La caída de la deuda preocupa a los inversores...aunque no demasiado

Las bolsas europeas extienden las caídas de Asia y de EE.UU.
  • Fortaleza del euro que daña a las exportadoras alemanas
  • El sector financiero beneficiado de la subida de las rentabilidades de la deuda
  • Los precios del petróleo se mantienen al alza por la caída de inventarios
Toma de beneficios al cierre de las bolsas europeas, en una sesión en la que la caída de los precios de la deuda y la consecuente subida de rentabilidades, ha monopolizado el interés inversor e incrementado su incertidumbre.
La jornada comenzaba con el cierre bajista de las bolsas asiáticas, poniendo fin a una racha de subidas que empezó en año nuevo. De cualquier forma, la toma de beneficios fue limitada: El Nikkei 225 caía un 0,3%, el Kospi el mismo porcentaje, el ASX 200 australiano se dejaba un 0,6%, el índice compuesto de Shanghai perdía un 0,3%.
"Los índices Dow Jones, S & P 500 y NASDAQ nos trajeron nuevos máximos una vez más el martes, aunque el traspaso a los mercados asiáticos puede estar limitado por la cautela", dijo Jingyi Pan de IG en un comentario.
Antes de la apertura de las bolsas europeas, que abrían prácticamente planas, conocíamos el dato de producción industrial de Francia en noviembre que descendía un 0,5% mensual frente -0,4% esperado.

Como decíamos, las bolsas europeas abrían con ligeros movimientos. El Eurostoxx 50 descendía un 0,16%, el Ibex 35 -0,08%.
Uno de los factores que más han inquietado a los inversores durante toda la sesión, y que ha sido el causante principal de la toma de beneficios de hoy, ha sido el comportamiento del mercado de bonos. Como señalábamos a primera hora del día “La reciente subida en los rendimientos de la deuda en ambos lados del Atlántico está haciendo que varios analistas se pregunten a dónde va la macroeconomía mundial, mientras el rendimiento del Tesoro de los EE.UU. a 10 años supera el 2,55 por ciento por primera vez desde marzo del año pasado. ¿Hemos entrado finalmente en un mercado bajista de bonos?, pregunta Rabobank esta mañana, mientras que DNB señalaba que "los rendimientos pesan en los sectores con altos dividendos".
China podría reducir el volumen de compras de deuda de EE.UU.
Esta caída en los precios de la deuda, y subida consecuente de las rentabilidades, provocaba que los sectores más defensivos, mayor rentabilidad por dividendo, se vieran penalizados especialmente, mientras que el sector bancario capeaba mejor la ola de ventas. El mayor peso de los bancos en la bolsa española la ha permitido comportarse mejor que el resto de sus homólogas europeas.
Sobre este tema se pronunciaba el famoso gurú Jeffrey Gundlach, que advertía a los inversores de un brusco repunte de la rentabilidad de la deuda, lo que se reflejaría en una fuerte caída de la renta variable.
Las declaraciones de altos funcionarios chinos sobre la posibilidad de reducir la compra de la deuda estadounidense, también afectó al rendimiento de estos activos.
Con todo esto veíamos como a media sesión el Eurostoxx 50 caía medio punto porcentual, mientras que el Ibex 35 se mantenía prácticamente plano por el mejor comportamiento del sector bancario. Wall Street cotizaba en preapertura con descensos de cuatro décimas porcentuales.
En EE.UU. conocíamos dos importantes datos macroeconómicos: El índice de precios a la importación en diciembre que subía un 0,1% frente +0,4% esperado (sigue sin haber presiones inflacionistas por ningún lado), y los inventarios mayoristas en noviembre que subían un 0,8% frente +0,7% esperado (positivo para el PIB del último trimestre).
Wall Street abría con moderados descensos, en línea de la preapertura, en lo que puede ser la primera jornada negativa desde el comienzo del actual ejercicio. “La presión vendedora es muy ligera. Los descensos son provocados más por una ausencia temporal de dinero que por una recogida de beneficios agresiva. Después de todo lo que hemos subido, y de los enormes beneficios potenciales que hay en las carteras, el que los gestores no tengan prisa por recoger beneficios es una muy buena señal. Por ahora”, nos comentaba un operador a media tarde.
La última referencia importante de la jornada fueron los inventarios semanales de energía de la AIE. Los stocks de petróleo cayeron en 4.948 millones frente una caída esperada de 3,89 millones. Dato positivo para el petróleo que generó compras y llegó al brent a sumar alzas cercanas al medio punto porcentual frente un comportamiento plano de antes de su publicación.
En resumen, jornada de toma de beneficios en las bolsas desarrolladas de todo el mundo, motivada por la caída en los precios de la deuda y la subida de las rentabilidades. Mal los sectores defensivos y de mayor rentabilidad por dividendo (la principal alternativa de la inversión en deuda), mejor los valores financieros por la mejora de márgenes que provocará una subida de tipos de interés.


capitalbolsa