https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Una pausa normal dentro de un ciclo alcista?

La semana cierra con caídas en las bolsas europeas, en una jornada de escasas referencias macroeconómicas de importancia. Volumen de operaciones reducido en línea con jornadas anteriores, y un mercado europeo que muestra una clara debilidad subyacente en comparación con Wall Street.
La jornada comenzaba con caídas en las bolsas asiáticas a pesar del buen dato del índice Tankan de Japón (encuesta a grandes empresas manufactureras), aunque decepcionó el subíndice de expectativas. La bolsa de Tokio caía un 0,60%, Shanghai -0,75%, Hong Kong -1,21%.
Las bolsas europeas abrían con descensos del medio punto porcentual, siendo el sector bancario, nuevamente, el que lideraba las caídas. Poco a poco sin embargo, y debido a la buena evolución de Wall Street en preapertura, esos descensos se fueron reduciendo hasta que pasada la media jornada las bolsas europeas se giraban a terreno positivo.
Wall Street abría con sólidos avances del medio punto porcentual. Los inversores descartaban posibles obstáculos en la aprobación de la reforma tributaria de Trump, por lo que volvían a entrar con ánimo en el mercado de renta variable.
Las bolsas europeas sin embargo, no se beneficiaban de este nuevo impulso en el mercado estadounidense, y mantenían el comportamiento plano. El Ibex 35 descendía cerca del medio punto porcentual por el mal comportamiento de algunos valores del sector bancario.
Este peor comportamiento de las bolsas europeas lo explica Nicolás López de la siguiente manera:
“La revisión al alza de las previsiones de crecimiento para 2018 es consecuencia de la aceleración de la economía que se ha producido a lo largo de este año. En Europa en particular los indicadores adelantados se encuentran en niveles máximos desde 2010 lo que es consistente con tasas de crecimiento del orden del 2,5%. Y pese a ello el caso es que los índices europeos llevan un tiempo atascados con ciertos síntomas de debilidad.
Con los indicadores económicos en niveles que suelen marcar techos cíclicos, se puede asumir que las tasas de crecimiento en Europa han alcanzado su nivel máximo y van a tender a desacelerarse algo en el futuro. Esto no implica necesariamente un fin de ciclo ya que lo normal es que la expansión continúe aunque a unas tasas algo menos intensas.
A menudo, sin embargo, estos techos cíclicos intermedios favorecen una corrección en el mercado como simple respuesta a las subidas anteriores. En este sentido, no sería extraño que la fase correctiva de las últimas semanas se extendiera e intensificara algo próximamente pero en todo caso creemos que sería una pausa normal dentro de un ciclo alcista que no creemos que haya llegado a su fin todavía.”

capitalbolsa