93% MÁS BARATO: ASÍ ES EL PRIMER AUTO ELÉCTRICO NACIONAL CON TECNOLOGÍA DE LA NASA

Daniel Parodi es una de las grandes figuras de la industria tecnológica cordobesa. Siguiendo los pasos de gigantes como Elon Musk lidera su nueva empresa automotriz, VOLT Motors, con un foco claro: fabricar un vehículo económico, sustentable y socialmente accesible. Este año tuvo el privilegio de conocer al ex presidente de los Estados Unidos en el Congreso de Energía Verde, en su propia provincia, y trabaja para lanzar un auto eléctrico a fines del 2018.
¿Cómo surgió la idea de un auto eléctrico nacional?
Entendemos que hay que innovar en la logística de las personas, en los automóviles. Nosotros somos una empresa industrial de más de 50 años que antes trabajaba, entre otros proyectos, en el desarrollo de misiles, pero, por un problema geopolítico, se suspendió. Entonces quedó un gran equipo de ingenieros aeroespaciales que decidió comenzar a diseñar un vehículo urbano eléctrico. Decidimos acelerar su emprendimiento y juntos creamos VOLT.
No es un auto convencional, sino uno pensado especialmente para los centros urbanos ¿Por qué decidieron hacer un “city car”?
Actualmente los autos que circulan por las ciudades son poco eficientes y si te fijás, en promedio no viajan más de dos personas por cada coche, que más allá de funcionar con combustibles fósiles, son pesados. Vimos que esto se podía mejorar y por eso armamos un auto liviano que pesa la mitad gracias a un monocasco compuesto hecho de kevlar y carbono, como los de alta gama. La solución viene de pensar el problema como en los proyectos aeroespaciales, donde se busca minimizar el peso para maximizar la sobrecarga útil. Esto resulta en un gran ahorro de energía.
¿Cuánto cuesta mantener y operar un vehículo eléctrico?
El costo es casi ínfimo porque no tiene fluidos, transmisión, ni partes móviles. Los motores van dentro de las ruedas, evitando la necesidad de llevar el torque hacia ellas, y todo el manejo de la energía es digital. Así, son menos las partes que pueden dañarse. Por el otro lado, su costo de operación también es mucho menor, si se lo compara al de un coche tradicional. Mientras que con estos cuesta $ 3.000 al mes hacer 50 kilómetros diarios, con uno eléctrico y liviano como el nuestro el gasto se reduce a $ 200 mensuales, similar al de un aire acondicionado pequeño.
¿Cómo ves el futuro del transporte?
Creo que hay que prepararse para los coches autónomos, el nuestro está listo para adoptar la tecnología. La disrupción está siendo impulsada por empresas nuevas y aquellas tradicionales que no innoven están complicadas. Un ejemplo claro es la de Elon Musk que se compara con gigantes como General Motors y es una empresa tecnológica. También se da a la inversa, otras como Google y Amazon están trabajando con sensores y automatismo en busca del “Android de los autos”. Quizás, el gran problema son las regulaciones que suelen ir un paso atrás, pero con el tiempo también van a adaptarse a los cambios que se vienen.





infotechnology