https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Link Securities Hoy la "cuádruple hora bruja" marcará el paso de los mercados

Los principales índices bursátiles europeos cerraron AYER a la baja, cerca de sus mínimos de la sesión, sin que hubiera motivos concretos que provocaran los descensos. Es más, en el ámbito macroeconómico las noticias fueron positivas y favorables para los mercados de valores ya que las lecturas preliminares de diciembre de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas y de los servicios, dados a conocer AYER por la consultora IHS Markit, confirmaron, tras superar lo esperado por los analistas, que la economía de la Zona Euro está creciendo al ritmo más elevado en años -se espera un crecimiento intertrimestral en el 4T2017 cercano al 0,8%; ver análisis en sección de Economía y Mercados-.
Por su lado, el Consejo de Gobierno del BCE, además de cumplir el guion establecido y no modificar su política monetaria, anunció la revisión sensiblemente al alza de las expectativas de crecimiento económico para la región en los próximos años. Pero, por si eso no fuera suficiente, el presidente del BCE en rueda de prensa volvió a reiterar la necesidad de mantener las políticas monetarias acomodaticias de la institución al menos mientras la inflación siga mostrándose débil, concretamente la subyacente que se mantiene lejos del objetivo de cerca del 2% establecido por la autoridad monetaria. Por tanto, escenario en principio muy positivo para la renta variable que únicamente “la política” parece capaz de hacer descarrilar.
Al cierre de la jornada sólo los valores relacionados con las materias primas y el petróleo y los inmobiliarios fueron capaces de cerrar al alza en Europa, mientras que los de las utilidades y los bancos fueron los que se quedaron más rezagados, lastrando el comportamiento de los índices. Los bonos, por su parte, se comportaron de forma mixta, destacando el buen comportamiento de los españoles, lo que se reflejó en una caída de la prima de riesgo, que recuperó de esta forma lo cedido el día precedente.