"Ni Fed, ni BCE, ni macro...todos estamos pensando en disfrutar la Navidad tranquila"

Moderadas caídas al cierre de las bolsas europeas en una jornada con multitud de referencias macro
  • El sector manufacturero en Europa en máximos históricos
  • El BoE aleja nuevas subidas de tipos en el corto plazo
  • El BCE se muestra muy optimista con la economía europea en 2018

Cierre bajista en las bolsas europeas, en una sesión de multitud de referencias macroeconómicas, pero en la que los mercados de valores del viejo continente han mantenido unas pérdidas muy constantes durante todo el día. Entre máximos y el mínimo del Eurostoxx 50 ha habido 21 puntos.
La sesión comenzaba con la reacción de los mercados asiáticos y europeos a la decisión ayer de la Reserva Federal de EE.UU. y a su declaración posterior. La Fed subió sus tipos en 25 pbs, tal y como se esperaba, pero añadió que la reforma fiscal de Donald Trump tendría poco impacto en el crecimiento y en la producción en EE.UU.
¿La reacción? El dólar cayó. La bolsa estadounidense redujo sus ganancias, y en el caso del S&P 500 entró en pérdidas. Las bolsas asiáticas cayeron esta mañana, y las bolsas europeas abrieron con descensos cercanos al medio punto porcentual.
Tres eran los principales focos de atención del mercado en la jornada de hoy: El gran número de datos macroeconómicos, la reunión del Banco de Inglaterra, y la reunión del BCE.
Empecemos por analizar los principales datos macro por mercados geográficos:
- En Asia: Destacaríamos la producción industrial y ventas minoristas en China en noviembre en línea con las previsiones, y la producción industrial en Japón también cumpliendo lo previsto. La bolsa japonesa caía un 0,32% y la de China un 0,52%.
- En EE.UU. destacaríamos el buen dato de ventas minoristas en noviembre con una subida del 0,8% frente +0,3% esperado, y el PMI de EE.UU. en octubre donde veíamos una lectura en el sector manufacturero de máximos de 11 meses, y en el sector servicios de mínimos de 15 meses. Datos mixtos que no tuvieron un impacto relevante en el mercado de valores estadounidense.
- En Europa: Aunque se han publicado datos como el IPC español e italiano en noviembre, o las ventas minoristas del Reino Unido en diciembre, destacaríamos por encima de los demás los PMIs de la Eurozona que en el caso del sector manufacturero ha conseguido máximos históricos.
El BCE aumenta sus previsiones de crecimiento, pero los inversores lo ignoran.
Estos datos podríamos resumirlos con las palabras de economista Chris Williamson, encargado de elaborarlos: “La economía de la zona euro está cobrando renovado ímpetu a medida que el año llega a su fin, cerrando el mejor trimestre desde comienzos de 2011. El índice PMI señala un impresionante aumento del PIB de 0.8 % en el cuarto trimestre, y se observa un crecimiento acelerado tanto en Alemania como en Francia. El repunte de la zona euro está siendo encabezado por un sector manufacturero boyante, donde se ha observado un índice PMI récord en diciembre, pero la solidez de la demanda interna también está ayudando a impulsar un crecimiento más rápido en el sector servicios.”
Las bolsas europeas sin embargo se mantenían en números rojos tras estos datos, con los inversores a la espera de la decisión del Banco de Inglaterra y del BCE, y es ahí donde entra el segundo foco de interés hoy de los inversores:
El primero en hablar fue el Banco de Inglaterra que como se esperaba mantenía tipos y su programa de recompra de bonos. Destacaríamos de su comunicado posterior la afirmación de que “cualquier aumento futuro de tipos será limitado y gradual”, lo que aleja, por el momento, nuevas subidas en el corto plazo. Las bolsas europeas mantuvieron los descensos tras este anuncio, mientras que la libra recuperaba moderadamente posiciones.
Después le tocaba el turno al BCE. También se ajustó a las previsiones y no hizo cambio en su política monetaria. Lo más interesante venía posteriormente cuando se conoció el importante incremento en las previsiones de crecimiento del BCE sobre la zona euro para 2018. Ahora se estima un crecimiento económico del 2,3% frente el 1,8% anterior. También sube sus previsiones para 2017 y para 2019 (dos décimas en cada caso).
Buen dato, que sin embargo, no animó a las bolsas europeas que cotizaban con descensos de tres décimas porcentuales antes de que abriera Wall Street.
¿Qué es necesario para que Wall Street caiga?
Los índices estadounidenses cotizaban al alza en los primeros minutos de contratación, en zona de máximos históricos. “No sé qué será necesario para que EE.UU. caiga. Ahora, cuando lo haga, va a ser fuerte y durante mucho tiempo”, nos señalaba un operador tras la apertura americana.
¿Qué es necesario para que caiga? La respuesta es sencilla: Que cambie el ciclo económico. ¿Cuándo pasará esto? Según los indicadores adelantados podría pasar a principios de 2019. Las bolsas anticiparán este cambio.
Poco más que señalar en una sesión con multitud de referencias, pero que no se han visto excesivamente reflejadas en las bolsas. El cambio de signo en la bolsa estadounidense justo antes del cierre europeo, ha llevado a los indicadores del viejo a continente a cerrar cerca de los mínimos de la sesión. De cualquier forma el volumen ha sido escaso. La presión vendedora no ha sido excesiva.
“Ni Fed, ni BCE, ni datos macro…todos estamos pensando ya en que se acabe el año sin sobresaltos y podamos disfrutar de una Navidad tranquila y con las rentabilidades actuales”, nos comentaba un gestor cerca del cierre de la sesión.
Pues eso.