https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Autos: fin de año con festival de descuentos

Si está pensando en comprar un auto, este es el momento. Vaya, siéntese frente al vendedor en una concesionaria y juegue fuerte. Este es el mejor consejo que se puede dar hoy a quienes están dudando sobre la adquisición de un 0 km. En lo que resta del mes habrá una guerra de descuentos y bonificaciones en todos los segmentos por la fuerte competencia entre las distintas marcas para cerrar en lo más alto del ranking. No todos los beneficios se están haciendo de manera explícita. La mayoría se produce en la negociación cara a cara entre comprador y vendedor según la necesidad de cada concesionaria o marca.

Son varios los factores que generan esta situación. El principal, la puja entre las automotrices por cerrar de la mejor manera el año. Las terminales o importadores pusieron a su red de concesionarias objetivos muy altos. Por eso, para cumplir las metas y no perder los incentivos económicos que tienen, cederán más de lo razonable para que no se escape ningún cliente. Otro motivo es la revolución que causó en el segmento de los autos más caros el anuncio del Gobierno de eliminar los Impuestos Internos. Lo anticipó el ministro Nicolás Dujovne al presentar a fines de octubre la Reforma Tributaria que ayer trataba el Congreso. Desde aquel momento, ante la información de que la rebaja impositiva se trasladaría a los precios, el mercado vive alterado. Algunas marcas salieron a anticipar ese descuento a cuenta de lo que sucedería cuando el cambio impositivo esté vigente. A esto se sumó la fluctuación de dólar, muy sensible para el mercado automotor. Pasó de una debilidad marcada durante los primeros días del mes a ser noticia por su alza esta semana por las turbulencias políticas.

"Hoy (por ayer) tuve que ir casi hasta la puerta del local para que no se me vaya un cliente y ofrecerle dos puntos de descuento más para que cierre la operación en ese momento" ejemplificó un directivo de una automotriz. En ese caso, se trataba de un modelo de gama baja pero situaciones parecidas se repiten en vehículos más caros. "Si vienen por un modelo al que le van a bajar los impuestos, la orden de la terminal es que no se escape. Para eso, le anticipamos el descuento que ronda el 7%. El 60% lo pone la terminal y el 40% corre por nuestra cuenta. Pero no se pierde ninguna venta", dijeron en otra concesionaria. En algunas marcas como Audi, Mercedes-Benz, BMW y Toyota, esa política está, en cierta forma, oficializada. En otras, queda a criterio de las necesidades de la concesionaria. Por eso es que se cree que en los siete días hábiles que quedan, todo va a ser negociable entre el comprador y el vendedor que está dispuesto a sacrificar rentabilidad por cumplir con los objetivos comerciales. Ejemplos abundan. Ford amplió esta semana en $24.000 la bonificación para la EcoSport. Si bien todo el año estuvo marcado por bonificación de $50.000 o más en muchos modelos, estas últimas dos semanas se va a profundizar. Una terminal líder impuso a su red un objetivo de ventas de 16.000 unidades en diciembre. Este es un volumen que difícilmente lo absorba el público, pero lo que no se pueda colocar será un costo financiero para la red de concesionarias. Por eso, si bien en cantidad, el año será el segundo mejor de la historia, medido en rentabilidad va a ser uno de los peores.

En 2013 se habían comercializado 960.000 vehículos y este año se cerrará en alrededor de 900.000. Hasta ayer se llevaban patentadas 870.000 unidades. En noviembre se había llegado a 852.000. Un experimentado operador del sector estimó que los registros de diciembre estarán apenas por arriba de las 48.000 unidades, lo que confirmaría que se llegará a 900.000. Para enero se cree que se patentarán unos 120.000 0 km. Mientras, terminales e importadores están a la espera de la resolución del tema de Impuestos Internos. Las empresa quieren que salga antes de fin de año para facturar muchas operaciones que están frenadas. Esto puede ser a través de la aprobación de la reforma mediante un decreto que está en el Ministerio de Hacienda. La promesa que tenían las automotrices era que saldría antes de fin de año, lo que les permitiría facturar estas unidades dentro del balance de 2017. De lo contrario, deberían corregir los números estimados para este año. El problema no es menor. En el puerto de Zárate hay gran cantidad de autos que no fueron despachados porque, en ese caso, tendrían que haber pagado este impuesto. No sería lógico hacerlo si por una cuestión de días se eliminaría. Eso genera un problema de logística además de un costo adicional por la espera. También hay muchos problemas entre las concesionarias y las fábricas por quien se hace cargo de los autos que ya fueron facturados y se les rebajará el precio. Por todo esto, el fin de año será más agitado que otras veces.




ambito