Los inversores lo único que quieren es que se les despeje el camino. Ellos se encargarán del resto.

El Senado de los EE.UU. ha dado el pistoletazo de salida al rally final de año”, nos comentaba un operador esta mañana. Y es que la aprobación el pasado viernes de la reforma tributaria de la administración Trump, ha provocado que los activos de riesgo se dispararan tanto en Europa como en EE.UU. “Los inversores tenían ganas de comprar, eso era evidente, y lo único que necesitaban es que se les despejara el camino”, añadía.
Las bolsas europeas abrían con alzas por encima del punto porcentual, con ascensos generalizados en todos los sectores. Los activos refugio como el oro y el franco suizo se veían presionados a la baja, mientras que el petróleo cedía terreno ante los rumores de desacuerdos entre algunos miembros de la OPEP para mantener hasta final de 2018 la congelación de producción de crudo. Rumores desmentidos por varios ministros de energía de estados miembros.
Como decíamos, la apertura de las bolsas europeas fue fuertemente alcista, impulsada por el buen ánimo comprador de los inversores en todo el mundo. El Eurostoxx 50 abría con alzas cercanas al punto porcentual.
“La aprobación de la reforma tributaria de Trump estaba casi descontada, y digo casi porque siempre hay posibilidad para la sorpresa. El momento alcista de la bolsa estadounidense es muy fuerte, y nada sugiere que cambie. A pesar de que la sobrevaloración es evidente, los inversores creen que seguirá subiendo y por eso compra. Compra y sube. La profecía autocumplida", nos comentaba un gestor nacional.
Los inversores recompensan con compras la reforma tributaria en EE.UU.
Tras la primera hora de negociación el Eurostoxx 50 incrementaba posiciones en cerca del punto porcentual, mientras que el Ibex 35 ascendía un 0,67%.
Pocas referencias macroeconómicas en la primera parte de la sesión. Destacar el dato de confianza inversora de la zona euro en diciembre, que se situaba ligeramente por debajo de las previsiones. El PMI del sector constructor del Reino Unido en noviembre, que superó lo previsto. Y poco después el índice de precios a la producción en la zona euro en octubre que superaba en una décima las previsiones. Estos datos no tuvieron efecto en los mercados. Los inversores de cualquier forma estaban en modo “inicio de rally final de año”, y seguían incrementando sus posiciones en la renta variable europea independientemente de cuales fueras las referencias macro.
A media jornada, y con los futuros de Wall Street cotizando en preapertura con ascensos cercanos al punto porcentual, el Eurostoxx 50 subía un 1,10% y un porcentaje similar el Ibex 35.
En EE.UU. el dato más importante eran los pedidos de fábrica en el mes de octubre que aunque cayeron una décima porcentual, superaron las previsiones de descenso del 0,4%. Wall Street, un día más, abría con ascensos alcanzando nuevos máximos históricos, en una tendencia alcista que a pesar de la sobrevaloración que presenta, parece no tener fin. Lo tendrá, eso es evidente, pero no parece un fin cercano.
De ahí al final del ejercicio lo más interesante han sido las declaraciones del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y de la Primera Ministra Británica Theresa May, en la que ambos coincidieron tras la reunión que han mantenido, que aunque no han alcanzado un acuerdo sobre el Brexit, la disposición y los avances sugieren que podría conseguirse en el corto plazo.
Los inversores europeos tomaron beneficios al final de la jornada, lo que redujo en parte las fuertes alzas de los indicadores. De cualquier forma, el sentimiento general es positivo, y se ve disposición de seguir incrementando posiciones en las correcciones. Veremos.


capitalbolsa