Una corrección saludable tras los máximos de dos años | | CapitalBolsa

Las acciones europeas cierran a la baja tras marcar ayer un máximo de 2 años, mientras Wall Street y el dólar caen a medida que se conocen los detalles del plan de impuestos de los republicanos y antes de los resultados de Apple, mientras que la libra esterlina se desplomar tras anunciar el Banco de Inglaterra un aumento de tasas, pero reducir las expectativas de un nuevo endurecimiento monetario.
Las acciones estadounidenses retroceden posiciones después de conocerse el plan impositivo republicano, que exigía una serie de cambios en el código impositivo de los EE. UU., incluida la reducción de la tasa impositiva corporativa y la reducción del número de tramos fiscales para las personas.
"Básicamente, no se trata de ingresos neutrales y requeriría algunas suposiciones terriblemente optimistas en términos de puntaje dinámico, lo que significa que el crecimiento será tan grande que el recorte de impuestos se amortizará por sí mismo", dijo Ed Yardeni, presidente y director de inversiones en Yardeni Research en Nueva York.
"Que pase el Congreso puede ser un desafío". Apple, la empresa más grande de Estados Unidos por capitalización bursátil, publicará sus resultados una vez que cierre el mercado.
El Promedio Industrial Dow Jones cae 1.32 puntos, o 0.01 por ciento, a 23,433.69, el S&P 500 pierde 4.74 puntos, o 0.18 por ciento, a 2574.62 y el compuesto Nasdaq se deja 13.24 puntos, o 0.2 por ciento, a 6.703.29.
Las acciones del sector inmobiliario cayeron un 0,95 por ciento tras conocerse que el plan de impuestos mantendrá las deducciones por intereses hipotecarios en los préstamos existentes y las viviendas recién compradas por hasta $500,000.
El dólar cae a su nivel más bajo en una semana frente a una cesta de grandes monedas principales de que se publicaran los detalles de la reforma fiscal.
El índice del dólar se deja un 0,24 por ciento, con el euro subiendo un 0,47 por ciento a $1.1672.
La libra se desplomó después de que el Banco de Inglaterra subiera las tasas de interés por primera vez en más de 10 años, pero señalara que esperaba aumentos "muy graduales" en los próximos tres años.
La libra esterlina pierde un 1,3 por ciento frente al dólar y se encamina a su mayor caída de un día desde junio, y el principal índice bursátil FTSE 100 de Gran Bretaña sube un 0,9 por ciento.
El resto de Europa corrige desde los máximos de dos años alcanzados en la sesión anterior. El índice Euro Stoxx 50 cae un 0,22 por ciento a 3.689,32 y el Ibex 35 pierde un 0,47 por ciento a 10.457,8.
La atención se mantendrá en la Reserva Federal después de mantener las tasas estables el miércoles y consolidara las expectativas de una tercera subida de las tasas en Estados Unidos en diciembre, ya que Donald Trump tendrá que decidir el nuevo presidente de la Fed, con el mercado esperando que el cargo recaiga en Jerome Powell.
Powell es miembro de la Fed actualmente y es visto como un pragmático al estilo de Yellen y menos propenso a elevar bruscamente las tasas de interés que algunos de los otros candidatos que han estado en la carrera por el puesto.
Los bonos EEUU a 10 años suben 7/32 en precio para rendir un 2.3505 por ciento, desde el 2.376 por ciento del miércoles.
Los precios del petróleo se estabilizaron el jueves cerca de los máximos de dos años, ya que algunos inversores recogieron beneficios, comentaban los traders, pero las perspectivas del mercado siguieron siendo optimistas dado que los recortes en el suministro impulsaron los mercados de la OPEP y agotaron los inventarios.
El crudo Brent sube 3 centavos a 60,51 dólares por barril. El miércoles, el Brent alcanzó los $ 61.70, su nivel intradiario más alto desde julio de 2015. El contrato ha aumentado más de un tercio desde sus mínimos de junio de 2017.
Los precios del oro subieron el jueves, ayudado por un dólar más débil y menores rendimientos de los bonos de Estados Unidos, ya que los inversores esperaban la nominación de un nuevo presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos que podría influir en el ritmo de aumentos de las tasas de interés.
Los menores rendimientos de los bonos hacen que el oro, que no ofrece rendimiento, sea más atractivo para los inversores, mientras que un dólar más débil hace que los lingotes sean más baratos para los tenedores de otras monedas.
El oro al contado sube un 0,3 por ciento a 1277.63 dólares la onza después de tocar los $1284.10, el nivel más alto desde el 20 de octubre.


capitalbolsa