https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Broda: “Es evidente el interés del Gobierno de tener un dólar más caro”



El economista Miguel Ángel Broda sostuvo que “es evidente el interés del Gobierno de tener un dólar un poco más caro”. Explicó, además, que queda de manifiesto en el hecho de que hoy el peso está 5% más depreciado que antes de las elecciones primarias y todavía el Banco Central no ha intervenido. 
“El Gobierno está más contento con un dólar a $ 19,60 que con uno a $ 17,35de hace un mes y medio”, indicó el economista esta mañana en diálogo con radio Mitre.
En esa línea, Broda opinó que se nota “el evidente interés del Gobierno de tener un dólar un poco más caro. Hoy el peso está 5% más depreciado antes de las Primarias y todavía el Banco Central no ha intervenido”.
Por otro lado, ante los recientes anuncios económicos del gobierno, el economista consideró que “el recalcular es una corrección intrínseca del modelo porque el modelo genera problemas. Esta es la política económica de los 80 y vamos corrigiendo en el margen”. Para Broda, “el tamaño del déficit es nuestra vulnerabilidad”. 
Por otra parte, evaluó que “el Gobierno eligió un rumbo de ser un país normal, de integrarse al mundo y dejar de estar aislados. Y lo hizo resolviendo el campo minado que había dejado la administración de Cristina Kirchner. Inicialmente lo hizo bien, ajustó lo que estaba atrasado, tipo de cambio, productos agrícolas, las tarifas, se arregló con los holdouts”. 
En ese marco, Broda indicó que “el rumbo es muy bueno y el resto del mundo se da cuenta que el rumbo de Argentina es bueno”. Sin embargo, dijo que “a partir de ahí se eligió una configuración macro que genera problemas. Es una configuración macro basada en que el gasto público no puede bajar, y vamos a sustituir más gasto social, más gasto en jubilaciones compensado con aumentos de tarifas para bajar el gasto en subsidios económicos, y en substituir la fuente de financiamiento de un déficit creciente.‘
"Este es un modelo dinámicamente inestable, no se puede seguir infinitamente aumentando la deuda o colocando LEBACs. Es un modelo que intrínsecamente, al decidir no bajar el gasto público y subir el déficit, implica una serie de consecuencias”, remarcó. 
Broda planteó que esto “Implica la necesidad de ir ajustando, el parche y el zurcido permanente. Hemos visto una aceleración de la necesidad de recalcular, de recalibrar”.
También hizo referencia a las modificaciones que hizo el Gobierno sobre la política monetaria: "Antes tenía el objetivo de bajar la tasa de inflación con la tasa del Banco Central, y el 28 de diciembre decidimos tener objetivos duales, o sea, el presidente del Banco Central tiene que mirar el nivel de actividad y la tasa de inflación y eso aumentó la incertidumbre".
“El Gobierno está más contento con un dólar a $ 19,60 que con uno a $ 17,35 de hace un mes y medio”, indicó el economista. 
"Hemos venido recalibrando un modelo que genera atraso cambiario, que genera alta tasa de inflación, pero que además producía desaceleración de la tasa de crecimiento”, amplió.
"Obviamente cuando uno modifica la meta de inflación estamos generando unas dudas más grandes sobre cómo se va a comportar el Banco Central. Cuando hay dudas la tasa de inflación sube”, destacó Broda.
En ese marco pronosticó que “probablemente vamos a tener más inflación de la que hubiésemos tenido si hubiésemos conservado un Banco Central únicamente preocupado de la tasa de inflación”. 
Al finalizar, dijo que “los anuncios de ayer son bienvenidos, pero el déficit de Argentina son 600.000 millones, 1.500 millones es 0, es buena la decisión de ayer, pero no mueve el amperímetro”.