Nafta: Shell ya subió los precios y las otras petroleras aún no definieron qué hacer

Los surtidores de las estaciones de servicio de la petrolera Shell aparecieron hoy con nuevos precios para todos los tipos de combustibles, que sufrieron un aumento promedio de 6%.
 
Los nuevos valores muestran que, desde hoy, la nafta súper pasará a costar $24,32 (desde $22,94),  la nafta premium o V-Power se fue a 28,42 (desde 26,81); la V Power Nitro Diesel trepó a 28,42 (desde $26,81) y la fórmula Diesel se elevó a $21,47 (desde 20,47). Esos son los valores tomados de las estaciones de referencia de la Ciudad”, aclararon fuentes del sector, aunque la suba rige para todo el país en ese rango de porcentaje, pero desde valores nominales distintos de acuerdo a la región.
Por ejemplo, en Córdoba, el precio del litro de nafta súper pasó a valer $ 26,5, y el de la Premium superó los $ 30. La provincia mediterránea está entre las que tienen los precios de los combustibles más altos, por el peso que tienen los impuestos. Otra es Chaco, donde en Shell el precio de la nafta premiun llegó a 32,97 pesos por litro, según advirtió ayer el diario El Norte.
Shell viene de aplicar un aumento en sus naftas el 2 de diciembre, cuando las elevó 6%. De esta manera, la suba de sus naftas alcanza un 12% en un mes y medio. 
En Axion Energy, la empresa de Bridas Corporation, propiedad de los Bulgheroni y la empresa china CNOOC, que se quedó con las estaciones Esso, dijeron a El Cronista que “aún no hay novedades al respecto”. Sin embargo, fuentes del sector aseguraron que difícilmente no siga el camino de las restantes petroleras y produzca una suba. 
En YPF también contestaron de esa manera. “Sin novedades por ahora”, advirtió un vocero. Aunque la experiencia indica que, tras la suba de una de las petroleras, luego las demás la siguen, hasta ayer se especulaba que las demoras en dar un naftazo generalizado respondían a no resignar ventas en medio de un sostenido aumento del consumo de los combustibles premium y la temporada alta de vacaciones de verano. YPF es un caso particular, por la relación con el Gobierno. Aunque desde octubre se anunció la eliminación de  cualquier tipo de intervención en precios, el peso de la opinión del Ejecutivo, en un contexto de calor inflacionario y del impacto del combustible en los viajeros del verano, hacen presagiar que la petrolera estatal podría demorar algo más su ajuste.

cronista