Golpe a la caza furtiva: Ambiente incautó más de 80 subproductos de la fauna silvestre

Como resultado de un megaoperativo encabezado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, en conjunto con la División Delitos Ambientales, la División y Armas y Agencias y la Delegación Dolores de la Policía Federal Argentina, se incautaron ejemplares taxidermizados que no tenían la documentación que acreditara su origen y tenencia. El allanamiento se realizó en un coto de caza del partido bonaerense de Dolores, donde se incautaron más de 80 subproductos de la fauna silvestre.
“El tráfico de fauna silvestre está tipificado como uno de los delitos más relevantes a ser combatidos, después del comercio ilegal de armas y drogas. Es por ello que como política de Estado en cuidado del ambiente y la biodiversidad en fauna trabajamos articulados con las fuerzas de seguridad en estos operativos que dan cuenta de la presencia del Estado y la protección de nuestros recursos naturales”, indicó el ministro Sergio Bergman.
Durante el procedimiento fueron encontrados ejemplares taxidermizados de jabalí, facocceros, ciervo colorado, ciervo axis, antilope negros, cráneos de búfalo y patas de elefantes. Además había en el lugar cueros, cráneos y astas, que en total sumaron más de 80 subproductos de la fauna silvestre.
También se hallaron alrededor de 3.700 cartuchos de escopeta para animaliza, cantidad que sobrepasa lo permitido por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) por lo que se procedió a secuestrar el excedente.
El lugar allanado es un coto de caza que cuenta con habilitación pero carecía de la documentación correspondiente de los productos de taxidermia. La causa tramita en el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional de San Isidro N.° 2.
Javier García Espil, director nacional de Biodiversidad y Recursos Hídricos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable aseguró: “El allanamiento ha sido un éxito gracias al trabajo de control y fiscalización que lleva adelante el Ministerio, y su articulación con la Justicia y las fuerzas de seguridad. Se han encontrado taxidermias de múltiples especies, algunas de ellas amenazadas y emblemáticas”. A su vez, García Espil señaló: “Estamos ante un delito complejo, el Ministerio está trabajando coordinadamente con las fuerzas de seguridad, el Poder Judicial, las agentes de frontera, las autoridades provinciales y múltiples organizaciones de la sociedad civil en el monitoreo, control y fiscalización de la biodiversidad. Se han brindado capacitaciones, realizado campañas de educación e información ambiental, a la vez que labrado las correspondientes actas y denuncias ante irregularidades detectadas”.
“La caza furtiva y el comercio ilegal son amenazas para la biodiversidad. Debemos tomar conciencia del daño que estas prácticas generan sobre el patrimonio natural y cultural de los argentinos, y promover un cambio cultural para combatirlas”, agregó el funcionario.
El operativo mencionado se realizaron con la colaboración de la sección video y comunicaciones aeronáuticas de la Policía Federal Argentina.
Cabe indicar que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación es el órgano de aplicación de la Ley N.º 22421 que implementa la “Conservación de la fauna silvestre”. La misma contiene artículos penales por caza furtiva y aplica sanciones administrativas a todas aquellas personas que violen la norma. Además, el Ministerio es autoridad de aplicación en Argentina del convenio CITES, que regula el comercio internacional de fauna y flora silvestre.
Como resultado de las irregularidades detectadas durante 2017 por la cartera nacional de Ambiente, se pueden enumerar un total de 78 verificaciones e inspecciones de operadores de fauna silvestre; 25 denuncias elevadas a la UFIMA; 12 infracciones; 132 actas de comprobación; 374 animales vivos y 178 productos de la fauna decomisados; 21 allanamientos y actividades de apoyo conjuntas con la Justicia, y más de 300 informes en respuesta a requerimientos judiciales.

Un negocio ilegal que mueve fortunas
El comercio ilegal de fauna silvestre solo es menos rentable que la venta de armas y de drogas a nivel mundial. En la Argentina, este flagelo atenta contra las especies en extinción y la salud pública y mueve millones de pesos al año.
La tortuga terrestre es la especie más traficada en la Argentina, le sigue el loro hablador, el tucán, el flamenco y las aves pequeñas. Las estadísticas señalan que de cada 10 ejemplares capturados para venta ilegal, solo uno sobrevive.
Los ejemplares capturados de forma ilegal terminan localmente en ferias o las tiendas de mascotas o pueden tener como destino la exportación.

/OperativoDolores1.jpeg