se produce un descenso más pronunciado".
Los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron a máximos de más de tres años debido a las expectativas de que los bancos centrales a nivel mundial reducirán los estímulos a medida que mejoren las perspectivas económicas. Un aumento en los rendimientos hace que los préstamos sean más caros.
Más que el aumento en los rendimientos, el ritmo del aumento es lo que podría perjudicar a los mercados de acciones.
Una simple pregunta que puede interesar a los inversores es ¿por qué me quedaría con acciones cuando los bonos del tesoro a dos años de EE.UU. puedan proporcionar el mismo rendimiento que los dividendos del S&P 500?
"La capacidad del mercado de acciones para absorber mayores rendimientos de los bonos es fundamental", dijeron los analistas de acciones de Goldman Sachs. "Hasta ahora, ha podido hacerlo debido a que las expectativas de crecimiento han seguido aumentando. Pero existen riesgos de que los mercados de bonos se ajusten demasiado rápido desde los niveles actuales”.
"Ciertamente, la dinámica ha cambiado en los mercados de bonos. Los bancos centrales están fuera del mercado o compran menos bonos. La Fed ahora está en el negocio de vender y no comprar. El BCE podría terminar con la QE en septiembre, que es un poco antes de lo esperado", dijo Neil Wilson, analista sénior de mercado de ETX Capital, en una nota para sus clientes.
El dólar cayó revirtiendo sus ganancias del día anterior, mientras los operadores esperaban el anuncio de la reunión de la Reserva Federal el miércoles, mientras que las principales monedas como el euro y el yen japonés se fortalecían frente al dólar.
Después de seis caídas semanales consecutivas, el índice del dólar estaba en camino de perder alrededor de un 3.4 por ciento en el mes, que sería su mayor caída mensual desde marzo de 2016.
El euro dólar asciende un 0,20 por ciento a 1,2406 y la libra dólar avanza un 0,37 por ciento a 1,4121.
El oro se recuperó el martes desde un mínimo de una semana, ya que el dólar revirtió las ganancias y los rendimientos de los bonos se dispararon, pero los riesgos a corto plazo están a la baja ya que los operadores esperaban noticias sobre la política monetaria de EE.UU.
Los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE. UU. - el índice de referencia de las tasas activas mundiales - subieron un 2,7 por ciento durante la noche, su mayor nivel en tres años y medio, ayudando al dólar a bajar de sus mínimos e inicialmente pesando hasta que las tendencias se revirtieron.


capitalbolsa